Por qué Rusia invade Ucrania (y otros datos del conflicto que tiene que saber)

Putin aseguraba que no tenía intenciones de atacar a Ucrania, pero en un mensaje de televisión ordenó un despliegue militar. ¿Qué agudizó esta crisis?

Publicado el
Soldado Ucraniano
Un militar ucraniano comprueba la situación en la posición cerca de la aldea de Katerynivka, no lejos de la ciudad de Luhansk, controlada por los militantes prorrusos, en Ucrania (Foto Prensa Libre: EFE)

Hasta el 23 de febrero, más de 175 mil soldados rusos se encontraban alrededor de la frontera con Ucrania.

Estados Unidos ya había advertido a la OTAN el 19 de noviembre de 2021, sobre una posible invasión. Incluso, medios como el New York Times publicaron noticias con titulares como este: Rusia está comenzando a actuar y se preparará para una posible invasión a Ucrania.

Conforme pasaron las semanas, la situación evolucionó  al punto de que el 18 de febrero, Estados Unidos, aseguró que Rusia planeaba un ataque a Ucrania “en los próximos días”, considerándolo un ataque “inminente”.

El 23 de febrero, alrededor de las 21 horas (6 horas del 24 de febrero en Rusia), Vladimir Putin ordenó un despliegue militar en Ucrania”.  “He tomado la decisión de una operación militar”, declaró Putin en un inesperado mensaje por televisión

Pero, ¿cuáles son las razones por la que Rusia quiere invadir Ucrania? ¿Cuál es la historia detrás de estos movimientos? Y lo más importante: ¿cuáles eran las condiciones que pedía el jefe del Kremlin para buscar una opción más pacífica de negociación?

Para responder es necesario retroceder algunos años, concretamente, a la época de la Unión Soviética, en 1991.

¿Por qué Ucrania es tan importante para Rusia?

Ucrania formó parte de la Unión Soviética en 1920, hasta su disolución en 1991, permitiéndole a Ucrania gozar de una clara independencia política, pero que tiene en su historia varias similitudes con el Kremlin, en especial por los lazos culturales que comparten ambas naciones.

Rusia nunca ha visto con buenos ojos a la Organización del Tratado de Atlántico Norte (OTAN), una alianza derivada del Tratado de Washington que se realizó el 4 de abril de 1949, donde los estados que sean miembros de esa alianza se defenderán en conjunto ante una posible amenaza externa.

La desconfianza del Kremlin empezó concretamente en la expansión de la OTAN durante la época de 1990 y 2000 por toda la zona este de Europa, pudiendo tener a países como Polonia, Lituania, Estonia y Letonia en sus filas.

Vladimir Putin, presidente de Rusia, ha declarado en múltiples ocasiones que considera a la OTAN como una organización militar creada y dominada por los Estados Unidos, y que no acepta de ninguna manera que la OTAN siga expandiéndose hacia su territorio.

Sumando estos dos hechos, Rusia quiere evitar a toda costa que Ucrania forme parte de la OTAN, ya que considera a este país como parte de su “nación”, al compartir varios rasgos sociales y culturales.

“Para nosotros es absolutamente obligatorio asegurarnos de que Ucrania nunca sea un miembro de la OTAN”, dijo el viceministro de Relaciones Exteriores, Sergei Ryabkov.

Lea también: Rusia y Ucrania: qué significa el reconocimiento ruso de la independencia de Donetsk y Luhansk

La anexión de Crimea y los acuerdos de Minsk

Putin ha negado un intento de invasión hacia Ucrania, de hecho, explicó que la razón por la que hay tropas alrededor de la frontera es solamente porque están realizando actividades y “ejercicios militares”, y aseguró estar abierto ante cualquier negociación.

Pero la historia no apoya las declaraciones de Putin, ya que en el año 2014 Rusia anexó la península de Crimea, ubicada en el este de Ucrania. También apoyó a los separatistas que se encargaron de obtener gran parte de ese territorio.

Putin también respaldó un conflicto en la región este de Ucrania, Donbas, que incluye los territorios separatistas de Donetsk y Lugansk. Este territorio ha sido tomado por separatistas prorrusos desde 2014.

El conflicto entre el ejército ucraniano y los soldados prorrusos han mantenido su curso, causando la muerte de más de 14 mil personas.

Hubo cierta esperanza de terminar con ese conflicto armado con los famosos Acuerdos de Minsk, una serie de acuerdos y negociaciones realizados en 2014 y 2015 que tenían por objetivo parar la guerra en el este de Ucrania.

Lamentablemente, estos acuerdos estuvieron lejos de cumplirse, pero dieron la pequeña oportunidad de utilizarlos para la crisis que se vive actualmente.

El 21 de febrero de 2022,  Putin, además, decidió reconocer a los dos territorios ucranianos como “repúblicas independientes”, lo que sirvió de paso previo para enviar a tropas rusas en “misión de pacificación” a las regiones.

Lea también: Guatemala condena el reconocimiento ruso de “repúblicas separatistas” y llama a consultas a su embajador

Soldado ucraniano
Los Estados Unidos afirmaron que el ataque de Rusia a Ucrania es algo ya de carácter “inminente”. (Foto Prensa Libre: EFE)

¿Cuál es el panorama actual?

Estados Unidos ya había asegurado que las tropas rusas estaban más que preparadas para iniciar fuego en la frontera, a pesar que Putin aseguraba que no tenía intenciones de atacar.

La OTAN había expresado su preocupación debido al constante movimiento militar ruso cerca de Ucrania, sin ningún tipo de reducción de los soldados o por las pocas señales de una solución más diplomática.

Putin, sin embargo, había dicho que no habría invasión, eso si, siempre y cuando se cumplieran con varias de sus peticiones, o de lo contrario se vería en la obligación de tomar “medidas de represalia militar”.

Occidente  catalogaba las declaraciones de Putin como una excusa para incursionar al país por medio de las fuerzas armadas.

Lea también: Ucrania: video muestra el momento preciso en que separatistas prorrusos atacan con morteros al ministro del Interior

Vladimir Putin
El presidente de Rusia aseguró que no habrá un intento de invasión, pero que se deben llevar a cabo varias demandas suyas (Foto Prensa Libre: BBC/Reuters)

¿Cuáles eran las condiciones de Putin para cesar sus acciones?

La primera y más importante de todas: Putin pedía a la OTAN que ya no siguiera en su proceso de expansión. Él aseguraba que en la década de las noventa dicha alianza declaró que no se movería “ni un centímetro más” hacia el este, pero que terminó ocurriendo.

El líder del Kremlin mencionaba que, si se daba el caso de que Ucrania formara parte de la OTAN, la alianza podía recuperar Crimea.

Otra de sus demandas era que la OTAN no desplegara sus fuerzas militares cerca de la frontera de Rusia y que estas fueran eliminadas completamente.

Estados Unidos y la Unión Europea manifetaron que habría sanciones a Rusia en caso de invasión, entre ellas impedir la apertura del gasoducto Nord Stream 2 que va desde Alemania o la desconexión de Rusia en el sistema de pago Swift.

Lea también: El precio del barril de petróleo se acerca a los 100 dólares por agudización de crisis Rusia – Ucrania

Aunque Rusia, Ucrania, Francia, Alemania y Estados Unidos tuvieron varias conversaciones, con el objetivo de encontrar una vía diplomática para solucionar este problema, los avances no fueron prometedores.

Mientras Putin anunciaba el despliegue militar en Ucrania, varios medios internacionales informaban sobre la noticia de última hora y aseguraban que las explosiones ya se escuchaban en los alrededores.

“Estoy seguro que los soldados y oficiales de Rusia cumplirán su deber con coraje (…) La seguridad del país está garantizada”, afirmó Putin durante su anuncio de la operación militar. 

*Nota del editor: Este artículo fue publicado a las 19 horas del 23 de febrero y actualizado a las 22.42 horas para incluir el anuncio del presidente ruso Vladimir Putin sobre el despliegue militar en Ucrania.