Salud y Familia

La vitamina C es buena, pero no contra los resfriados

Consumir vitamina C, ya sea en suplementos o en frutas ricas en este micronutriente, al contrario de lo que se piensa, no defiende al organismo contra resfriados o gripes, según aseveran estudios, pero tiene otros efectos beneficiosos.

Por Redacción Buena Vida

La fresa es una de las frutas con más contenido de vitamina C, aún más que la naranja.
La fresa es una de las frutas con más contenido de vitamina C, aún más que la naranja.

Los 29 estudios científicos que se han realizado desde la década de 1970 hasta la actualidad al tratar de confirmar esta propiedad de la vitamina C llegaron a la conclusión de que esta molécula no le "hace ni cosquillas" ni al virus del resfriado ni al de la gripe, es decir, ni acorta la duración de las infecciones del tracto respiratorio superior ni reduce sus síntomas, según el sitio elpais.com

Solo se ha encontrado una excepción: a los corredores de maratones y a los esquiadores, sometidos a un ejercicio físico intenso durante un período breve, beber un vaso de zumo de naranja (200 mililitros) les supone disminuir hasta un 50 por ciento el riesgo de constiparse, tal y como concluía una revisión de estudios sobre la vitamina C publicada recientemente en la revista The Cochrane Library.

como-combatir-4-sintomas-de-la-gripe-copia.jpg

Sin embargo, la vitamina C brinda otros beneficios para la salud. Samuel Campbell, biólogo de la Universidad de Alabama (EE. UU.), comprobó que su consumo tiene un indiscutible efecto desestresante, puesto que actúa sobre la respuesta de la glándula adrenal al estrés, al reducir los niveles sanguíneos de cortisol, la hormona que fabricamos en situaciones de emergencia y que, producida de forma crónica, puede anular nuestras defensas y exponernos a todo tipo de enfermedades.

Campbell afirma que nuestros ancestros tenían una dieta tropical rica en frutas que les aportaba una dosis muy alta de vitamina C. "La constitución fisiológica que hemos heredado podría hacer que, para mantenernos sanos en un entorno cambiante y estresante, necesitemos dosis de vitamina C mucho más elevadas de las que figuran en las cantidades diarias recomendadas", añade. La dosis diaria recomendada es de 80 miligramos.

thinkstock-fight-stress2.jpg

El consumo de vitamina C también puede beneficiar a las personas hipertensas. Científicos del Instituto Linus Pauling, de la Universidad Estatal de Oregón, demostraron que un suplemento diario de 500 miligramos de vitamina C reduce la presión arterial en pacientes hipertensos. 

"Esto aporta un modo relativamente sencillo de mantener la presión arterial de estos pacientes en niveles adecuados sin los altos costes ni los posibles efectos secundarios negativos de la mayoría de fármacos", explica el investigador Baiz Frei, que publicó sus conclusiones en American Journal of Nutrition.

  • El consumo de vitamina C tiene un indiscutible efecto desestresante, puesto que actúa sobre la respuesta de la glándula adrenal al estrés, al reducir los niveles sanguíneos de cortisol, la hormona que fabricamos en situaciones de emergencia.

Pero ahí no terminan sus propiedades. El oncólogo Chi Dang, de la Universidad Johns Hopkins, demostró hace unos años que, por su efecto antioxidante, la vitamina C bloquea la proteína HIF-1, que es la que permite que cuando falta oxígeno las células cancerígenas puedan seguir usando el azúcar en energía. En otras palabras, "el consumo de esta molécula detiene a los tumores, los deja sin fuerzas e impide que crezcan", según Chang en la revista especializada Cancer Cell.

Otro mito

Otra idea errónea es que la naranja es la fruta más rica en este micronutriente, pero no es así. Una pieza de este cítrico aporta 69 miligramos de vitamina C,  pero un tazón de fresas contiene 84.7 miligramos, una pieza de mango aporta 122.3 miligramos, media taza de chile pimiento de 107.8 miligramos y un pimiento rojo en torno a 190 miligramos.

naranja_propiedades.jpg