Consejos para elegir la carne

Cuando se habla de alimentación balanceada, no se puede dejar de hacer referencia a las proteínas,  y una de las mayores fuentes de estas es la carne y los lácteos.

Quienes gustan consumir carne asada pueden seleccionar el corte solomillo o lomo alto. Estos cortes también se pueden preparar a la parrilla.
Quienes gustan consumir carne asada pueden seleccionar el corte solomillo o lomo alto. Estos cortes también se pueden preparar a la parrilla.

La carne aporta vitaminas y minerales y forma parte de una dieta balanceada. Sin embargo, no deberían consumirse más de 300 a 600 gramos de carne y embutidos por semana, especialmente en personas con hipertensión, cáncer, problemas intestinales, diabetes, problemas en las articulaciones, alergias o estrés. También es poco indicada para personas de la tercera edad.

Dicho lo anterior, quienes gustan consumir carne deben saber cómo elegirla y cómo determinar si  es de calidad.
A continuación se incluyen algunos consejos para seleccionarla.

¿Magra?

La grasa es considerada poco sana por la mayoría de las personas. Sin embargo, en la grasa hay muchas sustancias que le dan buen gusto a la carne.

Antes de  cocinar  la carne debe verificarse que esté fresca.

Por eso, si la carne es completamente magra, su sabor no será tan bueno. Que el corte tenga algunas líneas blancas de grasa es un aspecto que se debe tomar en cuenta.

Tonalidades

El color ideal de la carne dependerá del animal. La carne de ternera debería ser más bien clara pero no blanca. La  vacuna, en cambio, es más rojiza, pero tampoco debería ser muy oscura.

La carne de ave es clara. En el caso del cerdo, la carne debe ser de color claro a rosa claro, pero de ninguna manera muy blanca, ya que ese tipo de carne pierde mucho líquido en la cocción.

También hay que tener cuidado si la carne se ve grisácea. Si este fuera el caso, no hay que comprarla porque pueda ser vieja y por consiguiente afectar la salud. 

Líquido

Quien compra carne envasada debe  fijarse que no haya líquido en ella. Si la carne flota en mucha agua sanguinolenta, es un indicio de que está vieja.

De calidad

Un consejo para reconocer si la carne envasada aún está en buenas condiciones  es apretarla  con el dedo a través del plástico. Si el agujero  que se forma desaparece rápidamente, la carne es fresca. Además, la carne fresca suele tener una superficie brillosa.

Tipos de corte

  • Aguja/filete de pobre/lomo de aguja. Es una pieza grande, tierna, jugosa y magra, ubicada entre las primeras cinco vértebras dorsales. Con este corte de res se pueden preparar guisos,  carne molida y estofados.
  • Cuadril. Es el mejor corte trasero del bovino. Se pueden cortar churrascos de medio grosor para hacerlos a la plancha. Con la “colita” de cuadril puede hornearse o hacerse a la parrilla.
  • Solomillo/bife con lomo/filete/filé mignon. Forma parte del lomo bajo conocido como bife. Es una carne jugosa,  firme y magra  ubicada en la parte trasera del lomo. Es ideal para preparar a la parrilla, a la plancha y al horno.
  • Lomo alto/bife ancho.  Es tierna y jugosa. De esta se aparta el roast-beef. Se puede  cocinar a la plancha, a la parrilla o al horno.

Precauciones

  • Si bien, la carne es rica en proteínas, no se debe abusar de su consumo, ya que también tiene grandes cantidades de colesterol (si no es magra).
  • El colesterol se convierte en una especie de cera que con el tiempo  se adhiere a las paredes de los conductos sanguíneos, como arterias, y provocan  su obstrucción, lo cual provoca que disminuya el flujo sanguíneo. Como consecuencia puede ocurrir algún coágulo que bloquea la circulación.