Opinión

Ventana

Desiderata 2019

Rita María Roesch clarinerormr@hotmail.com

Yo creo que este poema hermoso y profundo titulado  Desiderata,  y  que transcribo a continuación,   puede ser una fuente de inspiración en nuestra vida durante este año 2019. Sugiero leerlo despacio, varias veces y  en voz alta.  Si les gustara mucho como a mí, guarden  una copia para recurrir a él como guía en las circunstancias inesperadas que nos depara la vida. Dice así: “Camina plácido entre el ruido y la prisa y piensa en la paz que se puede encontrar en el silencio.   Hasta donde sea posible, y sin rendirte, mantén buenas relaciones con todas las personas.   Enuncia tu verdad de una manera serena y clara; y escucha a los demás, incluso al torpe e ignorante.  También ellos tienen su propia historia.  Esquiva a las personas ruidosas y agresivas, que son un fastidio para el espíritu.   Si te comparas con los demás, te podrías volver vano y amargado, pues siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tú.  Disfruta de tus éxitos lo mismo que de tus planes.   Mantén el interés en tu propia carrera, por humilde que sea. Ella es un verdadero tesoro en el fortuito cambiar de los tiempos.  Sé cauto en tus negocios, pues el mundo está lleno de engaños.

Mas no dejes que esto te vuelva ciego para la virtud que existe.

Hay muchas personas que se esfuerzan por alcanzar nobles ideales. La vida está llena de heroísmo. Sé sincero contigo mismo. En especial, no finjas el afecto y no seas cínico en el amor, pues en medio de todas las arideces y desengaños, es perenne como la hierba.

Acata dócilmente el consejo de los años abandonando con donaire las cosas de la juventud. Cultiva la firmeza del espíritu para que te proteja en las adversidades repentinas. Pero no te tortures con imaginaciones. Muchos temores nacen de la fatiga y de la soledad. Sobre una sana disciplina, ¡sé benigno contigo mismo! Tú eres una criatura del universo, no menos que los árboles y las estrellas. ¡Tienes derecho a existir!

Y sea que te resulte claro o no, indudablemente el universo marcha como debiera. Por eso debes estar en paz con Dios, cualquiera que sea tu idea de Él. Y cualesquiera que sean tus trabajos y aspiraciones, conserva la paz con tu alma en la bulliciosa confusión de la vida.

Aún con toda su farsa, penalidades y sueños fallidos, el mundo es todavía hermoso. Sé cauto. ¡Esfuérzate por ser feliz!”

Entre las frases, dos de ellas quedaron resonando dentro de mí : Una, “Enuncia tu verdad de una manera serena y clara; y escucha a los demás…” Nos recuerda la importancia del respeto y de la tolerancia hacia los demás. Dos: “Cultiva la firmeza del espíritu para que te proteja en las adversidades repentinas. Pero no te tortures con imaginaciones. Muchos temores nacen de la fatiga y la soledad.” Es importante reconocer que nuestros pensamientos no son realidades. “¿Cuáles frases hicieron eco en usted, estimado lector?”, preguntó el Clarinero.

El autor de este poema fue el abogado y filósofo Max Ehrmann. Nació en el Estado de Indiana, EE. UU., hace 91 años. En su diario anotó que sintió el impulso de “dejar un humilde regalo, un trozo de prosa que alcanzara nobles honores”. Ehrmann falleció en 1945. Su esposa lo publicó tres años más tarde. El éxito fue rotundo. En los años 60 se convirtió en el símbolo de la paz del movimiento hippie, en contra de la guerra de Vietnam. En los años 70 el texto fue impreso en carteles que se vendían en grandes cantidades. La ilusión de Ehrman, de dejarle un regalo a la humanidad, se cumplió porque su intención nació con este noble ideal de vida, “no lo hagas por dinero, hazlo por el espíritu,” dicho por Don Juan Matus, en el libro El poder del silencio”, de Carlos Castaneda (pág. 79).

clarinerormr@hotmail.com