Opinión

urbanismo y sociedad

El mundo contaminado

Alfonso Yurrita

Alfonso Yurrita

Iniciemos por explicar que la ciu- dad de Guatemala se estableció en el Valle de la Ermita, con el traslado oficial, que fue en 1776. Hasta el inicio de los gobiernos civiles, en 1985, la Plaza de Armas fue el centro cívico y político de la Ciudad. La ciudad fue planificada conforme a las ordenanzas de Felipe II, pero nunca se tomaron en cuenta los problemas de contaminación que vendrían junto a los del cambio climático. Pero todo esto pasaría a la historia con la contaminación visual, con la instalación de vallas publicitarias, con lo cual se han ido perdiendo con el tiempo sus características formales y espaciales y la ventilación de la ciudad. Esto viene desde la administración del alcalde Óscar Berger, quien liberó terrenos y espacios, con lo que se crearon esas vallas publicitarias, al permitir la posibilidad de negociar la ubicación de enormes columnas con grandes vallas en pequeños jardines y patios. El papel destructor de la contaminación visual está impactando el paisaje urbano y deteriorando el espacio construido. Son aspectos que han ido adquiriendo una mayor connotación al apropiarse de los espacios urbanos y aun de la arquitectura, debido a la falta de relaciones espacio-arquitectura. La ciudad conservaba una expresión “chata” aun desde que se implantó la ciudad jardín en Santa Clara. La cual se ampliaría hacia el barrio de Tívolí, barrios que ahora serían fuente de la graficación publicitaria a lo grande. Aun la Plaza de los Próceres, un espacio conmemorativo de la historia, está cubierto por grandes carteles publicitarios. Hay casos en que se utilizan las fachadas de las edificaciones como grandes pantallas publicitarias situando la arquitectura en un segundo plano.

Esto se realiza dentro del Espacio Tiempo. una concepción desde tiempos de la pintura cubista, donde Giedion establece una primera concepción antigua, en lo que prevalece es el espacio exterior, este sería el caso de las pirámides o los templos griegos. Y planteó una definición de la arquitectura, arte en la ciudad, basándose en el reflejo de las acciones humanas en diferentes ámbitos que influyen en su conformación, ya sea como movimiento, estilo, etc. Las vallas no cumplen estos requisitos.

Otro foco de contaminación se produce con el bloqueo del tránsito de vehículos, producto de una desorganización urbana aceptada por la municipalidad, en donde lo relativo a la ley de gravedad del tránsito ha sido omitido, en especial en lo que se refiere a que: “Cuanto mayor es la población económica en una zona X, mayor será el número de desplazamientos de las personas cuyo destino sea esta zona”. Tal como el crecimiento urbano y el uso del suelo anárquico que ha aumentado en gran medida los gases de efecto invernadero en la atmósfera, con la quema de combustibles fósiles como la gasolina, el diésel y el gas, que emiten dióxido de carbono. De igual forma, la descomposición de los basureros genera millones de toneladas de gas metano y lo mismo ocurre con el uso de fertilizantes que generan óxido nítrico. También influyen la creciente destrucción de los bosques, contaminación del agua y el cambio en el uso del suelo.

Por lo que, en lo relativo al agua, para lo cual la población tiene la intención de desarrollar una manifestación el 23 de abril, en protesta. Para el Plamabag la situación de emergencia en el Área Metropolitana sería a través de pozos, tal como se hace ahora, pero no llegan a abastecer los 13.1 m3/sg necesarios para los cuatro millones de habitantes. Dura es también la situación del Lago de Amatitlán, hoy contaminado, que se consideró otra fuente para captar agua, así como al Motagua y otros ríos.

alfonsoyurrita@yahoo.com