Guatemala

Partidos políticos suscriben pacto cuestionado

Entre dimes, diretes y un ambiente poco amigable, los partidos políticos firmaron ayer un pacto ético político con el Tribunal Supremo Electoral (TSE), en el cual se comprometen a no agredirse, pero los analistas ponen en duda la moral de los dirigentes.

Por KAREN CARDONA Y GEOVANNI CONTRERAS

Los secretarios generales firmaron ayer un pacto  ético y de no agresión que contiene 12 compromisos, entre estos rendir cuentas mensualmente sobre las donaciones que reciban.
Los secretarios generales firmaron ayer un pacto ético y de no agresión que contiene 12 compromisos, entre estos rendir cuentas mensualmente sobre las donaciones que reciban.

Los secretarios generales de 21 de los 25 partidos inscritos en el TSE se dieron cita en la Plaza de la Constitución para firmar aquel documento.

Roxana Baldetti, del Partido Patriota (PP), evitó a toda costa cruzar miradas con Jairo Flores, secretario de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE), agrupación a la cual acusó de haber intentado sabotear la reunión efectuada el domingo último en el foro Mundo E.

Manuel Baldizón, de Libertad Democrática Renovada (Líder), llegó acompañado de simpatizantes que vestían camisolas con el símbolo de su partido, lo que generó críticas en voz baja del resto de políticos presentes sobre la falta de respeto al compromiso.

¿Tienen moral los partidos?

Sebastián Mariñas, del Partido Nacional, de Uruguay, aseguró que en su país, como en Brasil, Ecuador y Argentina, los partidos nunca han firmado un pacto ético previo al proceso electoral, porque es una práctica de “las democracias débiles”.

“Los partidos, en sí mismos, se supone deben albergar la ética como un tesoro preciado. Firmar un pacto es algo degradable, porque en todo momento el electorado debería preguntarse hasta dónde están diciendo lo que realmente piensan o sienten”, refirió Mariñas.

José Dávila, de la coalición Civismo Electoral 2011, expuso: “La suscripción del pacto es una esperanza para que se efectúen unos comicios en paz, con tranquilidad, con debates de altura y sin agresiones, y es además un factor que podría mejorar la imagen y credibilidad de los partidos políticos”.

Yesenia Álvarez, fundadora y presidenta del Instituto Político para la Libertad, de Perú, explicó que en ese país los partidos firmaron un pacto ético días atrás, pero también incluye un tribunal de honor del pacto.

No obstante, expuso que tanto el acuerdo como el tribunal “son mera formalidad, porque todos hacen lo que quieren” durante el proceso electoral.

Señalamientos nunca faltan

Después de firmar el pacto, Baldetti dijo que el compromiso público y moral es necesario para que el partido oficial se abstenga de utilizar recursos públicos para la campaña.

“Ellos tienen el dinero, los empleados, los carros y todos los recursos para hacer campaña; nosotros no”, enfatizó.

Flores intentó ignorar las acusaciones, pero al preguntarle al respecto refirió: “Nosotros no vamos a entrar en confrontación. Estamos dispuestos a cumplir con el pacto ético y con la Ley Electoral porque Guatemala se merece unas elecciones limpias y una campaña de altura”.

Jaime Martínez, de la Gran Alianza Nacional, afirmó: “Hay que reconocer, y no podemos tapar el sol con un dedo, que hemos incumplido, tal vez unos más que otros, pero hoy estamos comprometidos a cumplir”.

Harold Caballeros, del partido Visión con Valores, y Héctor Nuila, de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca, coincidieron con la opinión de Martínez.

A la firma del acuerdo no asistieron delegados de los partidos Unionista, Libertador Progresista, Socialdemócrata Guatemalteco y Bienestar Nacional.