Pluma invitada

Las manos son las culpables

Gustavo Gini

La falta de un buen lavado de manos provoca las infecciones intestinales que son la segunda causa de mortalidad en niños en el país. Y el mal lavado de las manos es una de las causas más frecuente para que ocurran. Es el caso de los niños, a quienes les encanta jugar en el piso, y lo peor es cuando este es de tierra. La realidad está en la atención de los pobladores que viven sin total atención por gobiernos irresponsables, al no proveer una buena calidad de vida y no proporcionando desarrollo en las comunidades más lejanas de la capital. Asimismo, la falta de proyectos a largo plazo para viviendas y polos de desarrollo. Los adultos son susceptibles también de adquirir infecciones intestinales y adquirirlas por alimentos. Por ello, gran cantidad de gérmenes son los causantes de un sinnúmero de enfermedades que afectan el tracto gastrointestinal.

Es bueno mencionar que, a la gente acaudalada solamente le interesa mejorar sus ingresos a expensas de la gente que posee un empleo, con salarios bajísimos o de los que viven en faenas agrícolas, como las cafetaleras o azucareras, y jamás comparten las ganancias. Esto, aunado a las condiciones de vida y viviendas humanamente inhabitables. No contamos con agua potable entubada en el país y se utiliza la obtenida en recipientes que son capaces de un contagio microbiano; por otro lado, no existen alcantarillados, provocando la exposición de la población a través de la boca de bacterias infecciosas.

Los contagios más peligrosos que se trasfieren de esta manera son las diarreas por patógenos como Shigella, Salmonella y diversos tipos de Escheria coli, como la E. coli enterotoxigénica, que es la responsable de una toxina como la del de Vibrio cholera. Esto causa niños altamente deshidratados y desnutridos. La fiebre tifoidea puede provocar ulceraciones en el intestino y puede producir septicemia y cuadro febril de mortalidad elevada. Existen otros gérmenes que se transmiten por la boca, como las variedades de Campylobacter y otros protozoos, como la Entamoameba histolyltica o la Giardia lambia, un parásito que contamina toneles con agua clorinada. El Vibrio cholera es un microbio que causa epidemias y es altamente mortal, que se transmite por la boca a falta de un eficiente lavado de manos. Las infecciones producidas por todos los microbios mencionados pueden ocasionar casos graves de deshidratación por diarreas y en ciertos casos la muerte. Estas infecciones han estado en nuestro país por décadas, sin que gobiernos las controlen y existiendo por la causa del subdesarrollo que aún padecemos y la falta de prevención a nivel nacional, mejorando la calidad de vida de manera más humanitaria que la actual.

En fin, por lo puntualizado, el buen lavado de manos es una solución cuando se utiliza agua mal tratada y guardada en depósitos proveniente de plantas purificadoras. Es por eso que las escuelas, restaurantes, comedores y edificios que utilizan depósitos de agua debieran contar con lavabos, como un acuerdo ministerial de salud. Esto tanto a los comedores formales como informales. Puesto que la tarjeta o licencia de Salud padece de errores salubristas con supuestos contagios adquiridos en el manejo de alimentos; como ejemplo, el VDRL, que es de transmisión sexual.

En Costa Rica, por ejemplo, cualquier expendio de alimentos utiliza jabones desinfectantes, lavabos y recipientes para el agua potable por filtración. Es imperioso el lavado de manos para mantener al intestino libre de bichos que se tragan en alimentos a través de la boca. Por lo tanto, todo lo anterior debe mejorar a través de autoridades municipales y de salud de manera obligatoria, y de no cumplirse, poner altas multas. Debemos reclamar a los responsables de mantener la salud, que es un derecho ciudadano.