Nicaragua expulsa a misiones internacionales de derechos humanos 

El gobierno de Nicaragua encabezado por Daniel Ortega expulsó a dos misiones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), tras acusarlas de actuar de forma “injerencista” y parcializada en su evaluación de la situación del país en el contexto de las protestas antigubernamentales, informó este jueves la cancillería.

La agresión policial contra activistas de los derechos humanos y periodistas representan una nueva etapa de la represión del presidente Daniel Ortega. (Foto Prensa Libre: AFP)
La agresión policial contra activistas de los derechos humanos y periodistas representan una nueva etapa de la represión del presidente Daniel Ortega. (Foto Prensa Libre: AFP)

“Le comunico la suspensión temporal de la presencia y visita de la CIDH y del Mecanismo de Seguimiento Especial para Nicaragua (MESENI), hasta que se restablezcan las condiciones de respeto a la soberanía y asuntos internos”, según una carta dirigida al secretario general de la OEA, Luis Almagro.


Previo al anuncio de la decisión del Gobierno, la CIDH advirtió este mismo miércoles de la “intensificación de la cuarta etapa de represión estatal” en Nicaragua, sumida desde abril pasado en una crisis que ha dejado cientos de muertos y detenidos en protestas contra el presidente del país, Daniel Ortega.

“A ocho meses del inicio de las protestas en Nicaragua, a través de la información registrada en el terreno por el Meseni, la CIDH observa la intensificación de una cuarta etapa de represión estatal”, señaló el organismo, en una declaración pública.

La CIDH ha identificado en la cuarta etapa de la represión las agresiones por parte del Gobierno de Ortega, las amenazas y el acoso a los periodistas y medios independientes.

Lea también: Policía de Nicaragua agrede a periodistas y ocupa locales de medio opositor y ONG

Las tres etapas previas consistieron en agresiones a las protestas callejeras pacíficas, ataques armados contra ciudades que rechazan a Ortega y la criminalización de las protestas, según la CIDH, todas con saldos mortales.

La cuarta fase incluye “incremento de agresiones y hostigamiento contra periodistas, detenciones y judicialización de líderes, defensores y defensoras de derechos humanos y opositores, expulsión arbitraria de personas naturalizadas o residentes permanentes por participar en protestas”, agregó el organismo.

La CIDH también llamó a los Estados miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) “y a la comunidad internacional a rechazar la represión que mantiene en una situación crítica el ejercicio y goce de las libertades y derechos de la población en Nicaragua”.

Según la CIDH la represión en Nicaragua ha dejado 325 muertos, más de 300 “detenidos arbitrariamente”, 200 profesionales de la salud despedidos y 40 catedráticos destituidos.

Contenido relacionado

> Fitch Ratings bajó calificación de Nicaragua por contracción económica

> EE. UU. sanciona a vicepresidenta nicaragüense Murillo y un asesor de Ortega

> Nicaragua: Represión espanta a los turistas de la idílica isla de Ometepe