Economía

Pros y contras de la reforma

Cambios suponen mayor recaudo del IVA por la vía de la facturación por acreditar.

Por Urías Gamarro

Analistas consideran que la propuesta puede ser positiva, pues podría elevar la recaudación del IVA si es progresiva. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Analistas consideran que la propuesta puede ser positiva, pues podría elevar la recaudación del IVA si es progresiva. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Los escenarios de la reforma tributaria estarían enfocados en la recuperación del impuesto al valor agregado (IVA), debilitado desde el 2012 por el desinterés en el uso de la planilla de ese tributo por parte de los contribuyentes debido a las modificaciones a la Ley del ISR.

Para compensar la rebaja de la recaudación en el IVA por vía de la planilla, las tasas se tendrían que modificar de acuerdo con los porcentajes del impuesto sobre la renta (ISR), según iniciativas que hasta el momento no se han hecho públicas.

Analistas consultados por Prensa Libre consideran que la propuesta puede ser positiva, pues podría elevar la recaudación del IVA si es progresiva, es decir, que tributen más las personas con mayores ingresos.

El regreso de la planilla

En el caso de los asalariados, las autoridades confirmaron el regreso de la planilla del IVA para la acreditación del ISR.

En la actualidad, hay cero acreditación de gastos, tal como se planteó en el 2012.

Antes de esa fecha, ese beneficio alcanzaba hasta el cien por cien de gasto que impulsaba la solicitud del IVA.

Sin embargo, uno de los problemas era que algunos contribuyentes presentaban facturas falsas para llegar al monto requerido.

Recuperar el cobro del IVA por la vía de la facturación dependerá del porcentaje que un contribuyente podrá acreditar como devolución.

Los expertos juzgan que hacer una devolución que esté arriba del 50 por ciento de gastos acreditables puede ser beneficiosa para los asalariados, ya que motivará la exigencia de facturas en el consumo de bienes y servicios, que a su vez incrementará el cobro de ese tributo.

Otro porcentaje ideal sería que la acreditación pueda cubrir hasta el 75 por ciento, señalan los analistas consultados.

En la actualidad, la acreditación máxima por la presentación de planilla del IVA es de Q600, que para la mayoría de contribuyentes no es estímulo suficiente, por el costo de tiempo o contratación de personas para elaborar la planilla.

Empresas

Con la reforma del 2012, el ISR para los contribuyentes jurídicos —empresas o sociedades— fue decreciente, es decir, la tasa del 31 por ciento sobre utilidades disminuyó, de manera gradual, hasta el 25 por ciento.

El régimen para pequeños contribuyentes era del 7 por ciento antes del 2012, y bajó al 5 por ciento actual.

Lo que se plantearía —con la información del Ministerio de Finanzas— es regresar a las tasa del 31 por ciento para las empresas y de 7 por ciento para pequeños contribuyentes.

Los expertos opinan que lo ideal sería una tasa fija de 28 por ciento a 30 por ciento para recuperar ingresos o un porcentaje progresivo para los siguientes años.

Hasta este miércoles, uno de los planteamientos era convertir en retenedores del ISR a las empresas exportadoras, incluidos los sectores agropecuario, artesanal y de recicladores, para retener el 7 por ciento del ISR, y además deben emitir factura especial a nombre del productor.

En caso de depreciación del capital fijo y para fomentar la inversión, se reconocerán pérdidas acumuladas hasta por un máximo de cuatro años.

Posible impactos

Asalariados

Favorable

Desfavorable

Acreditación para los contribuyentes de  gastos por medio de la planilla del IVA.

Los contribuyentes deberán   formular de nuevo   la planilla del IVA.

La acción  puede ser atractiva  para los contribuyentes, siempre que el porcentaje de acreditación pueda ser   del  50 por ciento en adelante.

Se  promoverá el uso obligatorio  de la factura electrónica, cuando existe un porcentaje de contribuyentes que no tienen acceso a medios electrónicos o la facilidad para

maniobrar.

La  recaudación del IVA incrementará.

No  se sabe qué porcentaje podría ser acreditable para obtener el derecho.

Empresas

Favorable

Desfavorable

Las empresas regresarán al pago de  la tasa del 31 por ciento, que era en el 2012 el pago   de ISR sobre dividendos.

No se genera un ambiente de certeza fiscal para empresas e inversionistas.

Eso  significa que  el fisco recuperará mayor ingreso.

Las  compañías  deberán ajustar el pago de impuestos ante el fisco a las nuevas disposiciones.

Se  establecerán   regímenes distintos en porcentaje para  grandes empresas y  para  pequeñas y  medianas.

El   sistema  podría ser progresivo; es decir,  hacer pagos escalonados en determinados años.

Se  agregan otros agentes retenedores del ISR. sobre todo aquellos que están en el sector exportador.

Se  desconoce el porcentaje con el cual se gravaría el ISR a empresas.

Consumo

Favorable

Desfavorable

El impuesto  a la telefonía  es factible volver a aprobarlo, al corregir el error por el que fue suspendido en el 2013.

En la  telefonía  se  encarecerá el servicio para el usuario y dejaría  afuera las líneas que recarguen menos de alguna cantidad al mes, sobre todo a la población de más bajo ingreso que la  usa solo para lo básico.  

Es una medida que puede generar grandes recursos  de hasta Q960 millones, dado el alto número de líneas celulares en el país.

El cemento, por ser un insumo de la construcción, encarecerá  costos.

El  impuesto al  aumento del saco de  cemento es fácil de retribuir.

Podrían  tener un impacto negativo en una fase de desaceleración económica.

Los  impuestos al consumo son de fácil cobro.

Mesas técnicas

Jairo Flores, presidente de la Comisión de Finanzas, dijo que se convocará a diversos sectores para  una discusión abierta cuando ingrese el proyecto, así como escuchar contrapropuestas.  

“Lo importante es encontrar consensos a través de un diálogo, con los centros de pensamiento, sociedad civil y sector privado”, puntualizó el legislador. 

Mayor eficiencia

El sistema estimularía a que las personas asalariadas exijan las facturas para poder acreditarlas  a la planilla del IVA, que funcionaría con mayor eficiencia, dijo el consultor  Juan Carlos Paredes.

“La acreditación tendría que ser de una escala atractiva, como el porcentaje  que funcionaba antes del 2012 del  100%. Arriba del 50% es factible”, subrayó.

Impacto en la economía

Óscar Erasmo Velásquez, economista independiente, señaló que en este momento no sería  adecuado incluir nuevos impuestos, sobre todo aquellos relacionados al consumo, pues podría generar distorsiones a la producción.

“La economía no está pasando un buen momento y  podría generar un impacto de contracción”, agregó el analista.