Ideas

La guerra de los conciertos

Jorge Jacobs Fb/jjliber

La crisis en Venezuela continúa incrementándose. Todo dependerá de la decisión de los generales que rodean a Maduro. Esta semana ha estado llena de sucesos que han ido caldeando los ánimos hasta llevarlos a lo que quizá nadie hubiera imaginado hace apenas una semana: la guerra de los conciertos que se llevará a cabo hoy durante todo el día.

Todo inició el domingo, con el rechazo de Maduro a que entraran a Venezuela un grupo de eurodiputados. Considero que fue un grave error de Maduro impedir el ingreso de los eurodiputados, ya que lo único que logró es más animadversión de los países europeos.

Luego el discurso del lunes de Donald Trump en la Universidad Internacional de Miami, en el que manifestó un apoyo irrestricto a la administración de Guaidó. No es poca cosa que el presidente de Estados Unidos dedique un discurso completo a la situación que se está viviendo en un país, como lo hizo el lunes Trump. En su tono acostumbrado, Trump calificó a Maduro de ser una “marioneta de Cuba” y enfiló sus cañones no solo a Venezuela, sino también a Cuba y Nicaragua.

Hay que entender también que el interés de Trump no tiene solo que ver con lo que está sucediendo en Venezuela, sino también lo que está sucediendo en Estados Unidos en la arena política, donde se ha incrementado el “llamado al socialismo” por parte del grupo de radicales del partido demócrata, encabezados por Bernie Sanders y Alexandria Ocasio-Cortez. De allí las repetidas menciones de que “Estados Unidos nunca será socialista” y las alusiones a los verdaderos efectos del socialismo, en contraposición a lo que ofrece.

Esta conjunción de escenarios hace que la caída de Maduro y el éxito de Guaidó se puedan convertir en uno de los temas principales de la campaña para la reelección de Trump, por lo que seguramente no escatimará los esfuerzos por lograr el cambio.

Trump dirigió su discurso a los militares, advirtiéndoles las consecuencias de seguir apoyando a Maduro. Los militares no se quedaron callados y pronto enviaron el mensaje de que tendrían que pasar por sobre sus cadáveres. Al otro día también el canciller cubano respondió a Trump asegurando que es falso que los 20 mil cubanos en Venezuela —él mismo mencionó la cifra— sean un ejército que controla a Maduro, y argumentó que en su mayoría son doctores que están “apoyando a los venezolanos”.

Mientras tanto, cada vez se van sumando más apoyos a Guaidó. Uno de los principales bancos rusos, con supuestos vínculos al gobierno de Putin, decidió congelar las cuentas que tiene de PDVSA, ante el temor de ser blanco de las sanciones estadounidenses. Luego, el gobierno de Japón anunció que respalda la presidencia de Guaidó.

Luego, el miércoles, se dio el “duelo de las elecciones”, en el que Maduro retó a Guaidó a que convocara a elecciones y participaran ambos, a lo que la Asamblea Nacional respondió iniciando el proceso de cambio del tribunal electoral, para poder convocar a elecciones libres.

Y el clímax llegará hoy con la guerra de los conciertos que se dará todo el día, a ambos lados del río Táchira, que sirve de frontera entre Colombia y Venezuela. De un lado estará el concierto Venezuela Aid Live, con la participación de más de 30 cantantes y bandas latinoamericanas, y del otro estará el concierto Hands Off Venezuela, organizado por Maduro.

Pero la verdadera prueba de fuego será mañana. La situación podría convertirse en una masacre si los soldados les hacen caso a los jefes militares que les ordenarán detener el paso de la ayuda a como dé lugar. Pienso que, al final, los soldados no obedecerán y dejarán entrar la ayuda. Pero cualquier cosa puede pasar.