¿Por qué no todas las mujeres son aptas para utilizar métodos anticonceptivos orales?

Los métodos anticonceptivos hormonales pueden tener distintos efectos en el organismo. Además de prevenir el embarazo, también sirven para regular el período menstrual, reducir el acné y como tratamiento para el Síndrome Premenstrual o SPM. Sin embargo, no todas las mujeres son aptas para utilizar estos métodos porque podrían representar complicaciones de salud.

La píldora es un método anticonceptivo oral que, además de la planificación familiar, tiene otras funciones como prevenir el acné y aliviar los síntomas del Síndrome Premenstrual. (Foto Prensa Libre: Servicios).
La píldora es un método anticonceptivo oral que, además de la planificación familiar, tiene otras funciones como prevenir el acné y aliviar los síntomas del Síndrome Premenstrual. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Como lo indica su nombre, la principal función de los métodos anticonceptivos es prevenir el embarazo y los hay de distintos tipos: los de barrera, que impiden la llegada del espermatozoide al útero para evitar que el óvulo sea fecundado (condón, espermicida); los permanentes, que consisten en intervenir el cuerpo para que la concepción no sea posible (vasectomía, ligadura de trompas de Falopio); métodos naturales (coito interrumpido, ciclo menstrual); y los hormonales, que alteran las hormonas de la mujer, los cuales se pueden administrar vía oral, vaginal, sobre la piel o debajo de ella.

De tanta variedad, ¿cuál podemos escoger? ¿Todos favorecen a nuestro organismo? Si usted es una persona sexualmente activa, debe recordar que los métodos anticonceptivos, además de prevenir embarazos, pueden también prevenir enfermedades de transmisión sexual (ETS) como los preservativos. Para escoger el método que mejor se acomode a sus características y necesidades, lo ideal es que consulte con sus médicos de confianza.

Existen distintos métodos anticonceptivos para él y para ella. Estos deben elegirse según los objetivos, características y riesgos que representan. (Foto Prensa Libre: Servicios).

‘El ginecólogo debe informarles a sus pacientes cuáles son los métodos anticonceptivos, sus características, las ventajas que ofrecen y los efectos secundarios para que ella escoja. De igual forma, debe presentarle cuál es la eficacia, los riesgos y el retorno a la fertilidad, si así se desea’, dice Luis Hernández Guzmán, ginecólogo y obstetra, especialista en endocrinología ginecológica. Para Hernández Guzmán, no se trata de buscar cuál es el más eficaz, pues ‘ya lo son’, sino de encontrar uno que tenga los menores efectos adversos posibles.

Los métodos anticonceptivos hormonales contienen estrógeno y progestina, lo cual modifica el comportamiento del organismo para prevenir embarazos. En el caso de la píldora, un método anticonceptivo oral, se encarga de controlar los ovarios y el útero para prevenir la ovulación. Cuando esto sucede, no hay un óvulo que fecundar. En otras palabras, “son pastillas que contienen las cantidades exactas de estrógenos y progestina para imitar un embarazo, entonces el cuerpo no ovula y no se da la fecundación”, dice Carmen Hernández, ginecóloga.

Los métodos anticonceptivos hormonales alteran el organismo y tienen efectos secundarios similares a los del embarazo. (Foto Prensa Libre: Servicios).

La progestina es una hormona que tiene efectos similares a los de la progesterona, pues es la que impide la liberación de los óvulos ‘y altera la mucosidad cervical y el recubrimiento del útero. Los anticonceptivos orales de progestina son un método eficaz de control de la natalidad, pero no previenen la propagación del Sida y de otro tipo de infecciones de transmisión sexual’, cita  MedlinePlus, de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos.

Cómo se debe tomar

Debido a que se trata de un método que altera el comportamiento del organismo, este debe ser consumido únicamente bajo prescripción médica porque también puede tener efectos secundarios como náuseas, dolor de cabeza, dolor abdominal o de piernas, así como cambios de estado de ánimo como los que ocurren durante el embarazo. Una complicación seria, dice la ginecóloga Hernández, es el riesgo de muerte cuando la paciente tiene trombosis, unos coágulos en las arterias o en las venas que causan daño en algún órgano.

Cualquier medicamento debe utilizarse únicamente bajo prescripción médica. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Recuerde que es importante que siga las instrucciones de su médico tal y como lo prescribe para lograr su efectividad. De igual forma, si olvida tomarse una pastilla, puede tomarla al día siguiente con la que corresponde. Pero si usted olvida tomarse dos pastillas consecutivas, el método no tendrá el mismo efecto en su cuerpo, por lo que la ginecóloga Hernández recomienda sustituirlo ese mes por otro método y retomarlo el mes siguiente.

Otras funciones 

Además de la función anticonceptiva, la píldora es recetada en mujeres para disminuir las molestias del síndrome ovárico poliquístico, del síndrome premenstrual, a reducir la presencia de acné y, en otros casos, también ‘ayuda a mujeres que tienen muchas molestias como dolor, sangrado en grandes cantidades y muchos días de sangrado’, agrega la ginecóloga Carmen Hernández. Una vez más, los profesionales enfatizan en que este fármaco debe tomarse bajo prescripción médica y que el especialista le indicará, según sus necesidades, de qué manera administrarlo, pues algunos varían en la cantidad de estrógeno y progesterona.

No es para todas

Toda persona tiene distintos estilos de vida, cada mujer tiene características diferentes y cada organismo tiene distintas necesidades.  Es en función de estos factores que se elige el método anticonceptivo más adecuado. La Organización Mundial de la Salud (OMS) diseñó los Criterios Médicos de Elegibilidad para el uso de anticonceptivos (CME), que proporciona una serie de orientaciones sobre quién puede utilizar métodos anticonceptivos de forma segura para la planificación familiar.

Para mujeres con obesidad e hipertensión se recomienda el uso de anticonceptivos libres de estrógenos. (Foto Prensa Libre: Servicios).

“Las personas obesas, debido a la cantidad de masa corporal, no consiguen absorber de manera óptima los fármacos, entonces no se obtiene el efecto deseado”, dice la ginecóloga Carmen Hernández. El ginecólogo Hernández Guzmán añade que ‘un anticonceptivo oral con estrógenos aumenta el riesgo cardiovascular a toda mujer con obesidad, hipertensión, mayor de 35 años y que consuma tabaco.

De acuerdo con Hernández Guzmán, las mujeres que utilizan métodos anticonceptivos con estrógenos, que padecen de tabaquismo, alcoholismo e hipertensión, corren un mayor riesgo de tener trombosis. ‘En el caso de las pacientes que toman ciertos antibióticos o productos contra los hongos, no se absorbe bien el medicamento y podrían quedar embarazadas’, agrega Hernández.

Si no le funciona la píldora, opte por otros métodos anticonceptivos. Aunque la utilice, no olvide los preservativos para prevenir infecciones de transmisión sexual. (Foto Prensa Libre: Servicios).

Lo ideal es buscar métodos anticonceptivos alternativos y, sobre todo, libres de estrógenos. Recuerde que, para realizar la mejor elección, es necesario que tome en cuenta su condición médica, sus necesidades y sus objetivos. No se automedique y busque la orientación y acompañamiento de médicos especialistas.

 

Contenido relacionado:

>Enfermedades de transmisión sexual: qué hacer si tienes una y cuáles son los mitos más comunes

>Los otros beneficios de la intimidad, en el Día del orgasmo femenino

>Cuál es el método anticonceptivo más frecuente en el mundo (a pesar de su oscuro pasado)