Internacional

Honduras embarga 42 propiedades a narcotraficantes

Las fuerzas de seguridad de Honduras ejecutan la operación Sultán, con la que buscan embargar 42 propiedades de integrantes de la banda criminal vinculada con la red hondureña los Valle, cuyos integrantes fueron extraditados entre el 2014 y el 2015 a Estados Unidos por narcotráfico.

Por Tegucigalpa/EFE

Empleados del Ministerio Público de Honduras participan en la "operación Sultán". (La Prensa).
Empleados del Ministerio Público de Honduras participan en la "operación Sultán". (La Prensa).

Los 42 bienes “de origen ilícito”, situados en Tegucigalpa y en la ciudad sureña de Cholutea, pertenecían a la organización criminal denominada Los Pintos.

Esta banda, cuyos cabecillas no fueron detenidos, operaba como un “subcartel”  de los Valle Valle, señalado por el gobierno estadounidense como la principal banda de Honduras dedicada al tráfico de cocaína.

El cartel de los Valle Valle fue desmantelado en estos últimos dos años y sus cabecillas fueron detenidos y extraditados a Estados Unidos, donde enfrentan cargos por narcotráfico.

Durante el operativo se “aseguraron (decomisaron) 42 bienes de origen ilícito a la organización criminal denominada Los Pinitos”, dijo la fiscalía en un comunicado.

Los integrantes de la banda Los Pintos están acusados de “cometer delitos como tráfico de drogas y lavado de activos. Además se ha logrado determinar algunos lazos de esta organización con el cartel de los Valle Valle” , añadió.

La fiscalía divulgó fotos de algunas de las propiedades incautadas, entre las cuales dos viviendas, una distribuidora de agroquímicos y una estación de combustible.

El gobierno hondureño emprende una ofensiva contra los carteles y bandas de narcotraficantes que utilizan al país centroamericano para transportar cocaína a Estados Unidos.

Según el presidente Juan Orlando Hernández, siete de cada diez muertes son atribuidas al narcotráfico, y Honduras registra 60 homicidios por cada cien mil habitantes, equivalente a más de seis veces la tasa mundial de 8.9 fijada por la Organización Mundial de la Salud  (OMS) .