Embarazadas y gatos sí pueden convivir 

Muchas personas tienen la creencia de que los gatos son los principales causantes de transmitir  toxoplasmosis, pero, en realidad, son las inadecuadas prácticas de higiene las que provocan el contagio.

Publicado el
Las mujeres embarazadas, así como los recién nacidos, pueden convivir con armonía con los gatos, siempre y cuando se tomen las medidas de higiene apropiadas.
Las mujeres embarazadas, así como los recién nacidos, pueden convivir con armonía con los gatos, siempre y cuando se tomen las medidas de higiene apropiadas.

La infección suele ser leve en personas con sistemas inmunitarios sanos, pero  en el embarazo, que hay más riesgo de contagio porque las defensas se bajas, el parásito puede infectar al bebé.

“Treinta por ciento de la población mundial se ha infectado con esta enfermedad, transmitida por el protozoario toxoplasma gondii”, dijo este martes la médica veterinaria Claudia Hernández, en El Consultorio, de www.prensalibre.com.

En la mayoría de pacientes,  es asintomática.  Suele manifestarse como resfriado, dijo  la ginecóloga Maribel Yos, de Castraciones Guaus &Miaus.  En Latinoamérica, de dos a cuatro gestantes por cada mil pueden contraerla.

Abandonar a los gatos cuando hay una  embarazada o un bebé en casa  no es la solución para evitar esta afección, sino tener buena higiene con el felino y en la preparación y consumo de alimentos.

Contagio

El gato es un hospedero natural del parásito, pero la principal causa de infección es el consumo de alimentos mal lavados o cocinados, y que tuvieron contacto con agua contaminada con heces infectadas de animales.

Detección

La mujer debe practicarse análisis inmunológicos y serológicos al quedar encinta para establecer si contrajo la infección. Al gato también se le pueden practicar  exámenes, pero son menos certeros, por el corto tiempo de eliminación del parásito en las heces.

Anticuerpos

El gato y el humano generan anticuerpos después de la primera infección con el toxoplasma gondii, por lo que son inmunes ante posteriores contagios. Si la mujer contrajo la afección antes de embrazarse, está protegida, así como el feto.

Prevención

Debido a que el agua es el principal transmisor de esta enfermedad, hay que desinfectar bien frutas y verduras y cocinar bien las carnes. Se deben mantener limpios los areneros de los gatos, y que lleven su control veterinario al día.

Mayor control

Las embarazadas deben evitar consumir alimentos crudos fuera de casa. Si tienen gatos, pedirle a otra persona que  limpie los areneros o usar guantes y lavarse bien  después, así como después de hacer jardinería, para evitar contacto con heces.

Abandono

Deshacerse de gatos cuando hay una mujer embarazada en casa es maltrato animal. Acariciar un felino, dormir   o convivir con él no son vías de transmisión de toxoplasmosis. Si se tienen hábitos de higiene estrictos,  no portan el parásito en el pelaje.

Cómo afecta al feto

Mientras más tardía sea la infección de toxoplasmosis menos secuelas se producirán. Si se contrae en el primer trimestre, el 15 % de consecuencias pueden ser severas, porque afectan el sistema nervioso y óptico del feto.

Alimentación de  felinos

El felino debe ser alimentado con concentrado, nunca con carne cruda o mal cocida, que podría  estar infectada con el parásito. No  permitir que el animal deambule, a fin de  evitar que consuma pájaros o ratones contagiados.

Cat eating dry  food