Aventura con la PMT de Villa Canales

Opinión

Conducía tranquilamente en mi vehículo por la carretera a El Salvador cuando, cerca del  kilómetro 31, me encontré con un puesto de registro de la PMT. Un agente me pidió los documentos del vehículo y licencia de conducir. El agente, con mis documentos, se acercó a otro que hablaba por teléfono celular y se los mostró. Regresó conmigo y me informó que tenía una remisión por exceso de velocidad y que este hecho había sido detectado por el velocímetro un par de meses atrás.