¿Qué hacer si lo muerde un perro?

Independientemente de si el animal tiene su carné con las vacunas al día, la herida debe ser desinfectada y analizar su profundidad para determinar si es necesario acudir al médico. Acá le damos algunos consejos para actuar en caso de una mordedura.

La gravedad de la mordedura de un perro depende del tamaño de este y de los motivos que lo llevaron a atacar. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).
La gravedad de la mordedura de un perro depende del tamaño de este y de los motivos que lo llevaron a atacar. (Foto Prensa Libre: Shutterstock).

Al salir a caminar o estando en casa, cuando la mascota se siente muy ansiosa o amenazada, podría morder a su dueño o a una persona que tenga cerca.

De acuerdo con los expertos en medicina y veterinaria, la gravedad de la herida dependerá del tamaño y de las intenciones del animal.

Sin importar cuál haya sido el motivo, existen primeros auxilios que se pueden llevar a cabo ante esta situación y así evitar una infección.

Es importante aclarar que un perro que muerde no es malo, explica Carolina Gálvez, entrenadora personal de animales, quien indica que existen diferentes motivos que lo llevan a hacerlo. Por ejemplo, al sentirse amenazado, recibir una agresión física, redirigir su agresividad cuando se pelea con otro animal o bien por temor a perder posesiones como comida y juguetes o por miedo.

Cuando se ha tratado al animal con respeto, se le ha educado y socializado correctamente, una mordedura podría ser causa de un trauma del pasado o de herencia genética. En estos casos es importante buscar ayuda con un especialista en conducta de animales.

Qué hacer ante un ataque  

Gálvez explica que cuando un perro muerde, es importante calmarse y actuar con serenidad. No se debe gritar o tratar de asustarlo con una patada o con un objeto, porque solo se alteraría más al animal y podría volver a morder.

Una persona es propensa a recibir una mordedura cuando trata de redirigir la agresividad de un  perro que se pelea con otro animal. (Foto Prensa Libre: Pixabay).

Lo recomendable es adoptar una postura corporal neutra, sin mover mucho los brazos y piernas, y no ver fijamente al animal para que no se sienta amenazado. Además, no se debe dar la espalda cuando se retira del lugar. Para moverse, hágalo de lado, sin perderlo de vista, pero sin verlo a los ojos.

Cómo atender la herida

Marvin Castellanos, médico internista, recomienda algunas acciones para tratar una mordedura y evitar que se infecte.

  1. Si usted mismo se atenderá, debe lavarse las manos con agua y jabón. Colocarse guantes de látex, si tiene disponibles, y volverse a lavar las manos.
  2. Si la herida está sangrando, detenga la sangre aplicando presión con un paño limpio y seco.
  3. Lave la herida con jabón suave (puede ser jabón para cuerpo o jabón de manos) y agua caliente. Enjuague la herida por 5 minutos.
  4. Aplique una pomada o ungüento antibacterial, que son de venta libre en la farmacia.
  5. Cuando la herida es muy grande, puede colocar sobre ella un vendaje estéril.
  6. Si la mordedura fue por un perro de la calle, pero que pertenece a otra persona, es importante conocer su historial médico para saber si tiene las vacunas al día. Pero si es un animal de la calle, lo recomendable es acudir al médico para que analice la herida y recomiende algún tratamiento para evitar complicaciones en el futuro, así como valorar si es necesario ponerse la vacuna antirrábica.
La herida debe ser bien desinfectada y colocar ungüento antiséptico para evitar infecciones. (Foto Prensa Libre: Pixabay).

¿Cuándo acudir al médico?

Es importante buscar ayuda médica inmediata cuando la herida es en el cuello, la cabeza, la cara, la mano, los dedos de la mano o los pies. También si es muy grande y después de 15 minutos de hacer presión no se detiene el sangrado o cuando considere que tiene un hueso roto o daños en los tejidos.

Aunque la herida no sea muy profunda puede infectarse fácilmente si no se hace una limpieza adecuada. Los síntomas de una infección son: enrojecimiento, hinchazón, alta temperatura en la zona y pus. También podría presentar fiebre.

Si padece diabetes o alguna enfermedad crónica que debilite el sistema inmunológico, como cáncer o algún padecimiento hepático, es mejor que se comunique con su médico para que le indique el tratamiento a seguir.

Según el sitio web Medlineplus, las mordeduras de gatos son menos comunes, pero tienen un mayor riesgo de infección debido a que tienen los dientes más largos y afilados, por lo que pueden producir heridas más profundas. Por ello, hay que prestar más atención a la herida y acudir al médico si lo considera necesario.