Cómo preparar un buen café en casa

Aunque la preparación de un buen café depende del gusto de cada persona, existen algunos consejos básicos que ayudarán a cualquiera a lograr una taza de esta bebida perfecta.

Archivado en:

caféConsumo de Café
Una buena taza de café se logra con granos de calidad y conociendo la técnica de preparación que más le guste. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Una buena taza de café se logra con granos de calidad y conociendo la técnica de preparación que más le guste. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Para muchas personas iniciar el día con una buena taza de café es tan indispensable como hacer ejercicio. Aunque la preparación para considerar un café “exquisito” depende de los gustos de cada uno, existen principios básicos que ayudan a lograrlo, como la calidad del grano y la cafetera que se utilice. Mientras más perfecta se prepare esta bebida, más adicto se puede volver a ella.

En Guatemala el café es parte de la cultura del país, no solo porque representar un sector importante en la economía, sino que la mayoría de las personas la consume. Una taza de esta bebida siempre es bien recibida en cualquier momento del día. Sin embargo, su consumo debe ser moderado para evitar problemas de salud.

El neurólogo Mario Hernández indica que el consumo ideal de esta bebida es tres tazas al día. Beberla de forma moderada genera beneficios al cuerpo, por ejemplo, ayuda a la liberación de dopamina, la hormona de la felicidad, por ello se considera que ayuda a combatir la depresión; quema de grasas y previene la insuficiencia cardíaca.

Sin embargo, cuando se consumen más de seis tazas diarias los resultados pueden ser dañinos y aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas. Por lo tanto, su consumo puede ser dañino como inofensivo, dependiendo la cantidad que consuma al día.

Consejos para lograr el café perfecto

El café perfecto depende de los gustos de cada persona, ya que varía la técnica, el sabor y calidad del grano, así como del espesor y textura. Pero existen algunos consejos básicos para que la calidad de la taza de café sea mejor.

La técnica

Existen varias técnicas para preparar el café, según el tipo de cafetera. De acuerdo con el barista Raúl Rodas, primer lugar del Campeonato Mundial de Baristas (WBC, en inglés), en Viena, si le gusta más un café con cuerpo y espesor se puede optar por cafeteras estilo moka o prensa francesa, sin filtro, ya que son métodos más “limpios”. Las técnicas por goteo, como las que ofrecen las cafeteras Chemex o V60, dan mayor cuerpo y textura.

La técnica de expreso es una de las más limpias, por lo que se conserva mejor las propiedades del grano. (Foto Prensa Libre: Unsplash).

Uno de los errores más comunes al preparar café en la cafetera es no mojar previamente el filtro. “Si usted coloca un poco de agua en el filtro y la bebe, es casi seguro que esta tendrá sabor a papel. Si no se moja antes de colocar el café, ese sabor de pasará a su bebida y modificará los resultados de su taza”, explica.

Los granos

Lo recomendable es comprar el café en grano, porque conserva mejor sus sabores y aromas. Molerlo en casa, según la cantidad que se utilice en el momento, le dará mayor textura. En caso de no contar con un molinillo, puede solicitar en el supermercado o en la tienda, que muelan el café en el momento.

Cada cafetera requiere un grosor particular para el café molido. La barista Andrea Hernández explica que las cafeteras que llevan cápsulas necesitan una molienda muy fina; las cafeteras de espresso requieren una molienda fina y las de filtro, moka, V60, prensa francesa o Chemex, una molienda gruesa, ya que el grano pasa más tiempo en el agua.

“Un dato al que hay que prestarle atención a la fecha en que se tostó el grano, porque, así como cualquier producto, mientras más fresco, mejor. Eso le dará más calidad a su bebida. Cuanto menos haya transcurrido desde que fue cosechado, secado, transportado y tostado, mejor”, opina Rodas.

La cafetera V60, que usa técnica de goteo, requiere de un grano grueso. (Foto Prensa Libre: Unsplash).

Guardarlo en un recipiente hermético y en lugar fresco, no húmedo, también ayudará a conservar el aroma y propiedades del grano.

El agua

El agua es un ingrediente fundamental en la preparación, por ello es importante prestarle atención. Mientras más filtrada sea, mejores resultados se tendrán. No es aconsejable usar agua caliente para acelerar el proceso, para no afectar la infusión, hay que dejar que se caliente de forma gradual.

Tener una receta

Lo ideal, según el barista, es mantener una misma receta de preparación cuando ya haya determinado su gusto. Por ejemplo, utilizar el mismo método de preparación, la misma cuchara y pesa, así como el mismo balance de agua y café. Para tener una buena textura, sabor y aroma, Rodas recomienda 60 gramos de café por litro. “No se mide en tazas porque puede variar el tamaño según el estilo. Por eso se mide en litros, el cual rinde cuatro pocillos, aproximadamente”, señala.

Ser consistentes

Rodas recomienda que, aunque ya se haya determinado la técnica de ideal de preparación, siempre es bueno probar otras opciones o probar otros sabores de café. “En Guatemala tenemos muchas regiones que ayudan a tener variedad de café. Probarlos ayudará a encontrar el favorito o a conocer más sobre esta bebida. Lo ideal es pedir recomendaciones al barista de la tienda”, dice el experto.

Degustar diferentes técnicas y sabores le ayudarán a descubrir su café perfecto. (Foto Prensa Libre: Unsplash).

Actualmente en internet existen diversas recetas para preparar un buen café. Al intentarlas también puede encontrar su café perfecto. La recomendación del barista Rodas es no agregarle azúcar porque opacará el sabor. Si el café es de calidad y está bien tostado, no necesitará endulzarlo.

Dejar reposar

Cuando la cafetera haya terminado su trabajo, no sirva inmediatamente. Deje reposar la bebida por 60 segundos para que se asiente el café y disfrute del aroma, luego consúmalo. No permita que se enfríe porque así ya no podrá apreciar al máximo el aroma, cuerpo y sabor, a menos que su intención sea preparar un café frío.