Secretos para liberarse del ruido mental

No es necesario arrancarse la cabeza para disfrutar de una vida con paz y claridad.

Publicado el
Secretos para liberarse del ruido mental
El primer secreto es que todo el ruido mental viene de una sola fuente. No son MIL cosas pasando, es solamente una, es La voz en nuestra Cabeza. Foto Prensa Libre: Pixabay

Casi puedo asegurar que más de alguna vez ha sentido que tiene un circo en la cabeza. Bulla, mil cosas pasando por su mente, todas demandando su atención al mismo tiempo.

A usted, como a mí, y como a la mayoría de las personas que he conocido esta sensación nos deja con tres sentimientos muy incómodos. Ansiedad por todo lo que hay por hacer, frustración porque es un ruido que nunca se detiene, y el peor de todos, impotencia por sentir que no importa cuanto me esfuerce nunca es suficiente.

Hoy quiero compartirle tres secretos que me dieron la habilidad para bajarle el volumen y callar a la mayoría de las voces, es más, solo queda una con la que ahora puedo relacionarme mejor.

El primer secreto es que todo el ruido mental viene de una sola fuente. No son MIL cosas pasando, es solamente una, es La voz en nuestra Cabeza. No me crea, póngalo a prueba. Pídale a esa voz que diga la palabra “Hola”. Si hace una pequeña pausa, la va a escuchar. Ahora pídale que lo diga más recio “¡Hola!”, pídale que lo cante y escuche como en su cabeza lo único que hay es esta palabra sonando. Esa es La voz de su Cabeza y usted es quien la escucha.

El segundo secreto es que esa voz le hace caso. Dígale qué hacer y observe lo fácil que lo hace. Pruébelo, pídale que le traiga el recuerdo más tierno del año pasado, o que le recuerde esa vez que lloró de risa. El ruido mental se produce cuando, sin saberlo, le pedimos una y otra vez todo lo que no queremos.

Usualmente, le pedimos a La voz de la Cabeza que nos diga qué nos hace falta, que nos cuente porqué las cosas no nos salen bien, que nos diga qué está mal en cada uno de nosotros.

Y esto me lleva al tercer y más importante de los secretos: La voz de la cabeza está a mi servicio. No tiene otra opción más que obedecerme. En el momento en el que le pido algo, va y lo hace. La raíz del ruido mental es que no tengo claridad de lo que genuinamente le quiero pedir.

Para resolver ese problema le sugiero dos herramientas. La primera, piense ¿cuál es su prioridad número 1? Trate de decirlo en una frase. La segunda, pídale a La voz de su cabeza que le diga como usted sí puede cumplirla. Con los recursos que tiene, en el momento en el que está, ¿Cuál es el siguiente paso que sí es posible tomar para avanzar en lo que es importante y valioso para usted?

Lo invito a que lo ponga a prueba por una semana y vea como mejora su claridad mental.

 

Julita Alonso

Detener el caos

Julita Alonso

Decidí tomarme muy en serio encontrar la forma de detener el caos en mi mente.