Comunitario

Educación pública está en crisis, según informe de PDH

Incumplimiento de la gratuidad, infraestructura deteriorada y falta de inmobiliario son los principales hallazgos que se muestran en el informe preliminar sobre la educación pública, efectuado por la PDH.

Por Geldi Muñoz Palala

Estudiantes de escuelas oficiales reciben clases en instalaciones inapropiadas (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).
Estudiantes de escuelas oficiales reciben clases en instalaciones inapropiadas (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Abner Paredes, defensor de la Juventud, de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH), señaló que del 12 de enero al 26 de febrero de este año supervisaron 415 establecimientos de los niveles preprimario, primario, básico y diversificado de 21 departamentos, en los cuales constataron las carencias de la educación pública.

Paredes refirió que en 62 de los centros educativos supervisados realizan un cobro por concepto de inscripción, y en 353 planteles las autoridades manifestaron que no hacen recaudaciones, pero los padres de familia se organizan para colaborar económicamente y cubrir las necesidades de los centros educativos.

El defensor resaltó que en 2015 los centros educativos no recibieron el 50 por ciento del Fondo de Gratuidad, y que se desconocen las medidas que se tomarán para solventar lo adeudado.

La PDH constató que hay escuelas que no cuentan con Organización de Padres de Familia (OPF), por lo que el 50 por ciento de los centros educativos carecen de los recursos económicos correspondientes al Fondo de Gratuidad y programas de apoyo.

Héctor Canto, viceministro técnico de educación, refirió que a la fecha aún hay pendientes aproximadamente 4 mil escuelas de conformar las OPF, requisito indispensable para recibir el aporte para refacción y útiles escolares.

Instalaciones

Respecto a la infraestructura de los centros educativos, la PDH señaló que está dañada en la mayoría de escuelas monitoreadas, en todos los niveles, ya que se necesitan reparaciones mayores, en especial en techos, ventanas, puertas, sistema eléctrico, tubería para agua potable, pisos y sanitarios.

El informe señala que los centros educativos de los departamentos que fueron afectados por terremotos y sismos en 2012 —San Marcos, Suchitepéquez y Retalhuleu—, poseen mayor daño en la infraestructura; incluso, al momento de la supervisión se constató que en varios edificios existen paredes a punto de desplomarse.

En cuanto al mobiliario, el 70 por ciento de los escritorios están en regular o mal estado, y se recurre a reparar algunos con piezas de los que están inservibles, mientras que en casos extremos los estudiantes reciben clases en el suelo.

El defensor señaló que es importante plantear que muchas la carencias se deben al tema  presupuestario, y que las autoridades actuales revisan el presupuesto para hacer adecuaciones, sin embargo esperan que las área prioricen sean las referidas por la PDH.

El viceministro Canto indicó que desarrollarán un censo de infraestructura escolar que irá de la mano con el de empleados públicos, para determinar cuántas aulas necesitan reparaciones y qué inmobiliario se necesita. Este censo se podrá realizar en el segundo semestre de este año, afirmó.