¿Cuál es el ejercicio más adecuado según nuestra forma de ser?

La elección de la actividad deportiva que responda a nuestras necesidades no es una cuestión secundaria, sino una decisión fundamental para poder alcanzar nuestros objetivos de salud y bienestar.

Publicado el
¿Cuál debería ser el ejercicio más adecuado a nuestra forma de ser?
El ejercicio regular mejora el estado anímico. Foto Prensa Libre: Basic-Fit.

Hacer deporte o entrenar en el gimnasio aporta innumerables beneficios para nuestro bienestar físico y mental, pero para sacarle el máximo provecho a la actividad física, convertirla en un hábito y lograr los mejores resultados, es necesario elegir el tipo de ejercicio que más se adapte a nuestra personalidad.

La actividad física aumenta nuestra calidad de vida, mejora nuestro estado de ánimo y ayuda a prevenir diversos problemas de salud asociados al sedentarismo y el aumento de la edad, pero ¿cómo podemos escoger el entrenamiento más adecuado para practicar en el gimnasio? Y ¿cómo sabemos cuál es el tipo de ejercicio que mejor se adapta a nuestra personalidad?

La elección de la actividad deportiva que responda a nuestras necesidades no es una cuestión secundaria, sino una decisión fundamental para poder alcanzar nuestros objetivos de salud y bienestar y no abandonar la práctica física antes de tiempo, advierten desde la cadena europea de gimnasios Basic-Fit (B-F).

“¿Eres una persona introvertida o extrovertida, tranquila o dinámica? ¿Estás sometida a mucho estrés o necesitas activarte? ¿Te motivan las emociones fuertes o únicamente divertirte?  ¡Dime cómo eres y te diré qué entrenamiento necesitas!”, señala César Simón, responsable de producto de Basic-Fit España.

¿Cuál debería ser el ejercicio más adecuado a nuestra forma de ser?
Las clases colectivas facilitan la vida social. Foto Prensa Libre: Basic-Fit.

“Elegir un hábito de entrenamiento, en función de nuestras necesidades y gustos, una vez que nos hemos informado sobre todas las opciones disponibles, también es escoger una forma de ser, porque de forma recíproca, la propia práctica deportiva también influye de manera positiva en la personalidad de cada uno, aportando entusiasmo, vitalidad y ánimo”, según Simón.

Partiendo de un modelo de la experta en psicología deportiva Lee-Ann Sharp, y adaptándolo al deporte en gimnasios, B-F describe cuatro de las prácticas más populares y los perfiles de personalidad a los cuales se adecúan más dichas actividades.

Por su parte, Eloïse Cilia, especialista en contenido ‘fitness’ en Basic-Fit Internacional, añade a petición de EFE un consejo práctico para convertir cada práctica en un hábito fuerte.

PRÁCTICA INDIVIDUAL

Para las personas independientes que quieren controlar su propio rendimiento y buscan objetivos concretos, es recomendable el ejercicio en máquinas como el ‘press’ de banca, la prensa de piernas, la máquina de dorsal, además del ejercicio cardiovascular, como el ‘Ciclo indoor’, la máquina elíptica o la cinta de correr, según B-F.

Son todos ejercicios que requieren motivación y fomentan la concentración en los objetivos, así como la constancia, la disciplina y la autoconfianza, explican.

– Consejo: “En el gimnasio, es bueno variar de ejercicios, tomarse cada rutina como un reto, y establecer metas alcanzables en un plazo específico”, según Cilia, que sugiere pensar siempre en lo bien que nos sentiremos después de entrenar.

PRÁCTICA COLECTIVA

Para quienes encuentran la motivación en aquellos deportes de alta intensidad en los que comparten intereses y motivación con más participantes, son aconsejables los entrenamientos que permiten liberar el estrés y focalizar la atención.

En esta categoría entran las clases colectivas tipo ‘Abs & Core’ (para trabajar postura y abdominales), Barbell (por grupos musculares), ‘Bootcamp’ (entrenamiento interválico), ‘Body Pump’ (fuerza y resistencia), ‘Body Attack’ (resistencia), ‘Ciclo indoor’ (cardio) y ‘XCore’ (abdominales y musculatura en general).

– Consejo: “Es más divertido y llevadero hacer deporte en compañía, por lo que conviene buscar un compañero de entrenamiento para apoyarse mutuamente. Tener a un ‘cómplice’ al lado, ayuda a sobrepasar los propios límites y acudir al gimnasio cuando no le apetece salir o tiene pereza”, señala Cilia.

¿Cuál debería ser el ejercicio más adecuado a nuestra forma de ser?
Entrenamiento de fuerza con pesas. Foto Prensa Libre: Basic-Fit.

PRÁCTICA LÚDICA

Las personas extrovertidas que buscan el lado más lúdico y divertido del deporte en compañía de otras personas necesitan disfrutar del entrenamiento. Por ejemplo, moviéndose al ritmo de la música y siguiendo rutinas de baile como las de las clases de ‘Dance Special’, ‘Dance Party’ o ‘Latin Dance’, según B-F.

También pueden practicar otras disciplinas, como ‘Booty’ (para fortalecer glúteos y piernas) y ‘Aerobics’ (para quemar calorías), que se desarrollan escuchando los éxitos musicales más populares, para motivar y estimular a los participantes, apuntan.

– Consejo: “Para muchas personas la música es un gran estimulante durante los entrenamientos y les permite disfrutarlos al máximo. Si te falta motivación, ¡deja que suene tu música favorita en tus auriculares y verás cómo te dan ganas de entrenar!”, aconseja Cilia.

¿Cuál debería ser el ejercicio más adecuado a nuestra forma de ser?
Algunos prefieren los deportes de combate. Foto Prensa Libre: Basic-Fit.

PRÁCTICA DE ESTILO DE VIDA

Los ejercicios que aportan bienestar, y que pueden practicarse con un nivel de intensidad moderado e incorporarse fácilmente a la vida diaria, suelen conectar con personas menos competitivas, más centradas en la salud en general y que buscan el equilibrio físico y mental, según B-F.

En esta categoría se encuentran las clases en las que se da importancia a la respiración, el equilibrio, la concentración y la postura, como el Yoga o el Pilates, que también son recomendables para las personas con ansiedad y estrés, apuntan.

– Consejo: Cilia recomienda preparar un plan semanal de entrenamiento y aplicarlo dura un mes, sin preocuparse si un día no se cumple, pero comprometiéndose a recuperarlo al día siguiente. “Al igual que la nutrición, la higiene, el trabajo, el deporte debe formar parte de nuestro día a día”, recalca