Guatemala

Obras millonarias quedan abandonadas

Al menos Q114.2 millones se han invertido en obras cuya construcción ha quedado incoclusa o bien fueron terminadas, pero se encuentran sin uso, en varios departamentos del país.

Por MIGUEL LÓPEZ Y CORRESPONSALES

Construcción de la primera fase de alcantarillado de Antigua solo avanzó parcialmente y no se sabe cuándo será retomada.
Construcción de la primera fase de alcantarillado de Antigua solo avanzó parcialmente y no se sabe cuándo será retomada.

Entre los proyectos hay viaductos, mercados, terminales de buses, una comisaría, un hospital y una escuela. Las razones de que no se utilicen van desde litigios judiciales hasta la resistencia de grupos a la autoridad edil.

En Sacatepéquez

En Antigua Guatemala, los trabajos de construcción de la Comisaría 74 de la Policía Nacional Civil, en Antigua Guatemala, Sacatepéquez, se encuentran en abandono y en litigio, al igual que la edificación de la red Drenaje Combinado Sur, que fueron proyectadas a Q9.9 millones y casi Q40 millones, respectivamente.

El edificio para la Comisaría 74 fue asignado a una constructora en el 2009, pero desde hace casi tres años quedó suspendida, por lo que algunos bienes del inmueble han sido saqueados.

El edificio se encuentra en la 4a. avenida norte y Calle de las Ánimas, de la ciudad colonial, proyectado a un costo de Q9 millones 992 mil 523.57.

La obra fue asignada durante el gobierno de Álvaro Colom (2008-2012) a la oenegé Asociación para el Desarrollo de Punta de Palma (Adepa), que contrató a la empresa Constru-Proyectos Universales, S. A., pero, por diferencias en asignación de fondos, los trabajos quedaron abandonados y ahora el caso está en un juzgado.

La gobernadora de Sacatepéquez, Teresa de Jesús Chocoyo, reconoce que hay saqueos en ese edificio, al grado que han sido robadas vigas de madera y parte de la estructura.

La funcionaria indicó que no pueden resguardar el edificio porque cometerían ilegalidad, debido al proceso que se lleva en los tribunales.

Arkel Benítez, viceministro de Prevención del Delito, del Ministerio de Gobernación, aseguró que a solicitud de la sociedad civil ha dado seguimiento al caso.

Mainor del Cid Lima, subjefe de la Comisaría 74, expresó que actualmente pagan alquiler por el inmueble que ocupan.

Refirió que no pueden usar el edificio porque está inconcluso y por el proceso legal, pero considera de urgencia contar con una sede para la instalación de las oficinas y albergar al menos a 300 agentes.

Drenajes inconclusos

El Consejo Departamental de Desarrollo (Codede) de Sacatepéquez indicó que la obra Drenaje Combinado Sector Sur, de Antigua Guatemala, Sacatepéquez, valorada en casi Q40 millones, no ha sido concluida porque quedan pendientes dos de tres fases que debieron haber sido entregadas durante el gobierno de Álvaro Colom.

El director del Codede, Hugo Vásquez, afirmó que hay un proceso penal por resolver, en el cual está incluido el incumplimiento de la asignación presupuestaria para la segunda fase de este proyecto millonario, ya que la Contraloría General de Cuentas demandó al Estado por no haber desembolsado Q26 millones para 16 proyectos en Sacatepéquez, entre los cuales están los recursos para esta obra.

La primera parte de la ejecución del proyecto que consistió en la instalación de 700 metros de tubería, construcción pozos de visita y bóveda tuvo un costo de Q9 millones 999 mil 853.95 y fue ejecutada por la empresa constructora Roza, por medio de la Asociación Guatemalteca para el Desarrollo Integral (AGDI), y se hizo con recursos del Codede de Sacatepéquez.

Vásquez manifestó que la segunda fase está inconclusa porque únicamente se han pagado Q4 millones de Q16 millones para la instalación de tuberías, y está pendiente la asignación de Q5 millones para la pavimentación de más de 700 metros de un tramo entre Antigua Guatemala y la colonia San Pedro El Panorama. Además, se entregaron Q2.8 millones de los Q14 millones previstos para la tercera fase.

Aún está pendiente la tercera parte, que comprende instalación de tubería, bóvedas, pozos de visita y recepción general de las aguas, la cual estaba a cargo del desaparecido Fondo Nacional para la Paz, por lo que el Ministerio de Desarrollo Social será responsable de la obra.

El director del Codede explicó que la construcción de una planta de tratamiento de aguas servidas que fue anunciada por el entonces gobernador Marvin Barrios no es posible y no aparece en los planos.

Quetzaltenango

Viaductos están a medias

Por Carlos Ventura

La falta de fondos del Ministerio de Comunicaciones para la construcción de un viaducto en la avenida Las Américas, zona 3, Quetzaltenango, causó que esta obra no fuera terminada.

El viaducto costaría Q45 millones, de los que se sabe que se pagó el 40 por ciento —Q18 millones—.

La obra incluía el recapeo de la 4a. calle de la misma zona, lo cual tampoco se ha hecho.

El presidente de los consejos y alcaldes comunitarios de Quetzaltenango, Pablo Huinac, manifestó que el alcalde, Jorge Barrientos, debe exigir al Gobierno que termine la obra, para que la inversión no quede en vano.

SIN USO

En Salcajá, un viaducto que se construyó a un costo de Q6.7 millones, en el kilómetro 193 de la ruta a Xelajú, se encuentra sin uso desde el 2006 porque no cuenta con área para dos carriles auxiliares, ya que la empresa a cargo de la obra únicamente logró un convenio verbal con la propietaria del terreno para cesión del paso. Sin embargo, ella falleció y ahora su hijo pide Q3 millones para ceder el derecho.

En marzo último llegó a Salcajá una comisión del Ministerio de Comunicaciones para hacer una inspección de la obra y reactivar los trabajos, pero a la fecha esto no se ha concretado.

Jalapa

Terminales no se usan

Por Hugo Oliva

En la cabecera de Jalapa fue construida, hace 12 años, una terminal de buses y un mercado, que costaron Q7 millones, pero hasta hoy están sin uso, mientras que en San Luis Jilotepeque se empezó a construir otra obra similar que simplemente quedó abandonada.

La comuna de Jalapa ha hecho seis intentos para hacer funcionar la nueva terminal, pero transportistas y comerciantes se niegan al traslado, pues afirman que las personas no llegarán a ese lugar porque está “muy lejano”.

Flora Antonia Pérez, vendedora del mercado de Jalapa, aseguró que si los buses se van de la antigua terminal y del mercado municipal, ellos dejan de vender sus productos, ya que son las unidades de transporte las que hacen que haya clientela en ese sector.

En San Luis Jilotepeque se inició hace dos años la construcción de la terminal.

Vecinos criticaron que las autoridades gasten millones en obras que no han sido consensuadas, no tienen financiamiento y que al final no son de beneficio para la población.

San Pedro Necta, Huehuetenango

Edificio hospitalario está suspendido

Por Mike Castillo

La construcción del Hospital Distrital de San Pedro Necta, Huehuetenango, fue suspendida hace dos años por la empresa Arcos Proyecciones, S.A., la cual fue contratada por el extinto Fondo Nacional para la Paz (Fonapaz).

Byron Zepeda, de la compañía, dijo que suspendieron los trabajos porque el Ministerio de Salud se quedó sin recursos financieros.

El alcalde Rony Galicia expuso que gestiona la conclusión de la obra, ya que los programas de Fonapaz deben ser continuados por el Ministerio de Desarrollo (Mides). Aunque personal de esta institución le indicó que todavía están en fase administrativa y documentan el caso, Galicia afirmó que se cuenta con Q15 millones para terminar. Refirió que el Mides informó la semana última que se rescindirá el contrato con Arcos Proyecciones, S.A., y la conclusión de la obra se licitará de nuevo en Guatecompras.

La construcción comenzó en diciembre del 2009 y debió haber sido entregada en diciembre del 2011, a un costo de Q38 millones, que luego subió a Q41 millones, de los que ya se pagaron Q20 millones.

Ixcán, Quiché

Mercado inconcluso

Por Óscar Figueroa

Desde hace 10 años, la Municipalidad de Ixcán, Quiché, paga Q3.5 millones al Instituto de Fomento Municipal (Infom) por la edificación un mercado en ese municipio, cuya construcción solo avanzó 40 por ciento.

La comuna adeuda Q35.2 millones —capital e intereses—, por lo que el alcalde, Carlos Cahuec Quej, pide la condonación de la deuda, ya que ese compromiso, expuso, frena el desarrollo de las 192 comunidades de este municipio, ya que impide hacer obras.

Explicó que la construcción, financiada por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), fue presupuestada en Q17 millones. Sin embargo, con los intereses el costo asciende a Q61 millones.

Cahuec indicó que pidió al Infom que le suspendieran el cobro de intereses, pero le indicaron que solo el BID puede autorizarlo.

Los trabajos fueron suspendidos en el 2004 por una constructora contratada a través de una organización no gubernamental, aunque los datos referenciales de ambas no aparecen en registros oficiales. La comuna pagó Q14 millones.

EL PROGRESO

Infraestructura de Q26 millones

Por Hugo Oliva

En Sanarate, El Progreso, fue inaugurada en marzo último la nueva terminal de buses, que tuvo un costo de Q26 millones, pero a la fecha no ha empezado a funcionar.

El vecino Enrique Palencia expresó que cuando se habilite la nueva terminal, los usuarios tendrán que caminar una gran distancia desde el centro de la población y eso ha generado resistencia.

El alcalde César Augusto Rodas dijo que se tenía estipulado abrirla oficialmente a finales de mayo o inicios de junio, pero por ahora las instalaciones permanecen cerradas.

La nueva terminal cuenta con locales comerciales y amplio parqueo para buses, pero la presión de comerciantes ha frenado su apertura.

Sacatepéquez

Inmuebles en el olvido

Por Miguel López

La inversión de unos Q5.5 millones para la construcción de un mercado y una escuela en San Juan Alotenango, Sacatepéquez, ha sido en vano, ya que el centro de comercio no ha sido puesto en funcionamiento y el establecimiento educativo no fue concluido.

El edificio de la escuela Mario Méndez Montenegro se encuentra en abandono desde el 2011, construido por la onegé Acceso al Desarrollo, a un costo de Q2 millones 544 mil 562, pero no cumplió con los requisitos, por lo que fue denunciada en los tribunales.

El mercado fue construido con un préstamo de Q3 millones, pero los locatarios se niegan a utilizarlo y prefieren instalar sus ventas en las calles, debido a que, según ellos, la población está acostumbrada a comprar en ese lugar.