¿Es posible mejorar sus niveles de concentración? Claves para lograrlo

¿Qué tanto le cuesta mantenerse concentrado y cómo ejercitar esto es valioso para su vida personal y profesional?

¿Es posible mejorar sus niveles de concentración? Claves para lograrlo
Existen algunas ideas y acciones para mejorar su concentración. (Foto Prensa Libre: Andrea Piacquadio/Pexels)

La concentración es considerada un superpoder en el siglo XXI, así lo considera un artículo en la revista Insights, escrito por Borja Santos, experto en políticas públicas y desarrollo internacional y actual director Ejecutivo en IE School of Public and Global Affairsla IE University en España.

“El continuo uso de las tecnologías en nuestra sociedad ha configurado un cerebro al que le cuesta poner el foco en un asunto concreto durante un tiempo continuado. La optimización del tiempo empleado en un número limitado de actividades digitales y el entrenamiento de la atención se hacen cada vez más necesarios para el bien común”, dice el autor y se reconoce que esto al parecer es un reto de cada día, en especial mientras se vive la pandemia actual y muchos hombres, mujeres, adolescentes y niños siguen en casa o tienen modalidades mixtas entre lo presencial y virtual.

Por ejemplo, Santos menciona el Udemy in Depth: 2018 Workplace Distraction Report, el cual estima que tres de cada cuatro personas millennials y de la generación Z afirman que se sienten distraídas en su puesto de trabajo y la mitad afirma ser menos productiva y no rendir como cree que debería.

Establezca una rutina de tareas que le permita concentrarse en ellas. (Foto Prensa Libre: Brett Sayles/Pexels).

“Cuando se analiza el tiempo dedicado en promedio a las aplicaciones digitales, los datos que provienen de distintas fuentes son llamativos. Dedicamos más de cinco años de nuestra vida a las redes sociales y al menos dos horas y 51 minutos diarios a nuestro teléfono: lo desbloqueamos más de 150 veces, cambiamos entre aplicaciones casi 600 veces y revisamos nuestro correo electrónico 88 veces. Nuestro teléfono se ha convertido en el nuevo caballo de Troya que amenaza la fortaleza de nuestra concentración. Se estima que el 66 % de la población padece nomofobia, la aversión a estar sin el teléfono móvil”, explica Santos.

Y en la pandemia

Los hábitos que nos llevan a desconcentrarnos se suman a la vivencia en la pandemia.   Al respecto la psicóloga guatemalteca Mónica Franco hace énfasis en que la concentración es la atención plena o consciente en lo que se está realizando, es estar aquí y ahora. La concentración puede variar de niveles dependiendo de factores como el estado de ánimo, estado cognoscitivo, cansancio, interés, estado de salud, entre otros.

Si alguno de estos factores se encuentra alterado es más probable que no vayamos a estar totalmente enfocados en una situación específica, porque nuestra mente estará más enfocada en solucionar esos pendientes (en el futuro) o revisando que más se pudo haber hecho (pasado) que en lo que estamos haciendo en el presente.

Estar y vivir el presente es importante en la concentración. (Foto Prensa Libre: Anna Shvets/Pexels)

Aunque también cabe mencionar que la falta de concentración puede estar muy relacionada con la procrastinación, es decir, postergar una actividad que debemos hacer o como comúnmente decimos, dejar las cosas para última hora.

La psicóloga Luisa Vida de Dietz agrega que en el proceso de concentración es importante alimentarse de manera sana, hacer ejercicio y dormir bien, cada uno de estos hábitos hará que el cerebro tenga mayor capacidad para centrarse en actividades puntuales.

Es importante en el diario vivir algunas de las siguientes recomendaciones:

  • Establecer rutinas y horarios: el objetivo es planificar sus actividades del día y aprender incluso a establecer horarios de descanso que son justos y necesarios
  • Llevar una agenda le permite conocer que actividades tiene pendientes para no olvidarlas, así como, para no sobrecargarse de actividades. Además que le brinda orden y estructura.
  • Establecer un lugar en casa para trabajar o estudiar, de preferencia que sea un lugar iluminado, ventilado y con pocas distracciones.  Si no se tiene demasiado espacio en casa es importante adaptar sala, comedor o incluso habitación para crear un espacio de trabajo. Sin embargo, si es en la habitación o en la sala evitar trabajar desde la cama o el sofá, ya que estos lugares están asociados a ser nuestros lugares de descanso, por lo cual es importante que sigamos manteniendo ese marcado limite.
  • Estudios demuestran que entre tareas hacer pausas periódicas, de unos 10 minutos ayuda a despejar la mente para concentrarse.
  • Le ayudará también mantener el material de trabajo o estudio a mano, para evitar perder tiempo buscando.

Ejercicios para mejorar la concentración

La psicóloga Franco comparte algunas ideas y ejercicios para estimular la concentración.  Utilícelos en especial si tiene una tarea que necesita constancia y disciplina, porque se requiere de estar conscientes en el aquí y en el ahora, no en el futuro el cual no puede provocar en ocasiones estrés y ansiedad, y tampoco enfocarnos en el pasado el cual nos puede generar frustración, enojo o tristeza.

Uno se puede anclar al presente haciendo uso de los cinco sentidos, enfocarme por ejemplo en un sentir una textura especifica con sus manos o en oler un aroma.

· Un minuto de atención plena, el objetivo es centrarnos y focalizarnos en nuestra respiración.

· Observación consciente.  Seleccione un objeto. Cualquier objeto cotidiano: una taza de café, un bolígrafo… ahora permita que absorba completamente toda su atención. Solo obsérvelo. Ser consciente de lo que está observando le aporta una sensación de “estar despierto”. Observe cómo la mente se libera de pensamientos y se centra en el momento presente

· Escuche. puede cerrar los ojos y prestar atención por un minutos a todos los sonidos que escucha a su alrededor. Una variación podría ser escuchar música relajante y prestar atención a la melodía y el ritmo.