Frío de la época predispone a perros y gatos a enfermedades respiratorias

Mayoría de enfermedades respiratorias en perros y gatos, que suelen manifestarse durante esta época de fin de año, se previenen con la vacunación.

Publicado el
Las bajas temperaturas pueden afectar a perros y gatos y desencadenarles enfermedades respiratorias. (Foto Prensa Libre, Shutterstock)
Las bajas temperaturas pueden afectar a perros y gatos y desencadenarles enfermedades respiratorias. (Foto Prensa Libre, Shutterstock)

Hay perros y gatos con mayor disposición de desarrollar enfermedades respiratorias, especialmente, en últimos meses del año, cuando la temperatura desciende, por lo que todo dueño debe estar atento de los síntomas para que reciban el tratamiento adecuado y vacunarlos contra estas afecciones.

Entre las enfermedades respiratorias más comunes están la “tos de las perreras” —traqueobronquitis infecciosa— y moquillo canino, y en gatos, bronquitis, laringitis, rinotraqueitis, asma e insuficiencia respiratoria, expone el médico veterinario Luis Serrano, profesional de apoyo de la Unidad de Bienestar Animal del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación.

Hay canes que por su genética modificada son braquicéfalos —cabeza corta—, como las razas pug, bulldog inglés y francés o pequinés, por lo que son más propensos a las obstrucciones y problemas respiratorios, debido a la forma de la cabeza, hocico y garganta. Sus vías respiratorias son más pequeñas de lo habitual o aplanadas. Los gatos persas también tienen estructura braquicéfala, indica el Colegio Americano de Cirujanos Veterinarios.

Estas afecciones también pueden ser causadas por deficiencia en la capilaridad del área nasal o vía respiratoria, indica la médica veterinaria María de los Ángeles González, de Alervet.

Los animales seniles, jóvenes o con sistema inmunitario comprometido tienen mayor riesgo de desarrollar afecciones respiratorias, señala Serrano. El médico veterinario Érick Rabanales, de la Dieta del Cadejo, añade que también la obstrucción de las vías respiratorias puede deberse a objetos extraños que se hayan quedado atorados en garganta o nariz. Estos padecimientos también pueden desencadenarse por inhalación de sustancias químicas como cloro. Otra causa pueden ser las neoplasias —tumores— en nariz, boca o pulmones. Rabanales señala que el moquillo canino y rinotraqueitis son multisistémicos que pueden causar problemas de la piel o digestivos.

También pueden producirse debido a desórdenes secundarios de patologías en otros sistemas, como una insuficiencia cardíaca.

Síntomas

Entre la sintomatología de enfermedades respiratorias está la disnea —dificultad para respirar—, tos, estornudos, legañas —secreción producida por los párpados—, secreción de mucosas nasales y sofocos, los cuales se pueden ir agravando hasta producir náuseas, inapetencia, intolerancia al ejercicio, fiebre, taquicardia y respiración con silbidos, indican los veterinarios consultados.

Los signos clínicos se complementan con exámenes de sangre, ultrasonido o radiografía para establecer la gravedad de la afección, añade González, quien señala que también puede haber inflamación de ganglios linfáticos.

Lea también: Importancia de la alimentación adecuada de mascotas

Tratamientos

Si la enfermedad respiratoria fue causada por un agente etiológico como virus, bacterias, hongo u otro microorganismo, se trata al animal, generalmente, con antibióticos, desinflamatorios o antialérgicos. En el caso de perros braquiocéfalos, pueden ser sometidos a cirugía para que se les pueda liberar las vías respiratorias.

En relación con el asma en gatos, por factor infeccioso o alérgico, que se puede manifestar con agitación, cansancio, tos o silbidos al respirar, se deben nebulizar para despejar las vías respiratorias.

Rabanales añade que, según el diagnóstico de cada animal, se le puede hacer nebulización con desinflamatorios de plantas medicinales como eucalipto.

Consecuencias

Si los síntomas van progresando al no ser atendidas estas enfermedades al comienzo de su desarrollo, se va deteriorando la salud del animal, por lo que será más complejo el tratamiento. Es muy importante que perros y gatos estén bien alimentados y que tengan al día su calendario de desparasitación e inmunización.

La ‘tos de las perreras’ es muy contagiosa entre perros, parecida a la gripe, de origen viral, y que suele afectar a canes no vacunados.

Lea también: La importancia de la vacuna antirrábica

Recomendaciones

  • Evitar exponer al frío a perros braquicéfalos o inmunodeprimidos —con sistema inmunitario débil—, al no sacarlos a pasear por la noche o que duerman a la intemperie. Su refugio debe estar protegido de lluvia y viento.
  • Al limpiar la casa, evitar levantar el polvo y no usar químicos irritantes.
  • Es fundamental darle nutrición adecuada y que su calendario de vacunación y desparasitación esté al día.
  • El perro se debe vacunar contra el moquillo canino, adenovirus canino tipo dos, “tos de las perreras” y parainfluenza.
  • Los gatos deben ser inmunizados contra herpesvirus felino, calicivirus y rinotraqueitis.
  • Si se adopta un nuevo animal joven y que aún no esté vacunado, evitar que tenga contacto con los de mayor edad, para prevenir que los contagie de alguna infección, pues, en ocasiones, no presentan síntomas. La “tos de las perreras” es más común en lugares de hacinamiento.
  • Al llegar a la casa, los integrantes de la familia deben lavarse bien las manos antes de tocar a las mascotas, para evitar transmitirles algún virus o bacteria.
  • Para fortalecer las defensas del animal, se le puede dar probióticos o vitaminas.
  • Ante cualquier síntoma, consultar al médico veterinario colegiado y nunca medicar al animal.