La moringa es una de las plantas más nutritivas

La moringa es una planta considerada un alimento de gran calidad por ser rica en nutrientes esenciales para el correcto funcionamiento corporal. Sus hojas tienen un alto aporte nutricional, pero también son beneficiosas las semillas y las flores.

Las hojas, flores y semillas de la moringa son ricas en proteínas, calcio, hierro y vitamina C. (Foto Prensa Libre, vegalicious.com)
Las hojas, flores y semillas de la moringa son ricas en proteínas, calcio, hierro y vitamina C. (Foto Prensa Libre, vegalicious.com)

La moringa es una planta considerada un alimento de gran calidad por ser rica en nutrientes esenciales para el correcto funcionamiento corporal. Sus hojas tienen un alto aporte nutricional, pero también son beneficiosas las semillas y las flores.

La moringa (Moringa oleífera Lam) es nativa de África y las Indias Orientales, donde es muy apreciada por sus valiosas propiedades nutricionales. Además de estos continentes, se cultiva desde el sur de Florida, EE. UU. hasta Brasil. En Guatemala fue introducida a principios del siglo XX.

Crece en las partes más calientes del país como Petén, Zacapa, Chiquimula, El Progreso, Jutiapa, Santa Rosa, Escuintla, Retalhuleu y San Marcos.

Diversos estudios en el mundo han encontrado que sus hojas tienen tres veces más cantidad de vitamina A que las zanahorias; ocho veces más vitamina C que las naranjas; cuatro veces más de calcio que la leche de vaca, tres  veces más de potasio que los plátanos y dos veces más de proteína que la leche de vaca.

Por su potencial nutricional, es un recurso de primer orden para combatir la desnutrición y múltiples patologías asociadas a carencias de vitaminas, indica el Incap.

Según la nutricionista María Inés Vides, del Ciam, la moringa ayuda a controlar el nivel de azúcar en la sangre, reduce la inflamación debido a la presencia de flavonoides, hierro, potasio y calcio. Además de su alto contenido de proteína vegetal de alta calidad, es un suplemento natural de vitamina E y antioxidantes.

El Centro Internacional para la Investigación Agroforestal añade que tiene altas dosis de cistina y metonina, aminoácidos que escasean con frecuencia.

Pero no solo sus hojas pueden aprovecharse. La corteza, raíces y semillas actúan como antiescorbúticos, antiinflamatorios, antimicrobianos, cicatrizantes, diuréticos, purgantes, expectorantes y febrífugos, explica el estudio Rendimiento y uso potencial de la moringa en la producción de alimentos de alto valor nutritivo (Incap, 2008).

Lea también: Cuatro problemas comunes de salud que se pueden tratar con plantas

El Incap promueve el consumo de hojas para suplementar dietas deficientes. Se pueden deshidratar para añadir a platillos tradicionales como tamalitos, tortillas o frijoles.

También se pueden preparar las hojas frescas en caldos, ensaladas o con huevo. Tienen un sabor parecido al chipilín, ligeramente picante.

Lea también: Chipilín, hierbamora y bledo son ricas y bondadosas hierbas

Las flores, que aparecen en épocas de sequía, se pueden consumir cocidas o con huevo. Los frutos, en forma triangular, se consumen cocidos cuando están verdes; tienen sabor a judías.

Las semillas, redondas y carnosas, contienen 35 % de aceite de alta calidad, similar al de oliva. Se puede usar para fabricar cosméticos y perfumes.  Se tuestan y se consumen como nueces, tienen sabor dulce, ligeramente amargo. Las semillas de vainas maduras se hierven con sal. Su sabor es parecido al de los garbanzos.

Expertos aseguran que el consumo de plantas no está relacionado con estratos sociales; sin embargo, señalan que familias de clase económica alta dejan de comerlas y eso impacta en su calidad de vida, pues aumenta las probabilidades de padecer enfermedades cardiacas y diabetes.

A continuación, dos recetas con moringa muy completas y deliciosas, propuestas por Achilles Guatemala (FB Achilles Guatemala)

Panqueques

Ingredientes

Una cucharada de polvo de moringa, una de aceite de coco, una de miel, una taza de harina sin gluten, una de bebida de nuez o almendra, un banano triturado, dos cucharaditas de polvo para hornear y aceite de coco para freír.

Preparación

En un tazón colocar todos los ingredientes y batirlos hasta obtener una mezcla suave. Calentar una sartén a fuego medio, rociar con aceite de coco y freír los panqueques hasta que estén ligeramente dorados de ambos lados. Servirlos con sirope de chocolate, mantequilla de nueces y fruta picada.

Moringa latte

Ingredientes

Dos cucharaditas de moringa, dos de miel, una cucharadita de aceite de coco, ½ cucharadita de canela en polvo y ½ taza de bebida de almendra.

Preparación

En una olla pequeña mezclar la bebida de almendra con canela y la moringa. Calentar un poco, pero vigilar que no hierva. Verter la mezcla en una licuadora, añadir el aceite de coco y la miel. Licuar hasta que esté espumoso. Servir.

Contenido relacionado

Conozca las plantas comestibles nativas de Guatemala

Colina, el nutriente que todo vegano debería tomar

¿Cuáles son los micronutrientes?

0