Pluma invitada

Prensa sometida a ataques. Zumban aires de dictadura.

La situación nacional está sometida a riesgos de peligrosa calamidad, robos millonarios, arremetidas contra la libre emisión del pensamiento, macabros criminales, extorsiones, robos callejeros, desorden y peligro ante terrible pandemia, horrendos crímenes diarios de toda índole, extorsiones, abusos de autoridad contra comunicadores sociales, Congreso desordenado, temible calamidad económica, aberraciones inconstitucionales, abundante corrupción, descarado robo de millonarias cantidades de dinero del pueblo que pudieron haber sido invertidas para evitar actuales tragedias a gente pobre que habita en lugares vulnerables, dejando muertos, heridos, lisiados, luto, dolor y daños materiales. Horrendas tragedias continuarán si las autoridades de los organismos Ejecutivo, Legislativo y Judicial no cumplen con su deber ciudadano ante la tradicional corrupción, pandemia, furia natural y demás males a que están sometidos nuestra golpeada patria y sus habitantes desde hace muchos años.

“Llora sangre” repudiable latrocinio de millonarias sumas descubiertas recientemente en Antigua Guatemala, en diversos ministerios, obras públicas, el irrespeto al pueblo en que ha caído el Congreso, con repartición económica para mantener a la actual junta directiva, carretada de dinero invertido por tres gobiernos en el libramiento del fracasado proyecto vial de Chimaltenango, con daño final a tan importante ruta, inaugurada hace cerca de 70 años. Bajo misterioso secreto o acto corrupto fueron construidos solamente dos de cuatro carriles en un tramo de 15 kilómetros, entre el descenso de Zaragoza-El Tejar-Sumpango. Se edificaron varias casas en ese momento en pleno carril central de la cabecera chimalteca, origen principal de la actual crisis, con complicidad del entonces gobierno, Ministerio de Comunicaciones y Obras Públicas, Dirección General de Caminos, Gobernación Departamental y municipalidad de la cabecera de Chimaltenango, y en los últimos tiempos los expresidentes Álvaro Colom, Otto Pérez Molina y Jimmy Morales.
Actualmente, varios de estos malos guatemaltecos, empresarios y exfuncionarios son procesados por el Ministerio Público, sindicados por el presidente Alejandro Giammattei, mientras otros listos están fugados. Entre ellos el exministro de Comunicaciones Alejandro Sinibaldi, quien recientemente se entregó a las autoridades tras haber permanecido prófugo varios años en el extranjero y cuya importante declaración, aún oculta en el tribunal, destapará sorprendentes y misteriosos hechos y graves acusaciones.

*Periodistas exiliados desde hace años en Guatemala, presididos por Gema Serrano, contra quien pesa orden de captura, han solicitado el apoyo de la Asociación de Periodistas de Guatemala (APG) para que la OEA desapruebe próximas elecciones en ese país y exija al presidente Daniel Ortega respetar a periodistas y ciudadanos que repudian su dictadura y atropellos, así como la liberación de numerosos presos políticos y obedecer derechos humanos de los nicaragüenses, cuya crisis sociopolítica ha causado asesinatos, heridos, encarcelados, desaparecidos y exiliados.

*Afortunadamente ya no será construido un hospital en el área de la Escuela Normal Pedro Molina, de La Alameda, Chimaltenango, en perjuicio directo de autoridades educativas, catedráticos y alumnos de 11 centros educativos y vecinos que habitan esa comunidad, como pretendían diputados con el apoyo de instituciones benéficas ajenas a intereses políticos. Este importante centro asistencial que cubrirá Chimaltenango, Sololá y Totonicapán deberá ser ubicado en un lugar central, para fácil beneficio de pacientes pobres de esas regiones, necesitados de urgentes asistencias médicas.