Primeros auxilios: qué hacer en las emergencias más frecuentes con las mascotas

Una caída, que se dificulte la respiración al trabarse un cuerpo extraño, así como beber o comer algo que los intoxique son algunas de las emergencias más comunes de las mascotas. En ciertos casos se podría requerir una acción inmediata para asegurar la salud y vida del animal.

Los accidentes en casa con las mascotas podrían suceder en cualquier momento y es preciso estar listos para saber qué hacer.  (Foto Prensa Libre:  freestocks.org en Pexels).
Los accidentes en casa con las mascotas podrían suceder en cualquier momento y es preciso estar listos para saber qué hacer. (Foto Prensa Libre: freestocks.org en Pexels).

Como todo en casa, es indispensable cuidar que ciertos elementos estén fuera del alcance de los niños y las mascotas para evitar accidentes.

Además, es necesario estar atentos a las señales o síntomas que las mascotas puedan presentar y que se consideran emergencias médicas.

El veterinario Victor Girón, explica que es esencial tener el número de una clínica o del médico de confianza, así como ubicar veterinarias cercanas reconocidas para hacer cualquier consulta y así tomar las medidas necesarias en un tiempo prudencial cuando existe una emergencia.

Compartimos seis de las emergencias más frecuentes en esta temática:

1  La presencia de un cuerpo extraño

La médico veterinaria Miriam Jeannette Mena, comenta que esta es una consulta habitual y en especial en los cachorros que suelen masticar diferentes objetos como pedazos de lazo y pepitas de algunos frutos como duraznos y aguacates.

En el momento que note que está atorado lo mejor es abrirle el hocico y tratar de ubicar el objeto.  Si se ve a simple vista, pruebe sacarlo con pinzas, no lo haga con la mano porque el animal podría morderlo.  Si está inaccesible es importante ir a una clínica lo más pronto posible.

Si el objeto que se comió es muy pequeño podría quedar en el sistema digestivo y entonces se debe esperar hasta que lo defeque.  Sin embargo, podrían existir algunos objetos que se queden a nivel de intestinos y entonces sea necesario una endoscopia y una cirugía exploratoria para quitarlo del organismo.

En este último caso los dueños podrían no haberse dado cuenta que comió algo, así que deben estar atentos al comportamiento.  En ocasiones se muestran decaídos, tienen problemas gastrointestinales, caminan encorvados del dolor y a veces vomitan cualquier alimento o líquido que consumen.

Cuide los juguetes que da a su mascota, estos deben ser adecuados a su tamaño y raza.  (Foto Prensa Libre: Lum3n en Pexels)

Al momento de seleccionar los juguetes de las mascotas es indispensable cuidar el tamaño y material para evitar que se lo trague o que lo rompa y se coma el relleno.   De igual manera deje  inaccesible para ellos sus documentos importantes y tenga en casa basureros con tapadera.

2.  Un problema de uñas y patas

En ocasiones el perro se podría quebrar una uña o bien su cuidador intenta cortársela y lo lastima.  Por lo regular esta zona está llena de terminaciones nerviosas y vasos sanguíneos y tiende a sangrar exageradamente.

El ideal es tomar un algodón con agua oxigenada, colocarlo en la uña rota y vendarlo hasta llegar con el médico. Mena comparte que en ocasiones se requiere de quitar la uña completa bajo anestesia, así como una cauterización de la zona.

También es posible que durante los paseos se paren en vidrios quebrados, clavos y otros elementos cortopunzantes.  Se debe proceder a lavar el área, secar la herida y poner agua oxigenada, así como aplicar alguna crema o cicatrizante.  Cuando se trata de heridas muy profundas es preciso ir al veterinario porque podría necesitar puntos.

 

 

3.  Si toma un medicamento o una sustancia peligrosa

Si usted ve el momento exacto en que se traga algún medicamento, de inmediato es preciso hacerlo vomitar.  Para ello utilice agua tibia con sal y aplíquelas en el hocico con una jeringa sin ahogarlo.  Si le da por pocos va a expulsar lo que consumió.

Si ya ha pasado un lapso de tiempo, lo anterior no servirá de nada porque el cuerpo lo empieza a absorber.  Lo mejor es llevarlo al veterinario.  Por lo regular podrían presentar dilatación de las pupilas, salivación, encías pálidas, temblores,  diarreas, orinar mucho o bien estar muy decaído y caminar encorvado.

 

Manténgase atento sobre el comportamiento de su mascota para buscar apoyo al notar un cambio drástico. (Foto Prensa Libre: Lum3n en Pexels)

Girón agrega que en ocasiones también comen veneno para ratas.  El mayor problema es cuando son venenos piratas que no indican en el empaque la fórmula, por lo que es más difícil encontrar un antídoto.

“Cuando llegan vivos a la clínica, el avance dependerá de cuánto comieron, el tamaño del animal y el tiempo transcurrido”, agrega el experto.

En casa evite darle soluciones caseras como limón y otros ingredientes que probablemente no tendrán ninguna reacción positiva o por el contrario podrían complicar el cuadro, dice Girón.

4.  Las fracturas

Si sufren una caída lo ideal es manipular lo menos posible a la mascota, colocarlo en una colchita o algo abrigado y que esté en un lugar tranquilo mientras se lleva a una clínica.   Para darle un poco de energía se le puede dar un poco de agua con miel.

Ahí se evaluará si la caída causó daños en órganos internos, se realizará una radiografía e identificará si necesita yeso o una cirugía.

Girón agrega que este accidente es más común a causa de la pirotecnia.  Actualmente se utilizan ciertos productos para que los perros estén más tranquilos y evitar estos episodios.

También se presenta este tipo de evento cuando los machos que no están castrados ven una hembra en celo y se lanzan desde la terraza.

5.  Las picaduras de animales

Existen perros más alérgicos que otros frente a las picaduras de insectos como abejas o avispas. Podrían presentar ronchas, inflamación en la cara e incluso crisis respiratoria.

El médico recomendará un antihistamínico, pero la dosis depende del tamaño y el peso del animal.

6.   Cuidado con los productos de limpieza

Durante la pandemia se utiliza con más frecuencia y cantidad productos desinfectantes, cloro y otros a los que las mascotas podrían presentar molestias.

Algunos los vapores que liberan estos productos les provocan tos, estornudos e irritaciones oculares o en la piel.  El ideal es mantenerlos alejados de las alfombras sanitizadoras o de los espacios en que el producto se ha recién aplicado.  Si llegaran a pararse en estos productos y tienen reacción, lo mejor es lavarles las patas.

Cuando la molestia es a nivel de los ojos, los veterinarios podrían recomendar lágrimas naturales.

Las patas de los animales son zonas muy delicadas.  (Foto Prensa Libre: Engin Akyurt en Pexels).