Urbanismo y Sociedad

Guatemala al garete

Alfonso Yurrita Cuesta alfonsoyurritacuesta@gmail.com

Las ciudades son el resultado de un procesos económico y social. Son el producto, no la causa. Y no pueden planificarse adecuadamente si primero no se resuelven problemas como la inseguridad, las desigualdades sociales y la corrupción. El sistema de administración de la ciudad ya colapsó, porque tenemos 17 alcaldes trabajando cada uno por su lado, sin coordinación entre ellos lo que compete al área metropolitana. Por lo que la Ciudad de Guatemala podría colapsar en cinco años, debido a la cantidad de vehículos que año con año se suma al parque vehicular sin planes regionales y urbanos. Desde el 2005  a la fecha, el número de vehículos supera los dos millones. Más de 900 mil vehículos inundan la Ciudad de Guatemala cada mañana. Circulan diariamente alrededor de 2,996 buses y transurbanos; el total de vehículos es: 50.94% livianos, un 39.01% son motocicletas y un 9.19% son vehículos pesados y semipesados.

La Municipalidad de Guatemala, reportó de enero a julio del presente año que han autorizado un total de 21 proyectos de edificios de altura, tres más de lo reportado y sin ningún plan de ordenamiento territorial. Durante los últimos cuatro años ha existido un constante incremento en construcciones verticales. Del 2014 a la fecha hay ya un total de cien edificaciones de pisos autorizadas. Este año se estarían autorizando más de 40 proyectos, 10 más que en el 2016, lo cual generará mayor cantidad de vehículos circulando en vías anticuadas para carretas, no adecuadas para estas densidades. Por ejemplo, la calzada Roosevelt que cubre las zonas 7 y 11 y que termina en el municipio de Mixco, fue diseñada para 60 mil vehículos y actualmente transitan 259 mil.

En lo social empieza porque Guatemala se ubica dentro de los países con mayores niveles de desigualdad en Latinoamérica, con altos índices de pobreza, de ahí la emigración, la violencia y la corrupción. Como en Villanueva donde toman casas abandonadas que están bajo el dominio de pandilleros. (P.L). En Guatemala se requiere un plan regional con un diagnóstico de la pobreza, marginación, desigualdad y desarrollo humano y de aquellos que no pueden pagar un lugar donde vivir y emigran.

En este año ya han detenido a 50 mil unidades familiares y 18 mil niños (Aprox. P.L.) Además, la tasa interanual de homicidios se ubica en 23 por cada cien mil habitantes, según datos de la Policía Nacional Civil, que indica que “en los ocho meses de gestión del ministro de Gobernación, Enrique Degenhart, la violencia ha subido con creces.

La economía nacional se sostiene parcialmente por los emigrantes y ahora el fenómeno se amplió a los demás países de triángulo norte.

Los diputados le ponen “sal al problema”, cuando el Congreso de la República aprobó de “urgencia nacional”, con 106 votos a favor, una reforma al artículo 50 del Código Penal que contiene “la conmuta a penas de prisión, por lo que personas con sentencias de 5 a 10 de prisión podrían recobrar la libertad. Y trata de aprobar una iniciativa de ley que libera a los secretarios generales de los partidos políticos de la responsabilidad penal de la financiación electoral, una medida que beneficia al presidente Jimmy Morales.

Y cinco diputados denunciados, respaldan el intento de promulgar esta ley fascista sobre el “acoso político” que sancionaría con dos a tres años de cárcel a quienes realicen presión. La Conferencia Episcopal de Guatemala (CEG) afirma la posibilidad de que la polarización y confrontación que existe actualmente en el país se “degenere en hechos de violencia”.

alfonsoyurritacuesta@gmail.com