Comunitario

Cómo evitar ser estafado al comprar un vehículo

Debido a que decenas de guatemaltecos han sido víctimas de vendedores de vehículos en el país, se aconseja a los compradores que antes de hacer la negociación soliciten al vendedor un expertaje, realizado por la Policía Nacional Civil (PNC) en la capital, Quetzaltenango, Petén y Zacapa.

Por Byron Rolando Vásquez

Un técnico de la Deic verifica que la identificación del vehículo sea la correcta. (Foto Prensa Libre: Cortesía PNC)
Un técnico de la Deic verifica que la identificación del vehículo sea la correcta. (Foto Prensa Libre: Cortesía PNC)

Un vehículo robado en Estados Unidos y México puede ingresar al país de forma irregular y aquí se se borran los registros en el chasis y motor, además se generan de manera ilícita nuevos documentos, los cuales para el comprador pasan inadvertidos.

Los documentos una vez falsificados por expertos, solo son detectados por los técnicos de la PNC. De tal manera que el comprador es presa fácil de quienes se dedican a estafar a las personas por medio de la referida práctica.

Las estructuras que se dedican a este tipo de negocio borran los datos del vehículo y pegan una nueva identificación que coincide con la nueva documentación y así proceden a comercializarlo.

Cambian autos robados en subastas

Otra forma utilizada por estas bandas dedicadas a trasegar con bienes robados es comprar automóviles en las subastas, y de ahí obtienen un carro robado similar al comprado. La manera de operar es trasladar las piezas de identificación del auto legal para el adquirido de forma irregular. De esta forma obtienen documentos en la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) para comercializar el automotor.

Para los técnicos que llevan a cabo los expertajes, en la 13 calle y 13 avenida de la zona 1, la compra de un automóvil usado implica riesgos para el patrimonio del comprador porque al momento de establecer que tiene irregularidades se decomisan los bienes y pierden su dinero.

Entre los hallazgos más comunes descubiertos a la hora de realizar  la inspección están:

  • Alteración o "injerto" en el chasis y el motor.
  • Cambio de color.
  • Placas troqueladas.
  • Irregularidades en el número de chasis  y motor alterado.
  • Carencia del Número de Identificación del Vehículo (VIN, en inglés).

¿Qué es el VIN?

Este registro está conformado por 17 dígitos alfanuméricos (pueden ser letras y/o números), el cual está grabado en varias partes del vehículo y regularmente en el chasis.

Estos números están estructurados de tal forma que proporcionen a los técnicos una plena identificación del automotor, como por ejemplo quién lo fabricó, la marca y el país donde se ensambló.

Para los expertos, el VIN es como la radiografía del automotor, porque indica cuántas puertas tiene el carro, de qué tipo es  -sedán, camioneta o picop-, además del cilindraje, el año y modelo, entre otras cosas más.

Después de verificar la identificación del vehículo, los datos son ingresados a una plataforma conectada con la SAT, allí aparece sí el automotor se encuentra solvente ante el Registro Fiscal de Vehículos, o bien tiene irregularidades.

El jefe  interino de la  sección contra Hurto y Robos de Vehículos,  Josué Reynoso, indicó que el año pasado en el área de control de expertaje, se decomisaron 78 automóviles y 20 motocicletas por varios ilícitos. Mientras que en Petén fueron dos autos; en Quetzaltenango 68 carros y dos motos, y Zacapa 13 vehículos y una motocicleta; lo que hace un total de 161 automotores y 23 motocicletas.

Servicio es gratis

Este servicio es gratuito y se informa al público que realiza esta diligencia que no se deje engañar por personas que les manifiestan que les facilitarán el trámite. Solo los delegados en la sede de control de expertaje de la  PNC dan los  números para realizar la inspección sin costo.

Se sugiere a la población que cuando compre un automóvil sea cauta, no confíe en gangas y busque el centro de expertaje de PNC más cercano.