Hemeroteca

Terrorismo: bombazo en el Parque Central

El 5 de septiembre de 1980 un ataque terrorista sacude la capital, una bomba fue detonada en las cercanías del Palacio Nacional. Decenas de personas huyen despavoridas por las calles del centro. 

Por Néstor Galicia

Era una mañana típica de viernes en el Parque Central, con lustradores, señoras de compras en el mercado, vendedores ambulantes y niños jugando. A las 9.35 horas, una fuerte explosión estremeció el centro de la capital, la cual se sintió a varias cuadras.

La edición de Prensa Libre del 6 de septiembre de 1980 titulaba Avalancha terrorista contra la manifestación de mañana  e ilustraba destrozos causados por  una bomba en el Parque Central.

Ese año presidía el Ejecutivo  el general Fernando Romeo Lucas García, quien había endurecido la lucha contrainsurgente.

Parte de su estrategia era sumar apoyo popular por medio de manifestaciones contra el comunismo y la subversión.

Precisamente, dos días después del atentado se tenía programada una concentración en el lugar convocada por organizaciones pro gobierno.



Titular de Prensa Libre del 6 de septiembre de 1980.  (Foto: Hemeroteca PL)
Titular de Prensa Libre del 6 de septiembre de 1980. (Foto: Hemeroteca PL)


La explosión se sintió a varios kilómetros a la redonda. Dejó al menos siete personas muertas y decenas de heridos. Fue imposible recuperar los restos de varias personas.

La escena  era dantesca: vehículos destrozados, restos humanos esparcidos, árboles caídos y ventanas de edificios y comercios rotos.

No se sabe  si el ataque se ejecutó conforme lo planificado, ya que se dice que la bomba debía estallar cerca del despacho de Lucas. La acción destructiva fue atribuida  al Ejército Guerrillero de los Pobres, activo en esa época.



Muchas personas que estaban cerca del parque central huyeron presas de pánico, por la explosión de la bomba terrorista. (Foto: Hemeroteca PL)
Muchas personas que estaban cerca del parque central huyeron presas de pánico, por la explosión de la bomba terrorista. (Foto: Hemeroteca PL)


Dos años después de ese atentado  hubo otro en el que se dinamitó un puente en Huehuetenango, pero en los años 1989 a 1994 los atentados se enfocaron en la destrucción de puentes, carreteras y torres de telefonía y electricidad.

Daño a patrimonio

El Palacio Nacional de la Cultura, objetivo del atentado en 1980, sufrió daños considerables.  Los  vitrales, creados por Julio Urruela entre 1940 y 1945 sobre la historia del país, fueron destruidos.



Incalculables fueron los daños provocados por la explosión en el Palacio Nacional, sobre todo en los vitrales que tienen un valor histórico y artístico. (Foto: Hemeroteca PL)
Incalculables fueron los daños provocados por la explosión en el Palacio Nacional, sobre todo en los vitrales que tienen un valor histórico y artístico. (Foto: Hemeroteca PL)


La restauración de los vitrales del balcón tardó varios años.  En la actualidad, Mohamed Estrada está a cargo de la conservación del Palacio.



Tras estar en restauración varios años, los vitrales hoy aparecen intactos. (Foto: Hemeroteca PL)
Tras estar en restauración varios años, los vitrales hoy aparecen intactos. (Foto: Hemeroteca PL)


Cultura y Deportes informó en el 2016 que la restauración de los vitrales continúa, ya que todavía es notorio el daño en los que ilustran la literatura guatemalteca.