Delicado pan de dátiles, higos y nueces

A veces queremos degustar una delicia dulce que no contenga los sabores convencionales, sino que sea peparada con ingredientes de tierras lejanas, como sucede con los exóticos dátiles.

Delicado pan de dátiles, higos y nueces
Pan de dátiles, higos y nueces es una receta en la que se utilizan ingredientes del Medio Oriente, que es una dulce exquisitez para degustar en las reuniones vespertinas. (Foto Prensa Libre, Virginia Portillo)

Esta es una fruta desecada, de manera natural, que crece en racimos colgantes en las palmeras, originaria del Medio Oriente y del Norte de África, donde existen evidencias arqueológicas que comenzaron a consumirse desde hace 5 mil años. Además del placentero sabor dulce de su pulpa, que se derrite en el paladar, tiene propiedades nutricionales diversas.

Los dátiles son ricos en hierro, pues cien gramos de esta fruta cubren las necesidades diarias de este micronutriente. Así mismo, tienen un alto contenido en potasio, calcio y fósforo, por lo que ayudan a recuperar la fibra muscular, después de un esfuerzo significativo, como deporte de alto rendimiento. También es fuente considerable de fibra soluble, por lo que contribuye a mantener los niveles normales de colesterol. En muchos casos, se consume para sustituir el azúcar, cuyo contenido es elevado —69%—, por lo que las personas con diabetes deben evitar esta fruta.

Por estas bondades nutricionales, los musulmanes rompen el ayuno del mes sagrado del Ramadán, que comenzará en unos días, consumiendo dátiles, para que sus propiedades sean de fácil y rápida absorción.

Se puede degustar en su estado natural o pueden ser el protagonista de platillos y postres como el preparado por la chef Virginia Portillo, de Vic’s Bakehouse, y que bautizó como pan de dátiles, higos y nueces. “Soy amante de los frutos deshidratados como pasas, higos, dátiles y ciruelas. Me gustan mucho las especias como canela, pimienta gorda, clavo y jengibre, así como azúcar morena, panela y melaza. Este postre reúne todos estos sabores que son mis favoritos”, indica la chef.

Los dátiles son ideales para endulzar de manera natural bizcochos, pasteles y barritas nutritivas.

Otro de los protagonistas de este platillo son los higos, originarios del Mediterráneo, y que eran parte de la dieta de culturas remotas como la de los egipcios, según vestigios de hace 4 mil a 5 mil años.

Este postre está hecho con una masa batida que se caracteriza por ser esponjosa, debido a la incorporación de aire a la hora del batido, y sus principales ingredientes son harina, azúcar, huevos y grasa, añade. Es importante seguir la receta al pie de la letra, especialmente, al usar correctamente las velocidades de la batidora, y así obtener los resultados esperados.

“En todos los platos que preparo utilizo productos de la mejor calidad y frescos, además de que no escatimo en la cantidad de los frutos secos y semillas. Todos mis platillos los hago con mucho amor, ingrediente esencial de la cocina”, asevera Portillo.

“Desde muy pequeña me gustaba hacer postres y preparaba uno cada día para la cena. Además, tuve mucha influencia de mi abuela, quien cocinaba delicioso. De adulta, inspirada por mi hijo que es chef, decidí estudiar gastronomía. Tengo muchas amistades que son cocineros o tienen restaurantes y siempre estamos haciendo algo rico para degustar. Para mí, es un deleite disfrutar de la buena gastronomía”, puntualiza.

Ingredientes

• 2 tazas de harina
• 1 ½ tazas de azúcar morena
• 1 ½ cdta. de polvo de hornear
• 1 cucharadita de canela en polvo
• 1 cucharadita de sal fina
• ½ cdta. de bicarbonato de sodio
• 1 taza (2 barras) de mantequilla sin sal, cortada en cuadritos a temperatura ambiente
• 1 taza de crema agria
• 1 cdta. de extracto de vainilla
• 3 huevos
• 6 onzas de dátiles, sin hueso y picados
• 3 onzas de higos deshidratados y picados
• ½ taza de nueces picadas
Salsa de toffee con sal:
• ¾ tazas de azúcar morena
• ½ taza (1 barra de 4 onzas) de mantequilla sin sal
• 1 cdta. de extracto de vainilla
• ¾ taza de crema agria
• 1 ½ cucharadita de sal marina
• 2 onzas de dátiles sin hueso,
cortados en rodajas
• ½ onzas de Bourbon (opcional)

Preparación

Para el pastel: precalentar el horno a 350 grados centígrados. Aplicar aceite en aerosol al molde y un poco de harina para que no se pegue. Batir el azúcar morena, polvo de hornear, canela, sal, bicarbonato y las dos tazas de harina en el tazón de la batidora a velocidad baja, para mezclar bien estos ingredientes.

Agregar la mantequilla y batir a velocidad media, hasta que la mezcla parezca arena gruesa. Añadir la crema agria y vainilla y continuar batiendo. Aumentar la velocidad de baja a media y batir hasta que la masa esté espesa, alrededor de un minuto. Reducir la velocidad a media-baja, agregar un huevo, aumentar la velocidad a media y batir por 30 segundos. Repetir con los dos huevos restantes, al reducir la velocidad a media-baja y aumentar a media-alta. Reducir la velocidad a baja y agregar los dátiles, higos, nueces y batir hasta que queden incorporados, por unos 30 segundos.

Verter la mezcla en el molde. Hornear por 40 a 50 minutos o hasta que salga completamente limpio un palillo insertado en el centro. Dejar enfriar por 20 minutos en el molde, para luego desmoldarlo y dejar enfriar completamente.

Para la salsa toffee con sal: Derretir el azúcar morena y mantequilla en una olla pequeña a temperatura media-baja, mezclando constantemente hasta que se espese y que el azúcar esté completamente disuelto, de 4-6 minutos. Retirar del fuego y agregar la vainilla, crema agria, 1 ½ cucharadita de sal, ½ onza de bourbon y batir. Reservar.

Agregar los dátiles en rodajas sobre el pastel, verter sobre este ½ taza de la salsa de toffee y espolvorear sal marina. Servir el pastel con crema agria y salsa de toffee. Si la salsa se enfría y se espesa, recalentarla.

Perfil de la chef

  • Virginia Portillo Girlinger es repostera y agente de viajes.
  • Se graduó como chef de partie —cocinero de línea o estación— en la Escuela Culinaria de Guatemala.
  • Aprendió repostería, al replicar las recetas de su abuela.
  • Es agente de viajes desde hace muchos años y sigue activa en el negocio del turismo, el cual le ha dado la oportunidad de viajar, degustar platillos y experimentar sabores diferentes.
  • A raíz de la demanda de sus postres, fundó la pastelería Vic’s Bakehouse.
  • Ha compartido cocina con los chefs Álvaro Jiménez, Aura Ruiz y Josep Llort, de quienes siempre aprende algo nuevo.