Opinión

Tiempo y destino

Una conducta ejemplar de gobernadores extranjeros

Luis Morales Chúa

Luis Morales Chúa

En contraste con autoridades menores guatemaltecas  que se ensañaron con migrantes hondureños y  salvadoreños que van a pie rumbo a México, privándolos del derecho de abordar vehículos de transporte, el gobernador de Chiapas, en México, y el de California, en los Estados Unidos,  han tenido el coraje y la dignidad de garantizar su total apoyo a esos migrantes, que están mostrando al mundo un comportamiento heroico originado en la angustia, el  hambre, la miseria, la inseguridad  y la desesperación, causadas por gobiernos centroamericanos que no se han interesado seriamente por ayudar a la población desvalida. El gobernador de Chiapas, Manuel Velasco, dijo públicamente que la marcha del migrante que viaja desde Honduras, con destino a la frontera sur de México tendrá libre tránsito a su paso por el estado. La información sobre el caso fue difundida por Televisa. “Si hay libre tránsito en el estado de Chiapas, nosotros vamos a tener siempre una política de respeto a los derechos humanos de los migrantes, de puertas abiertas, porque nosotros debemos tener la cara limpia para exigir el mismo trato para nuestros connacionales que viven en Estados Unidos”, expresó el gobernador, y añadió que había ordenado ya dar a los migrantes ayuda humanitaria para lo cual fueron preparados siete albergues en la región Soconusco, a la espera de la llegada de más de 3 mil 500 migrantes centroamericanos.    “Nosotros siempre vamos a apoyar a los migrantes en todo lo que podamos —dijo el gobernador—, y hay una fiscalía especializada para atender los derechos de ellos”.     Dijo también que cualquier delito o falta contra los migrantes será investigada. En los albergues instalados en la frontera serán atendidas niñas, niños y mujeres migrantes. El fiscal general del estado, Raciel López Salazar, anunció por su lado que trabaja con las autoridades del Instituto Nacional de Migración (INM) para recibir a los migrantes.  “Estamos coordinados también con la Policía Federal, trabajando en forma solidaria para dar atención a los migrantes”, terminó diciendo el fiscal citado. Y casi al mismo tiempo el gobernador de California, Jerry Brown, promulgó una ley que autoriza a 24.000 estudiantes indocumentados, de educación superior, a recibir becas de estudios, ley a la que se ha dado el nombre de DREAM Act de California, según información de CNN en español.   “Mirando hacia delante, hacia los años y décadas por venir, es crucial invertir en todos los niños que viven en el Estado”, aseguró el gobernador. “Queremos asegurarnos de que cada niño llegue lo más lejos posible, por eso hoy firmamos este DREAM Act”.

Brown refrendó la ley durante una reunión pública con al autor de la iniciativa, el asambleísta Gil Cedillo, y representantes de una veintena de organizaciones latinas y de derechos civiles.

Cedillo dijo que mientras otros Estados adoptan leyes contra la inmigración ilegal y promueven la intolerancia y la división, Brown envía este “claro mensaje” de que invertir en los estudiantes, independientemente de su situación migratoria, “es algo inteligente, práctico y correcto”.

“Al final del día, si vamos a continuar como una sociedad poderosa, igualitaria y de oportunidades tenemos que invertir en la gente”, dijo finalmente el gobernador.

Utah e Illinois, según CNN, también impulsan medidas favorables a los indocumentados, comportamiento que deberían adoptar sin reservas ni ambigüedades las autoridades centroamericanas, en lugar de ponerles tropiezos en un intento de quedar bien, innecesaria y servilmente, con los enemigos de los migrantes.