Internacional

Cuba ha sido visitada por tres Papas

El papa Francisco es el tercer pontífice católico que visita Cuba. Anteriormente lo hicieron Benedicto XVI y Juan Pablo II.    

Por La Habana/AP

<em>Francisco, Benedicto XVI y Juan Pablo II forman parte de la historia de Cuba. (Fotos: Hemeroteca PL).</em>
Francisco, Benedicto XVI y Juan Pablo II forman parte de la historia de Cuba. (Fotos: Hemeroteca PL).

Este es un recorrido a lo que se espera tras la llegada del Papa Francisco a la Isla este 19 de septiembre y lo que sus predecesores hicieron:

  • Francisco

El Papa arribará el 19 de septiembre en una visita de cuatro días. Oficiará una misa en la Plaza de la Revolución, la principal plaza de La Habana, el domingo por la mañana y por la tarde visitará a sacerdotes, miembros de órdenes religiosas y seminaristas en la Catedral capitalina.

El lunes oficiará otra misa en la ciudad de Holguín, al este, y una tercera el martes en el santuario de la Virgen de la Caridad del Cobre, en las afueras de Santiago, en el extremo oriental de la Isla. Después de visitar la catedral de Santiago partirá a Estados Unidos.

  • Benedicto XVI

Benedicto XVI visitó Cuba tres días del 26 al 28 de marzo del 2012, durante un nuevo período de transición bajo el gobierno de Raúl Castro.

El presidente lo recibió a su llegada y asistió a una misa papal en Santiago para festejar el 400 aniversario del descubrimiento de la imagen de la Virgen de la Caridad del Cobre, la santa patrona de Cuba.

Benedicto ofició también una misa en La Habana y se reunió con el ex presidente Fidel Castro.

El pontífice exhortó a los cubanos a “revitalizar su fe” y a que se afanen por “construir una sociedad renovada y abierta, una sociedad mejor, más digna de la humanidad”.

Hizo el llamamiento en Santiago, la segunda ciudad más importante de la Isla y de donde son oriundos los hermanos Castro.





  • Juan Pablo II

Juan Pablo II hizo la primera visita papal a la Isla del 21 al 25 de enero de 1998. Se encontró con el entonces presidente Fidel Castro, visitó un centro de leprosos y habló con líderes religiosos.

Ofició misas en las ciudades de Santa Clara, Camagüey, Santiago y La Habana, en la Plaza de la Revolución.

A un costado de la Biblioteca Nacional, que se encuentra junto a la plaza, se erigió una gigantesca imagen del Sagrado Corazón de Jesús para que sirviese de fondo al altar papal.

La visita de Juan Pablo es considerada un paso importante en el proceso de apertura gradual que desembocó en la reciente reanudación de relaciones con Estados Unidos.

Durante un discurso Juan Pablo dijo su recordada frase de que Cuba debía “abrirse al mundo y el mundo abrirse a Cuba”.