La buena noticia

¡Ánimo y adelante!

En las palabras de agradecimiento pronunciadas por Mons. José Cayetano Parra Novo, al final de la misa exequial de Mons. Óscar Julio Vian Morales, recordó que siempre concluía sus homilías diciendo: “Ánimo y adelante”. Además, agradeció  a la gente humilde y pobre de Guatemala, que manifestó su fe y amor despidiendo a su pastor y guía, con quien se identificó y escuchó sus mensajes evangélicos breves, vibrantes y encarnados en la realidad. Desde la casa del Padre a donde llegó después de haber pasado entre nosotros “haciendo el bien”, esas palabras son para las Iglesias Particulares de  Petén, Quetzaltenango-Totonicapán, Guatemala-Sacatepéquez, a quienes acompañó como su obispo, y también para los guatemaltecos que luchan por una sociedad distinta en medio de tanto corrupto de la vieja política y de los malos empresarios que han prosperado con el erario.

¡Ánimo y adelante!, les dirá desde el cielo también a la jefa del Ministerio Público, Thelma Aldana, y al comisionado de la Cicig, Iván Velásquez, a quienes tuve el enorme placer de estrechar sus manos mientras se desarrollaba la procesión final de la Misa, para agradecerles y felicitarles por su eficiente trabajo en la tenaz lucha contra la dictadura de los corruptos y los netcenteros que los azuzan. Desde este espacio y otros que el ministerio presbiteral me permite he dado mi total respaldo a la gestión de estos dos grandes paladines de la justicia que están abriendo puertas para impulsar el cambio que el país requiere por el sendero de la justicia y la transparencia. En la misma dirección iría la exhortación del extinto obispo al cualificado grupo de ciudadanos conformado por estudiantes, empresarios, académicos y diversos representantes de la sociedad civil al haber constituido el Frente Ciudadano contra la Corrupción, cuya primera manifestación fue respaldar a la fiscal general, Thelma Aldana, y al comisionado Iván Velásquez, por su excelente trabajo, que nada tiene de “politización”.Esperamos que otros sectores, que involucren a la totalidad del país, se vayan integrando a este movimiento ciudadano que abre una puerta de esperanza para liberarnos de tanto político irresponsable que nos ha llevado a la ruina y que siguen actualmente presentes en el Ejecutivo, entre muchos diputados, y en el Organismo Judicial, donde vemos algunos jueces y magistrados elegidos mediante procedimientos amañados, “olvidando que son súbditos del imperio de la ley”.

Ojalá que en este gran movimiento social contra la corrupción se vayan sumando los sectores eclesiales, en la gran variedad de sus expresiones y carismas, desde hermandades hasta movimientos laicales, desde instituciones religiosas hasta pequeñas comunidades eclesiales misioneras y de base, desde comisiones pastorales hasta parroquias. Llegó la hora de superar “la indiferencia de muchos cristianos, que se encierran en su “mundo religioso”, cerrando los ojos delante de tantos “Lázaros”, producto del sistema corrupto e impune en el que vivimos. “Ánimo y adelante”, les diría a los niños desnutridos de El Progreso, a quienes el Área de Salud de Jutiapa está pisoteando al pretender arrebatarles las cunas que un día les entregaron en el Hospital Infantil Padre Pedro, dirigido por las Misioneras de Jesús Pobre, fundadas por el padre Pedro Martínez Cano, SJ, asesinado en la Cuesta de la Conora, 1981, cuando era párroco en ese municipio; un hecho sin esclarecer.

Las religiosas nunca se han arrastrado mendigando ayuda de gobiernos corruptos y políticos marrulleros porque creen en la providencia Divina y en la generosidad de los pobres. Fueron los directivos del Área de Salud quienes se les acercaron para ofrecerles ayuda que ahora quieren eliminar.