Cómo proteger a su mascota del intenso calor del verano

Se acerca el verano y es importante que tome medidas para proteger a su mascota del intenso calor y de los efectos de los rayos del sol. ¿Cómo hacerlo? Siga las recomendaciones de los expertos.

Archivado en:

#MiMascotamascotasverano
Las mascotas necesitan estar hidratadas, especialmente durante la época de calor. (Foto Prensa Libre: Servicios).
Las mascotas necesitan estar hidratadas, especialmente durante la época de calor. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Deshidratación, resequedad y dermatitis son algunos de los efectos que podría sufrir su mascota si no toma las medidas adecuadas para cuidarla de los golpes de calor durante el verano.

“El calor y los rayos del sol en conjunto pueden causar un incremento en la temperatura corporal de nuestras mascotas”, indica Ricardo Figueroa, veterinario. Por ello es importante colocarlas en lugares frescos y ventilados, sin importar su especie, tamaño o raza.

Asimismo, el veterinario Jiménez explica que los seres vivos estamos compuestos por un 80% de agua, así que es importante que su mascota tenga un plato de agua limpia, que la cambie regularmente (de dos a tres veces al día) y, en el caso de los perros, puede agregar unos cubos de hielo.

Según sus características, cada mascota tiene necesidades específicas a las que debemos prestar atención y atender:

Perros

“Cuando se trata de perros grandes, usualmente los mantienen afuera. Es mejor si cuentan con un patio grande, árboles y que la casa esté bajo una plataforma para que no se sobrecaliente”, dice Donald Jiménez, de Atención Veterinaria. Figueroa agrega que, si las mascotas no cuentan con un lugar para protegerse, podrían sufrir insolación y quemaduras. Los perros con mayor propensión a sufrir golpes de calor son los obesos y ellos necesitan beber más agua.

Aunque el pelaje sea para ellos un medio de protección para la piel, hay partes de su cuerpo que continúan expuestas a los rayos del sol y esto podría provocar dermatitis. Algunos signos son inflamación y enrojecimiento de la piel, comezón y resequedad. “Los perros blancos son los más propensos a desarrollar dermatitis y cáncer de piel”, dice Figueroa.

Lo ideal es que su mascota no tenga mucha exposición al sol. Evite sacarla a pasear entre las 9 y las 15 horas. “Es recomendable pasearlos antes de las 8 de la mañana y después de las 4 de la tarde, cuando haya bajado la intensidad de la luz solar. Lleve consigo suficiente agua limpia” recomienda.

Evite pasear a su mascota en las horas de mayor exposición del sol. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Como medida de precaución, para cuidar las almohadillas de las patas de su mascota, toque el asfalto y evalúe si es adecuado que su perro camine sobre él, ya que, si está muy caliente, podría sufrir quemaduras.

Otra manera de protegerlos es aplicarles protector solar, sobre todo en la nariz, un área frecuentemente afectada.  “De lo contrario, podría perder el epitelio que recubre esta área. Si esto sucede, deberá consultar con el médico y comprar el producto correspondiente para tratar la dermatitis”, señala Figueroa.

Un mito de algunos amos es que, al haber mucho calor, deben bañar frecuentemente a su mascota. Sin embargo, Jiménez expone que esto no es así: “Lo mejor es bañarlos una vez al mes o cada 20 días. Los perros no sudan como nosotros, a través de todo el cuerpo, sino por las patas. Su cuerpo autorregula la temperatura mediante el jadeo”.

Reptiles

Las iguanas son animales que pertenecen a los climas cálidos y, si vive en un lugar frío, se recomienda que su terrario cuente con un termostato que regule la temperatura. Alisson Campos, de Exotic Zone Pet, recomienda que, para la hidratación de la iguana, coloque un bebedero y la rocíe durante el día con un atomizador.

Rocíe su iguana para evitar daños del sol en su piel. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Ella no tiene que estar todo el tiempo dentro de su terrario. Puede sacarla al jardín, pero debe estar bajo su supervisión y es importante que la rocíe constantemente para evitar que se tueste. “Si no se rocía, puede causar lesiones por quemaduras y deshidratación”, menciona Figueroa.

En el caso de las tortugas, verifique que cuenten con agua limpia para ver. No las coloque directamente bajo el sol. “A veces las dejamos en la ventana, cuando no hay luz solar, pero el sol se mueve y más tarde podría provocar un impacto negativo en la capa externa de la piel”, comenta Figueroa. Así que debe buscar áreas con sombra o libres de una luz directa.

Aves

Con referencia a los loros, estos viven en ambientes cálidos y suelen enfermarse de catarro al estar en áreas frías. Esto no significa que mantenga su jaula directamente bajo los rayos del sol. Ellos deben estar en un espacio de ventilación y contar con agua fresca. Esta debe cambiarla tres veces al día, dice Jiménez.

Ofrézcale a sus aves un espacio adecuado para refrescarse. (Foto Prensa Libre: Servicios).

“Eventualmente, hay aves que disfrutan de bañarse, entonces debe tener una fuente de agua para bañarse y otra para beber. Si, por alguna razón, utilizan la misma agua, renovarlas para que siempre esté limpia”, añade Figueroa.