Rastros funcionan sin licencia sanitaria

Ninguno de los siete rastros municipales que funcionan en Sololá cuenta con la licencia que otorga el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (Maga) para garantizar la inocuidad de productos cárnicos.

Por Édgar René Sáenz

Destazadores de la cabecera de Sololá faenan una res en el suelo del rastro municipal.
Destazadores de la cabecera de Sololá faenan una res en el suelo del rastro municipal.

Los destazaderos aún no aplican medidas apropiadas para que el Maga les extienda la licencia sanitaria respectiva.

Persiste la práctica de utilizar inmuebles y equipo inapropiados para el sacrificio del ganado, y el destace y manejo de la carne no es sanitario.

En Nahualá, Santa Lucía Utatlán, Santiago Atitlán, San Lucas Tolimán, San Juan La Laguna, San Pedro La Laguna, y en la cabecera existen rastros que abastecen a los 19 municipios de Sololá.

Karina Reyna, epidemióloga del Maga, informó que para que se les extienda la licencia, las municipalidades y particulares deben garantizar la inocuidad de la carne.

“Hasta la fecha ningún rastro cuenta con licencia, debido a que se debe cumplir con un proceso para evitar contaminación de los animales y el producto cárnico”.Karina Reyna, delegada del Maga en Sololá.

Señaló que algunas comunas ya empezaron el trámite, pero deben cumplir con todo lo que establece el Reglamento de Rastros para Bovinos, Porcinos y Aves.

Medidas parciales

Andrés Iboy, alcalde de la cabecera, indicó que mientras buscan un terreno apropiado para la construcción del nuevo rastro, en el actual se instaló una planta de tratamiento de aguas residuales y trabajan con carniceros para tecnificar el destace.

El jefe edil de San Juan La Laguna, Rodolfo Pérez, dijo que la Comisión Municipal de Salud y Medioambiente trabaja en el asunto del rastro.

El alcalde de Santiago Atitlán, Tomás Chiviliú, expuso que hacen lo posible por tener un rastro que cumpla las medidas de salubridad.

Diego Ixmatá, alcalde de San Pedro La Laguna, expuso que ya construyeron un edificio pequeño con lo que la ley establece, pero aún faltan ajustes.