Si hay que picar, que sea algo rico

Nunca falta la oportunidad de degustar unas entradas en esta temporada, ya sea para las reuniones con invitados mientras se pasa a la mesa o simplemente porque no hay ganas de cocinar. Los dips son una deliciosa y práctica opción.

Este trío de dips encantará el paladar, según cada cada gusto. (Foto Prensa Libre, Brenda Martínez)
Este trío de dips encantará el paladar, según cada cada gusto. (Foto Prensa Libre, Brenda Martínez)

Se puede prepararlos con ingredientes que muchos tenemos en casa. Según la preferencia, puede ser dip árabe, dip italiano y dip americano.

El protagonista del dip árabe es la berenjena, debido a que se deriva del platillo de Medio Oriente babaganush. Esta verdura es rica en antioxidantes clorogénico y flavonoides. El queso blanco aporta la proteína, así como el ajonjolí. El pan pita es el complemento obligatorio de esta delicia.

Los ingredientes mediterráneos no pueden faltar en el dip italiano. El acento se lo da la espinaca salteada. Esta hoja verde es rica en vitamina K, potasio y ácido fólico. El queso parmesano y queso mozzarella le dan el toque tradicional. Para chuparse los dedos, con pan baguette.

Para quienes prefieran un dip con más contenido calórico, el dip americano destaca por el tocino y el queso crema. Para equilibrar el sabor fuerte de estos ingredientes se emplea apio, con propiedades diuréticas y antinflamatorias, perejil y almendra. Las almendras son ricas en vitamina E, poderoso antioxidante. Se recomienda degustarlo con lavash.