Hemeroteca

Condenan a tres militares y a un sacerdote por crimen contra monseñor Gerardi

Fue noticia el 8 de junio de 2001 la condena de tres militares y un sacerdote por la muerte del obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Guatemala, monseñor Juan José Gerardi Conedera. 

Por Hemeroteca PL

Titular de Prensa Libre del 9 de junio de 2001. (Foto: Hemeroteca PL)
Titular de Prensa Libre del 9 de junio de 2001. (Foto: Hemeroteca PL)

El 26 de abril de 1998, la Iglesia Católica se vistió de luto: monseñor Juan Gerardi Conedera había sido asesinado en el interior de la casa parroquial de la iglesia San Sebastián, dos días después de haber presentado el Informe Guatemala Nunca Más, Recuperación de la Memoria histórica, REHMI.

El documento denunciaba atrocidades del Ejército durante el conflicto armado interno.

Surgieron varias hipótesis sobre el hecho, como que había sido crimen pasional o político, delincuencia común, o que Balú, el perro del sacerdote Mario Orantes, lo había atacado. Orantes vivía en la casa parroquial junto con Gerardi.



Monseñor Gerardi fue asesinado dos días después de haber presentado el Remhi el 24 de abril de 1998. (Foto: Hemeroteca PL)
Monseñor Gerardi fue asesinado dos días después de haber presentado el Remhi el 24 de abril de 1998. (Foto: Hemeroteca PL)


Los dos primeros sospechosos fueron Orantes, ya que mandó a lavar la escena del crimen y no avisó a las autoridades sino horas después, y la doméstica, Margarita López, por encubrimiento. Tras la investigación fueron señaladas como sospechosas 17 personas, 12 militares y cinco civiles.

Detención

El 20 de enero del 2000 fueron capturados los militares Byron Lima Estrada, Byron Lima Oliva (hijo de Lima Estrada) y el especialista del Ejército Obdulio Villanueva, de quien un testigo declaró en el juicio que estaba detenido en la cárcel de Antigua Guatemala y que salió ese día para cometer el crimen.

Tres fiscales dirigieron la investigación: Otto Ardón, quien renunció por presiones, y dejó el caso a Celvin Galindo, quien argumentó que el crimen era político. Este tuvo que irse del país por amenazas de muerte, y Leopoldo Zeissig llevó el caso hasta el final.



Escena del crimen de monseñor Juan Gerardi en el interior de la casa parroquial de San Sebastián, zona 1 el 26 de abril de 1998. (Foto: Hemeroteca PL)
Escena del crimen de monseñor Juan Gerardi en el interior de la casa parroquial de San Sebastián, zona 1 el 26 de abril de 1998. (Foto: Hemeroteca PL)


Tribunal Resuelve

El 8 de junio de 2001 el Tribunal Tercero de Sentencia condenó a Byron Miguel Lima Oliva, Byron Disrael Lima Estrada y a José Obdulio Villanueva, a 30 años de prisión por el delito de ejecución extrajudicial, y al sacerdote Mario Orantes Nájera a 20, por complicidad, al determinarse su participación en un plan político para asesinar a monseñor Juan Gerardi.

Luego de declarar la improcedencia de tres incidentes de la defensa, el tribunal determinó que la participación delictiva de los Lima y Villanueva se encuadra en la conducta de coautores del asesinato de Monseñor Gerardi el 26 de abril de 1998.

Aunque se estableció que no fueron los autores materiales, según el tribunal sí sabían del hecho, y tuvieron dominio y participación del mismo, además de haber planificado la ejecución del obispo auxiliar.



Obdulio Villanueva, ya fallecido; Byron Lima Oliva y su padre Byron Disrael Lima Oliva durante el juicio en su contra por el asesinato de Gerardi. Los tres fueron declarados culpables.  (Foto: Hemeroteca PL)
Obdulio Villanueva, ya fallecido; Byron Lima Oliva y su padre Byron Disrael Lima Oliva durante el juicio en su contra por el asesinato de Gerardi. Los tres fueron declarados culpables. (Foto: Hemeroteca PL)


Por ese motivo, por unanimidad fueron sentenciados a 30 años de prisión inconmutables, mientras que a Lima Oliva se impuso dos años adicionales, por el delito de falsificación de documentos. 

Por su parte, el sacerdote fue condenado a 20 años de prisión, al señalar que se demostró su complicidad en el crimen. "Se estableció que Orantes Nájera sabía lo que estaba ocurriendo, fue cómplice de ese ilícito y por ello intencionalmente no avisó a las autoridades", expresa la sentencia. 

Sin embargo, el tribunal no encontró elementos que determinaran la participación de la empleada doméstica Margarita López en el crimen, por lo que fue absuelta del cargo de encubrimiento, y se ordenó su inmediata libertad.



El sacerdote Mario Orantes cumplió una parte de su condena al aplicársele la redención de pena. (Foto: Hemeroteca PL)
El sacerdote Mario Orantes cumplió una parte de su condena al aplicársele la redención de pena. (Foto: Hemeroteca PL)


Móvil político

En el análisis jurídico los jueces hicieron hincapié en que el móvil político fue el contexto del asesinato de monseñor Gerardi. A criterio del tribunal, su muerte fue resultado del trabajo que llevó a cabo en el informe "Recuperación de la Memoria Histórica, Remhi", documento que recopila las violaciones a los Derechos Humanos cometidas duranteel conflicto armado interno.

El Remhi señala a varios militares, entre ellos Lima Estrada. 

"Se determina que fue un móvil político, porque anteriormente se vigiló y persiguió a monseñor Gerardi, y luego se planificó y ejecutó su muerte violenta, en la cual se presume que participaron otros miembros del Estado Mayor Presidencial", destacó el fallo emitido por el tribunal.

Destino de los condenados

Los culpables por el crimen de Gerardi tuvieron destinos diferentes. Obdulio Villanueva murió decapitado en un motín en la cárcel del Preventivo de la zona 18, en febrero del 2003; Lima Estrada salió libre, por redención de pena, al igual que Orantes. Lima Oliva se encuentra aún se encuentra purgando su condena y es procesado por estar involucrado en una red ilegal de traslado de reos dentro del centro de detención de Pavoncito.

La autoría intelectual del crimen contra Gerardi no ha sido esclarecida.

Cronología de los hechos

  • 26 de abril de 1998:  Monseñor Juan Gerardi Conedera es asesinado.
  • 29 de abril de 1998: Los expertos del FBI señalaron que la escena del crimen había sido contaminada.
  • 22 de julio de 1998: Detienen al padre Orantes por sospechas de complicidad y de haber limpiado la escena del crimen.
  • 2 de diciembre de 1998: Renuncia el fiscal Otto Ardón por presiones, ya que su hipótesis de que el crimen era pasional no convenció y lo acusaban de favorecer a los militares.
  • 17 de septiembre de 1998: Se exhuma el cadáver del Obispo Gerardi, por sugerencia del forense español José Reverte. Tenía la teoría de que el perro Balú, del padre Orantes, lo había atacado y causado las heridas en el cráneo.
  • 4 de enero 1999: Asume Celvin Galindo en lugar de Otto Ardón. Galindo es quien le da otro móvil a la investigación y lo direcciona al crimen político.
  • 23 de marzo de 1999: El juez asignado Henry Monroy abandona el cargo por amenazas y asume Flor de María García Villatoro, quien deja claro que no aceptará presiones.
  • 26 de abril 1999: A un año de la muerte del prelado, miles de personas acuden a la conmemoración; días antes, El Vaticano pide a Alvaro Arzú que aclare el caso.
  • 8 octubre de 1999: Celvin Galindo renuncia por amenazas, ya que cuando regresó de Estados Unidos con las pruebas de ADN hechas a 17 personas, aparece un nuevo testigo que acusa directamente a los militares.
  • 15 de Octubre 1999: Asume como nuevo fiscal Otto Zeissig, quien continúa la investigación hasta el final.
  • 20 de enero del 2000: Son capturados Lima Estrada, LIma Oliva y Obdulio Villanueva, vinculados con el asesinato de monseñor.
  • En febrero del 2000: fue recapturado Mario Orantes por complicidad en el crimen; anteriormente había estado 7 meses en prisión acusado de complicidad.
  • En el 2001: comienza el juicio contra los militares y el sacerdote.
  • 8 de junio del 2001: El tribunal Tercero de Sentencia condena a los 3 militares por ejecución extrajudicial y al sacerdote Mario Orantes a 20 años. La empleada doméstica Margarita López es absuelta. 




Lectura de la sentencia por el asesinato de Monseñor Juan Gerardi. (Video: tomado de Youtube)