Mascotas y bebés: recomendaciones para una buena convivencia

Para muchos padres, la convivencia entre su mascota y el bebé recién nacido es un tema de preocupación porque no saben cómo se comportará esta con el nuevo integrante de la familia. Conozca las recomendaciones de los expertos.

Sí es posible la convivencia entre un bebé y un perro. (Foto Prensa Libre: Servicios).
Sí es posible la convivencia entre un bebé y un perro. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Quizá el perro esté acostumbrado solamente a la compañía de sus amos y, con la llegada de un bebé, es probable que reciba menos atención. Entonces, ¿cómo integrar a su amigo de cuatro patas a la nueva modalidad de la familia? Hay distintos factores que debe tomar en cuenta.

Todo inicia desde que escoge a su mascota. Según Paulo Bolaños, entrenador de Sportdog, al adoptar o comprar un perro debe asesorarse respecto de su temperamento. Es posible informarse de este dato a partir del pedigrí. “La genética puede determinar el comportamiento del perro, sin importar la raza. Hay un historial y puede ser heredado. Este influye hasta una tercera generación”, indica.

El proceso de adaptación

“Cuando una persona está enferma, el perro se deprime. La mascota es experta en lenguaje corporal porque es su manera de comunicarse. Así como puede identificar si alguien está feliz o está molesto, tiene la capacidad de percibir los cambios”, explica Bolaños.

Es importante que el perro interactúe con la madre para que sienta los cambios y se prepara para la venida del bebé. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Lo mismo sucede con una mujer embarazada que atraviesa fuertes cambios hormonales. “Cuando el bebé está en el vientre de la madre, el perro lo percibe. Lo mejor es tener interacción con la mascota. Es la transición correcta”, agrega.

La salud

“Una mascota sana es sinónimo de una familia sana”, dice el pediatra Edgar Beltetón. El perro debe ser evaluado regularmente por un veterinario y los amos deben llevar el control de sus vacunas. “Se trata de animales portadores de hongos y bacterias que propagan infecciones y provocan enfermedades en los humanos por medio de arañazos o mordeduras”, agrega.

Para evitar contagios, es importante que le ofrezca un espacio adecuado a la mascota, una alimentación saludable, hidratación y control de vacunas. Después de tocar al animal, debe lavarse las manos de inmediato y a conciencia, aconseja Beltetón. En el caso de alguna mordedura, consulte con un médico.

Para el bienestar del bebé y toda la familia, la mascota debe contar con buenas condiciones de salud. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Debe recordar que la manera en que un bebé empieza a conocer el mundo es a partir del sentido del gusto. “Los niños se meten todo a la boca. No deben compartir alimentos con la mascota para evitar enfermedades. Siempre deben estar bajo la supervisión de sus padres”, dice el pediatra.

Si se trata de un niño menor de 5 años, está más expuesto a adquirir enfermedades porque su sistema inmunológico está en desarrollo. Lo ideal es que no duerma con la mascota.

Adiestramiento

Lo recomendable es que el perro reciba un entrenamiento a partir de los 3 meses de edad. “De esta manera podemos socializarlo correctamente. Dentro de lo adecuado, debemos presentarle como mínimo 150 personas distintas de todas las edades”, dice Bolaños. Así tendrá un acercamiento con niños antes de que se integre el nuevo miembro de la familia.

Cuando el bebé está en casa, el entrenador sugiere llevarle prendas del bebé para que se familiarice con el olor. Para darle seguimiento a este proceso, consulte con adiestradores caninos.

Comportamiento del perro

La prioridad es la seguridad y el bienestar del bebé. “Para tomar la decisión de seguir con nuestra mascota o no, debemos tener presente su comportamiento. Si no es favorable, si no es sociable y no ha habido una jerarquía sobre él, podría representar un peligro para el bebé, que no mide el peligro y es indefenso”, indica Bolaños. Todo dependerá del trato que le ofrezca a su mascota.