Hemeroteca

Guantánamo, tierra de torturas

La Base Naval estadounidense de Guantánamo, ubicada en Cuba, funciona desde el año 2001 como cárcel para prisioneros relacionados con el terrorismo. Ha despertado opiniones encontradas por su legalidad y casos de violación a los derechos humanos.

Por Néstor Galicia

Detenidos en una de las celdas en Guantánamo, Cuba en 2012. (Foto Prensa Libre: AP)
Detenidos en una de las celdas en Guantánamo, Cuba en 2012. (Foto Prensa Libre: AP)

El territorio que ocupa la base naval perteneciente a Estados Unidos se encuentra al sur de la Isla. A finales del siglo XIX se producen los segundos intentos de independencia cubana de España, en ese momento Estados Unidos interviene militarmente y tras la firma de un  acuerdo obtiene el control de Cuba. En 1902 se establece la Base Naval en la provincia de Guantánamo, lugar en el que se mantiene hasta nuestros días.

A raíz de los atentados del 11 de Septiembre de 2011 contra Estados Unidos, el gobierno del presidente George W. Bush inició movimientos armados en Oriente Medio para contrarrestar las acciones de los grupos terroristas. En estas acciones, en su mayoría en Afganistán, fueron capturadas cientos de personas por sus presuntos vínculos con el régimen talibán o con la red terrorista Al Qaeda.

Bush determinó que serían trasladadas a la Base de Guantánamo, que pasó a convertirse en una prisión.

Un primer grupo de 21 prisioneros talibanes procedentes de Afgnanistán arribó a la nueva prisión el 12 de enero de 2002. Vestidos con ropas color naranja, encadenados y escoltados por soldados ingresaron a la prisión, de acuerdo con lo que observaron varios periodistas desde el lado cubano de Guantánamo. En sus primeros meses de funcionamiento ya albergaba a 100 prisioneros.

La comunidad internacional y en especial las organizaciones de derechos humanos veían con preocupación la disposición de Estados Unidos de ubicar a prisioneros que no estaban considerados como prisioneros de guerra sino como “combatientes ilegales”, existiendo un vacío legal o “agujero negro jurídico”.

Las denuncias por malos tratos no se hicieron esperar, algunos presos intentaron suicidarse. El Comité Internacional de la Cruz Roja, el único grupo independiente al que se le ha permitido visitar a los detenidos, criticó las condiciones de los reclusos, algo que no es muy frecuente en la historia de dicha organización humanitaria.





Estados Unidos tuvo que crear marcos jurídicos para garantizar procesos legales enmarcados en el derecho internacional, lo cual generó disputas entre las mismas autoridades. En 2004 fue creado un Tribunal para enjuiciar a tres sospechosos por terrorismo, luego de que la Corte Suprema fallara que los presos de la base cubana deberían de tener acceso a los tribunales civiles estadounidenses para apelar sus detenciones.

Estos procesos serían los primeros juicios militares contra prisioneros desde la Segunda Guerra Mundial.  Al año siguiente Amnistía Internacional (AI) denunció la violación de los derechos humanos en las cárceles norteamericanas en el exterior especialmente en Abu Ghraib en Irak, al publicarse fotografías de soldados abusando de los reclusos, además de la aplicación de la tortura en interrogatorios. 



Las celdas de Guantánamo son llamadas Campo de Rayos X, no tienen paredes. (Foto Prensa Libre: AP)
Las celdas de Guantánamo son llamadas Campo de Rayos X, no tienen paredes. (Foto Prensa Libre: AP)


Cierre

La carrera por las elecciones presidenciales en Estados Unidos en 2008 pusieron en el debate  el cierre de la cárcel, ante la solicitud de la ONU y las organizaciones sociales por la incertidumbre de la situación jurídica de los 500 presos que permanecen recluidos y la violación de sus derechos humanos.

El actual presidente norteamericano, Barack Obama, ofreció en su campaña el cierre de Guantánamo, cosa que cumplió en sus primeros días de gestión, al firmar el 22 de enero de 2009 la primera de una serie de órdenes ejecutivas para el cierre de la prisión en un plazo de un año y la revisión de los procedimientos de detención e interrogatorio.

El proceso ha sido largo por la oposición del Congreso a trasladar a los reos a cárceles en territorio norteamericano y en estos días se efectúan los procesos y se hacen los arreglos finales y ratificación por el Congreso para el cierre definitivo.