OPS advierte los perjuicios del aumento de venta de alimentos ultraprocesados

Las ventas de alimentos ultraprocesados como la comida rápida y las bebidas azucaradas han aumentado en América Latina, lo que impulsa un incremento de las tasas de obesidad en la región, advirtió el martes la Organización Panamericana de la Salud  (OPS) .

Publicado el
El incremento de la tasa de obesidad en la región se debe, en gran parte, al consumo de comida poco saludable.
El incremento de la tasa de obesidad en la región se debe, en gran parte, al consumo de comida poco saludable.

“Los alimentos ultraprocesados y la comida rápida representan una parte cada vez mayor de lo que las personas comen y beben en América Latina, con resultados muy negativos”, dijo el asesor de la OPS sobre Nutrición, Enrique Jacoby.

Los expertos advierten de las consecuencias negativas en la salud: estos alimentos están suplantando las dietas tradicionales más nutritivas y el aumento en su consumo está correlacionado estrechamente con la prevalencia de obesidad en adultos en 12 de los países estudiados.

Los alimentos ultraprocesados son “doblemente perjudiciales” , señaló Jacoby. “Son casi adictivos y eso lleva a aumentar el sobrepeso y la obesidad, al tiempo que sustituyen los alimentos frescos, que son la base de una dieta natural rica en nutrientes” , añadió el analista.

Un estudio de la OPS examinó datos sobre bebidas carbonatadas, golosinas, cereales, helados, bebidas energéticas, salsas y pastas para untar y comidas preparadas, y determinó que sus ventas per cápita entre el 2000 y el 2013 aumentaron 26.7 por ciento en 13 países latinoamericanos.

El mayor crecimiento se registró en Uruguay, con 146 por ciento, seguido de Bolivia  (130 por ciento) y Perú  (107 por ciento) . Entre los rubros, el principal incremento correspondió a las bebidas azucaradas.

En contraste, el consumo per cápita de los alimentos ultraprocesados cayó 9.8 por ciento en Estados Unidos y Canadá. No obstante los dos lideran una lista de 80 países en ventas anuales de esos productos.

La venta de comida rápida -que el estudio analiza por separado- aumentó 38.9 por ciento durante el período, con los brasileños y los peruanos entre los mayores consumidores de esos alimentos altamente calóricos pero adictivos.

La OPS también analizó datos estadísticos en Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, México, República Dominicana, y Venezuela.

Para el experto nutricionista y coautor del estudio, Jean-Claude Moubarac, “América Latina y otras regiones en desarrollo se han convertido en atractivos mercados para los fabricantes de alimentos industriales, en especial cuando los mercados de altos ingresos se saturan o incluso empiezan a reducir el consumo de estos productos” .

El crecimiento demográfico, la urbanización y el aumento de ingresos en América Latina después de una década de mejoras económicas influyen en la tendencia, al igual que políticas comerciales y regulatorias laxas, indicaron los autores del informe.

No obstante, la tendencia se puede revertir, señaló la OPS, si los gobiernos y las organizaciones civiles apoyan e implementan políticas para promover los alimentos saludables, incluyendo normas de precios e incentivos agrícolas para proteger los cultivos tradicionales, y campañas para promover su inclusión en las escuelas y la preparación casera de comidas.