Comunitario

Embarazos en menores serán 67 mil este año

En el 2016, al menos 67 mil niñas y adolescentes serán madres o estarán embarazadas, según una proyección difundida ayer durante la presentación de un estudio del Fondo de Población de Naciones Unidas (Unfpa).

Por Andrea Orozco

Presentación del informe “Uniones tempranas, embarazos y vulneración de derechos en las adolescentes”. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)
Presentación del informe “Uniones tempranas, embarazos y vulneración de derechos en las adolescentes”. (Foto Prensa Libre: Álvaro Interiano)

La cifra se obtuvo de los resultados de la Encuesta de Salud Materno Infantil 2014-2015, que indica que una de cada cinco adolescentes menores de 17 años fue madre o estaba embarazada entre el 2014 y el 2015.

Verónica Simán, representante de Unfpa en Guatemala, dijo que, aunque esa encuesta revela un “ligero descenso” en la cantidad de embarazos en menores de edad, se deben incrementar esfuerzos porque es inaceptable el hecho de que niñas de 12 años ya sean madres.

Estudio

El informe del Unfpa, llamado “Me cambió la vida”, detalla las causas y consecuencias de las uniones de niñas y adolescentes y su relación con los embarazos tempranos.

“No es que queramos”

  • Trabajo comunitario
  • Karla Rax, mentora del programa Abriendo Oportunidades para Niñas y Adolescentes, aseguró que en muchas ocasiones se dice que si una menor se embaraza “es porque quiso”, pero el contexto de pobreza y exclusión es lo que impulsa a esas uniones a los 12 y 13 años.
  • “Por ello es importante crear espacios para convivencia de las niñas, para que se desenvuelvan, porque en otros lugares no pueden hablar de este tipo de cosas o no pueden profundizar en ellas”, afirmó Rax.

El documento, elaborado con la colaboración de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales y el Ministerio de Salud, revela que la edad promedio en que las mujeres guatemaltecas tienen su primera relación sexual es a los 15 años, y la edad del primer embarazo es de 16.

También se indica que, por lo general, en la primera unión los hombres son, en promedio, cinco años mayor que las mujeres.

La información fue recopilada durante 2015, con entrevistas a 600 mujeres que estuvieron embarazadas en el 2012, cuando tenían menos de 18 años, y que asistieron a controles prenatales.

Causas y efectos

La situación de pobreza, ser víctima de violencia intrafamiliar, la falta de acceso a la educación y, en algunos casos, las costumbres, son algunas de las causas de las uniones tempranas, según los investigadores, y la consecuencia son los embarazos en niñas y adolescentes.

Simán asegura que este es un problema que se ve con naturalidad y se acepta, por lo que se debe trabajar para que las comunidades comprendan que las niñas “tienen derecho a ir a la escuela y a ser niñas antes de ser madres”.

Entre las encuestadas se cuentan cinco niñas de 12 años que resultaron embarazadas y cuyas parejas tienen entre 15 y 50 años.

“Un 51% de quienes embarazan a niñas de 12 años les doblan o triplican la edad”, afirma el estudio.

Para Simán, el cambio en la legislación, que incrementó la edad del matrimonio a los 18 años, es necesario pero no suficiente, pues el Gobierno debe trabajar para erradicar la pobreza y ofrecer educación a las mujeres.

Maternidad precoz

  • La encuesta de Unfpa refleja la situación de niñas y adolescentes en el país.
  • La edad  promedio de la primera relación sexogenital es de 15 años.
  • La edad  promedio del primer embarazo es de 16 años en ladinas y mestizas.
  • De las  entrevistadas, nueve de cada 10 respondió haber estado casada o unida alguna vez.
  • El 56.47%  de las participantes dijo no haber recibido información sobre cómo prevenir un embarazo.
  • Entre las entrevistadas, nueve de cada 10 adolescentes no utilizó ningún método de planificación familiar durante la primera relación sexual.
  • Solo el 20 por ciento de mujeres entrevistadas, ladinas, indígenas y mestizas, quería ser madre.

Ministerio de Salud

El viceministro de Atención Primaria, Rodolfo Zea, manifestó que desde las unidades de Salud se hacen las denuncias en casos de menores embarazadas, pero debido a que se trata de un problema cultural, los salubristas han sido amenazados.

“Necesitamos el apoyo de la Procuraduría de los Derechos Humanos y del Ministerio Público para que nos acompañen, porque en muchos casos el personal de salud vive en la misma comunidad y también se pone en riesgo la vida de su familia”, dijo el funcionario.