¿Cómo saber si mi pez está enfermo?

La mayoría de las enfermedades que sufren los peces son causadas por parásitos y se pueden diagnosticar por observación. Al notar cambios en su comportamiento o en su piel es importante consultar a un veterinario.

La mayoría de enfermedades en los peces se producen por parásitos y estrés. Estas se detectan mediante la observación. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).
La mayoría de enfermedades en los peces se producen por parásitos y estrés. Estas se detectan mediante la observación. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

Los peces son animales muy sensibles, los cambios en el ambiente, por pequeños que sean, pueden causarles altos niveles de estrés y la aparición de enfermedades. Muchos de los problemas de su salud también están relacionados a infecciones bacterianas, parasitarias y fúngicas, y pueden ser diagnosticados al observarlos. Para su medicación siempre es importante tener la opinión de un veterinario.

De acuerdo con Eduardo Jiménez, veterinario, una de las características de los peces es que no son tan expresivos como los animales mamíferos cuando están enfermos, por ello, los dueños deben conocer la rutina y comportamiento habitual del pez, para detectar cualquier enfermedad a tiempo.

A continuación, los especialistas detallan los síntomas más comunes de un pez enfermo. Si su mascota presenta alguno de estos comportamientos es vital acudir al veterinario.

El pez está en el fondo y no nada

Si la mascota se encuentra en el fondo de la pecera o nada muy lento puede ser porque el pH del agua está muy alto. “Hay que recordar que, cuando se adquiere un pez, se debe conocer las características específicas de su hábitat. No existe un pH ideal para todos los peces. La mayoría se mantiene entre 5.5 y 8, pero hay excepciones”, dice Jiménez.

 El pH es el potencial de hidrógeno que indica la acidez o alcalinidad del agua, al tener 7 se considera un agua neutra, por debajo de esta cantidad es ácida y por encima es alcalina.

Cuando el pez está acostado de lado puede ser síntoma de problemas en la vista, por lo que no puede mantener el equilibrio. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

Si el pez se encuentra hasta abajo, con una posición acostado, puede ser una señal de problemas en la vista, incluso de ceguera. El animal es incapaz de mantener el equilibrio, por eso está de lado. También puede ser debido a la concentración alta de nitratos en el agua.

Además, si no se mueve, pero respira, es probable que tenga una infección. Estas pueden ser causadas por bacterias que infectan el agua o las plantas; o porque hay un pez muerto o enfermo en el agua.

No despliega las aletas

Cuando el pez flota y no despliega las aletas puede ser por dos motivos. Primero, porque está incubando una enfermedad y todavía no muestra otros síntomas para determinar de qué se trata. Lo recomendable es observarlo por los siguientes días, según explica el veterinario Eric Bustamante.

Segundo, puede ser síntoma de estrés. Este es provocado por diferentes factores, por ejemplo, cambios en el estanque, sobre todo cuando se realiza una limpieza general, hay cambios de plantas o juguetes. También cuando los peces no tienen suficiente espacio para cada uno.

A este síntoma hay que prestarle atención de inmediato porque el estrés puede matar a la mascota.

Desprendimiento de escamas

La hidropesía o ascitis es una enfermedad que se caracteriza por un estado erizado de las escamas. Se debe a alteraciones en los riñones o por la presencia de parásitos internos. Este padecimiento también se puede relacionar a problemas en la piel, cuando en el agua hay sustancias irritantes o cuando el pez tiene parásitos en las escamas.

Se frota con los objetos de la pecera

Los parásitos externos causan irritación en las escamas, por lo que el pez moverá sus aletas de forma brusca y rápida, incluso, frotará su cuerpo contra las rocas del acuario para rascarse. Además de este comportamiento, se pueden observar manchas blancas en el animal.

Si no se atiende rápido estos síntomas puede afectar las branquias y generar dificultad para respirar. Esto se demuestra cuando respiran muy cerca de la superficie del agua.

Manchas en la piel

Cuando un pez presenta manchas blancas en su piel, como en sus aletas, puede ser por la posible aparición de parásitos. Las manchas con apariencia a mota de algodón están relacionadas a hongos. Ambas pueden ser tratadas con antibióticos y antisépticos que se agregan al agua. La cantidad variará según el tipo de pez.

La aparición de irregularidades en la piel está relacionado al síntoma de la viruela, que aparece ante la llegada de un nuevo pez. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

“Las manchas rojas pueden ser afección por septicemia, por presencia de amoniaco en el agua o por falta de vitaminas. Cuando se ven manchas negras puede ser por tumores en células. Cada pez tiene un tratamiento diferente, por lo que no se puede generalizar la dosis. Lo mejor es consultar a un veterinario”, indica Bustamante.

Boquea en la superficie

Si el pez está en la superficie y boquea, con respiración agitada, podría ser la concentración de oxigeno en el agua. Si la mascota tiene las branquias inflamadas o enrojecidas puede ser debido a una infección branquial, provocada por algún parásito.

¿Cómo prevenir enfermedades?

La mayoría de los problemas de salud aparecen debido al estrés, por lo que se debe tener un espacio adecuado para los peces y que las especies sí puedan convivir entre ellas. Además, realizar una limpieza constante, según el tipo de pez, ya que la mala calidad del agua es un factor importante en la aparición de enfermedades. Para esto es ideal un filtro de acuario adecuado al tamaño de la pecera.

La cantidad de alimento también es importante. Proveer la cantidad adecuada, para que no queden desperdicios sobre la superficie e interfiera en la limpieza y calidad de agua. Si su especie de mascota lo permite, se puede agregar sal de acuario de agua dulce para ayudar a los peces a recuperarse de algunas enfermedades.

Cuando se lleva a un pez nuevo es importante mantenerlo en cuarentena, colocarlo en un espacio aparte durante un mes, y hacerle un tratamiento preventivo. De esta manera, si lleva alguna enfermedad no contaminará a los demás.