Cómo desarrollar las habilidades sociales de su hijo

Los humanos son seres sociales por naturaleza y es por ello que tener un déficit en habilidades sociales puede ser algo muy incómodo y doloroso para los niños. Recuerde que están ligadas directamente al autoestima y a las relaciones interpersonales, por lo que debe trabajar en asegurarse de que sus hijos las desarrollen plenamente.

La forma en la que una persona se comporta socialmente es el resultado de una personalidad que inició forjándose durante su niñez, en su entorno familiar y social. (Foto Prensa Libre: Servicios)
La forma en la que una persona se comporta socialmente es el resultado de una personalidad que inició forjándose durante su niñez, en su entorno familiar y social. (Foto Prensa Libre: Servicios)

Conforme los más pequeños del hogar van creciendo empiezan a aprender no solo cómo ser más independientes sino también cuál es la mejor manera de interactuar con otras personas.

Las habilidades sociales son conductas verbales y no verbales que utiliza un ser humano para relacionarse con otros. Además, tienen características puntuales:

  • No son innatas, por lo que se adquieren a través de la práctica y conforme pasa el tiempo.
  • Son necesarias para el desarrollo integral de las personas.
  • Sus resultados están relacionados al autoconcepto y el autoestima de las personas.

Acorde a la maestra y psicóloga Brenda Girón las cinco habilidades sociales más básicas e importantes son las siguientes:

  • Capacidad de formar lazos emocionales con otras personas.
  • Comunicación.
  • Autocontrol.
  • Empatía.
  • Resolución de conflictos de manera adecuada.

Aunque las relaciones sociales se empiezan a dar desde temprana edad, suele ser en la etapa de preescolar cuando se dan con mayor frecuencia y en distintos tipos, por lo que es el momento para trabajar en ellas. Acorde al manual “Enseñando habilidades sociales en el aula” publicado por la facultad de psicología de la Universidad Autónoma de México existen tres tipos de experiencias que pueden darse en este entorno:

  • Interacciones sociales: en este tipo de experiencias los niños son capaces de iniciar un diálogo con otras personas y responder a otros. Por ejemplo, cuando un niño le habla a otro para que le preste un lápiz o cuando devuelve un saludo.
  • Relaciones sociales: estos son los vínculos que se forman entre las personas que constantemente comparten objetos, ideas, emociones y hacen juntos varias actividades. Las relaciones de amistad son un claro ejemplo de ellas porque implican compartir, cooperar y demostrar emociones.
  • Experiencias en grupo: los niños se involucran en conversaciones, juegos y otras actividades en las que se establecen reglas, necesidades e intereses.
Para que los niños se desenvuelvan eficazmente en el aspecto social es importante que desarrollen estas capacidades y por supuesto, usted como padre juega un rol importante para ayudarlo en este proceso. (Foto Prensa Libre: Servicios)

 

Se espera que los niños desarrollen habilidades sociales durante estas experiencias, pero hay algunas cosas que usted puede hacer para guiarlos en casa. La maestra y psicóloga María René Sagastume aconseja lo siguiente:

“Promover y reforzar las buenas conductas sociales es algo en lo que se puede trabajar cotidianamente o en actividades planificadas. Hablar sobre cuáles son los comportamientos que se esperan de los niños, darles instrucciones verbales cuando se encuentren en una situación en la que se relacionen con alguien más, hacerles ejemplos sobre cuál es el comportamiento adecuado para que puedan observarlos y tenerlos más claros, ponerlos a practicar en distintas situaciones y darles una retroalimentación”, dice.

Sagastume enfatiza en que la imitación y el refuerzo son cruciales. “Los niños repiten las acciones de los adultos que son más cercanos e importantes para ellos. Por eso, en el caso de los pequeños, cuando se comunique con ellos póngale especial importancia a los saludos y a utilizar las palabras gracias y por favor. Para practicar pueden hacer “un juego” en el que cada miembro de su familia salude e interactúe con otro al iniciar el día, incluyendo a sus hijos” y en el caso de las palabras por favor y gracias, puede preguntarle qué debe decir cuando pide algo o cuando le dan un objeto. La práctica constante formará un hábito, explica la profesional.

Asimismo sugiere trabajar para enseñarles el respeto y la tolerancia. “Enséñeles a compartir sus juguetes u otros objetos desde pequeños. Si no hay más niños en casa puede hacer que practique con usted mismo, familiares cercanos o visitas”.

Además, Sagastume explica que también debe hablar con sus hijos respecto a los comportamientos negativos como gritar o no escuchar cuando alguien más les habla. Explica que lo mejor en estos casos es no interactuar con ellos en estos casos hasta que modifiquen su comportamiento y luego explicarles por qué no es aceptable que se desenvuelvan de esa manera.

Finalmente, la psicóloga recomienda animar a sus hijos a participar en distintos grupos fuera de la institución donde estudien para que puedan tener más interacción social y que se desarrollen adecuadamente, incluso sin su presencia. Clases de natación, fútbol o canto, según los intereses de sus hijos, son buenas opciones.

Contenido relacionado:

> Qué es la hipersensibilidad sensorial y cómo puede afectar la alimentación de sus hijos

> Por qué los niños parecen estar constantemente con la nariz llena de mocos

> Cómo iniciar a los niños en el arte del canto y qué beneficio tiene