Economía para todos

Futuro del IGSS

José Molina Calderón josemolina@live.com

Fue César Meza quien bajo el título Guatemala y el Seguro Obligatorio, planteó el tema completo en su tesis de graduación como médico. Lo hizo seis días antes de la Revolución del 20 de Octubre de 1944.

Durante el régimen del presidente Juan José Arévalo se formó una Comisión de Seguro Social, y se contrató a dos expertos costarricenses, Óscar Barahona Streber y J. Walter Dittel, que elaboraron el informe titulado Bases de la Seguridad Social en Guatemala, que contiene la presentación y el proyecto de ley de lo que más adelante sería el IGSS, el cual fue presentado al Congreso de la República y aprobado con pequeños cambios.

Por incumplimiento del Estado de contribuir con el 25 por ciento de su aporte al IGSS, se transformó de hecho al IGSS en una mutual que consiste en una aseguradora sin fines de lucro financiada solo por empleadores y trabajadores.

El IGSS en el 2017 contaba con 1.2 millones de afiliados, y 3.2 millones de derechohabientes, en estos últimos se incluyen a los afiliados y sus familiares.

Seguidamente, las conclusiones de mi investigación.

El IGSS es una de las instituciones más importantes del país, porque da cobertura a más de tres millones de personas, el 20% de la población guatemalteca.

El sistema se ideó para ser financiado en forma tripartita: 50% empleadores; 25% trabajadores; y 25% Estado. El Estado no cumplió con su parte en las siete décadas pasadas, y acumuló una deuda con el IGSS equivalente al 50% del Presupuesto Anual de la Nación. Este monto es impagable. Además, el Estado ha incumplido en la parte que le corresponde como empleador.

El incumplimiento financiero del Estado convendría solucionarlo. Puede hacerse como hizo el Banco de Guatemala en un caso semejante con la mitad de ese monto, que el Ministerio de Finanzas le emitió un bono como pago. En el caso del IGSS, por la magnitud, podría hacerse un bono a largo plazo, con condiciones especiales.

La esperanza de vida de las personas guatemaltecas ha aumentado en estos 70 años, y continuará aumentando, lo que es un paso positivo en la salud en general. Sin embargo, el IGSS enfrentará poco a poco la necesidad de cubrir los gastos de jubilación que irán también en aumento, y se calcula que en el año 2024 se necesitará hacer una revisión actuarial de todo el sistema de pensiones y jubilaciones.

Los servicios médicos del IGSS cubren de la cuna a la tumba, sin límite de edad, sin incurrir en un costo deducible, lo que no ocurre con los seguros privados. En cambio, en los seguros privados hay costos deducibles y puede haber límites de edad.

Es conveniente que quien haya estado afiliado conserve sus documentos de afiliación, para atender su salud en una emergencia no prevista.

La Junta Directiva del IGSS aprobó el Plan Estratégico Quinquenal del 2018 a 2022. Tiene en sus manos, al igual que el gerente y el personal, un desafío para llevarlo a cabo, y mejorar sustancialmente los servicios que se prestan.

Más adelante, los tres millones de derechohabientes, que también crecerán en número, pueden plantear la reforma a la Constitución, para contratar servicios privados tanto de jubilación como médicos, en caso sea una forma de mejorar el sistema de seguridad social.

Hoy, a las 18.15 horas, impartiré la conferencia El IGSS a 70 años de funcionamiento, en la Academia de Geografía e Historia de Guatemala, 3a. avenida 8-35 zona 1.

josemolina@live.com