El genio creativo de un tactiquense

Un artista altaverapacense fabrica impresionantes escenografías y esculturas.

Publicado el
Israel López Rodríguez con una serie de esculturas de su creación que presentará en el 2018. Foto Prensa Libre: Haniel López.
Israel López Rodríguez con una serie de esculturas de su creación que presentará en el 2018. Foto Prensa Libre: Haniel López.

Esta es la tierra de los colores. Para muestra, los telares, los paisajes, las comidas, los dulces o los juguetes tradicionales. También están las vistosas carrozas y escenografías que se montan para los concursos de belleza de numerosos pueblos.
Justo estos dos últimos elementos —las carrozas y las escenografías, así como las esculturas y los disfraces para convites— son las especialidades de Israel  López Rodríguez, un talentoso artista nacido el 21 de enero de 1965 en Cobán, Alta Verapaz, “porque en ese tiempo no había hospital en Tactic”, dice, entre risas. “En realidad, soy tactiquense”, aclara.


López Rodríguez  afirma que heredó de sus progenitores la pasión por el arte. “Mi mamá tenía dotes en la cocina; mi papá era hábil en la pintura y escultura religiosa”, menciona.
Sus primeros pasos los dio bastante temprano. A los 9 años concursó en la Bienal de Arte Paiz, donde, por su cuadro Calvario de Tactic, después del terremoto, fue premiado con el segundo lugar de la categoría escolar. “Eso me motivó a seguir adelante”, indica.
A los 13 llegó otra gran oportunidad cuando Ricardo Terga Cintrón —sacerdote, académico y escritor— lo contrató para pintar 12 murales en el templo de Chi-ixim, localizado en un cerro tactiquense. El resultado fue tan bueno que después le encargaron otra obra en la iglesia de la colonia El Esfuerzo I, en Cobán.
Una vez más, Terga Cintrón solicitó sus servicios; en esa ocasión, para ilustrar una serie de siete tomos del libro La mies es abundante.

Nace el escultor

En la secundaria, López Rodríguez  fue descubriendo el oficio al cual se dedicaría más adelante. A finales de la década de 1970, para las fiestas de carnaval, se organizaban concursos de disfraces en los que participaba. “Siempre ganaba”, recuerda.
También empezó a fabricar la escenografía para la feria y una carroza para el desfile. “Mi objetivo siempre fue superar los trabajos del año anterior”, explica. Fue así como ganó experiencia y fama.
Paralelamente siguió con sus estudios. En 1984 se graduó de Perito Contador, carrera que ejerció por 17 años en el Instituto de Educación Básica por Cooperativa de Tactic, donde también impartió clases de Artes Plásticas. “Nunca pude separarme de mi parte artística”, comenta.
Años después se casó con Evelyn Carolina López; de hecho, fue ella quien lo animó a dar el paso que le faltaba para dedicarse de lleno al arte. “Me propuso hacer un trabajo para el desfile de San Agustín Acasaguastlán, El Progreso, y desde entonces me fueron conociendo en el país”, dice.

López en su taller, en Tactic, Alta Verapaz. Foto Prensa Libre: Haniel López.

Así, en 1994, surgió la empresa familiar, dedicada al diseño, producción y montaje de escenografías, carrozas, esculturas y disfraces para convites. “Quienes trabajan conmigo saben de carpintería, electrónica, herrería, arquitectura, escultura y pintura; es gratificante saber que de aquí salen bien preparados porque, después, algunos de ellos abren sus propios talleres”, expone.
En el 2018, el artista altaverapacense planea lanzar un gran proyecto en el cual ha trabajado desde hace algunos años. “Se trata de  un zoológico itinerante que queremos llevar a varios pueblos”, refiere. Claro, será con esculturas de animales en fibra de vidrio que él y su equipo han fabricado. “Tenemos listos leones, tigres, elefantes, jirafas, cebras, osos polares, pandas, pingüinos o huskyes”, comenta. “La idea es hacer la escenografía completa, con el hábitat que les corresponde, y complementar con fichas informativas para los niños”, agrega.

Reconocimiento

Por su trayectoria, los XXVIII Juegos Florales Eduardo Lemus Dimas (2016), llevados a cabo en Tactic, le fueron dedicados a  López Rodríguez. “Es un orgullo que el propio pueblo lo reconozco a uno”, expresa. “Todos los días y en cada oportunidad que tengamos, debemos hacer nuestro máximo esfuerzo”, puntualiza.

Faceta de actor

El teatro es otra rama artística que le apasiona a Israel López Rodríguez, quien, en la década de 1980, perteneció al grupo Pluma y Pentagrama, el cual dirigía el escritor Eduardo Lemus Dimas. “Participábamos unas 60 personas”, explica.

Con ellos también hicieron los primeros tanes de la cinematografía de Tactic, Alta Verapaz. Por ejemplo, en la década de 1990, filmaron El Canciller Cadejo, obra original de Manuel Galich. Luego, con el grupo de teatro Unión de Artistas Tactiquenses, rodaron El Cordero de Dios, con el uso de locaciones de Guastatoya, Morazán y El Rancho, en El Progreso; y de Cobán y Tactic, Alta Verapaz.