Sweetgreen: los 3 amigos que fundaron una empresa de comida rápida saludable que vale US$1 mil millones

Nathaniel Ru, Jonathan Neman y Nicolas Jammet descubrieron que era muy difícil encontrar comida sana y asequible en su vecindario de Washington DC. Así que decidieron resolver el problema abriendo su propio restaurante.

Nathaniel Ru, Jonathan Neman y Nicolas Jammet se conocieron en la universidad de Georgetown.
Nathaniel Ru, Jonathan Neman y Nicolas Jammet se conocieron en la universidad de Georgetown.

Trece años más tarde, se estima que su negocio, Sweetgreen, tiene un valor de más de US$1.000 millones.

Nathaniel Ru recuerda que cuando él y sus compañeros eran estudiantes en la universidad de Georgetwon, “no tenían dónde comer”.

“La comida más deliciosa, accesible y popular era por lo general la menos saludable“, dice Nicolas.

“No entendíamos por qué no teníamos otras opciones”.

A pesar de que ninguno de ellos tenía ninguna experiencia dirigiendo un restaurante y ni siquiera se habían graduado, en octubre de 2006 los jóvenes de 22 años comenzaron su plan de negocios en su habitación de la universidad.

Su idea era crear un restaurante de comida rápida que solo vendiera platos de ensalada, tanto fríos como calientes, como por ejemplo verduras al horno.

Y en vez de comprar sus productos en los supermercados los obtendrían directamente de agricultores locales para garantizar que todo estuviera lo más fresco posible.

Para verano de 2007 los tres amigos habían recaudado US$300.000 gracias a amigos y familiares.

En agosto de ese año los tres estudiantes se graduaron y abrieron el primer restaurante Sweetgreen en un pub abandonado en el área de Georgetown.

Nicolas, encargado de desarrollar el concepto, explica que habían contratado a unos pocos estudiantes, pero no los habían entrenado muy bien.

Jonathan, que es el director ejecutivo, dice que al empezar no tenían planes de abrir más que un único restaurante.

“No sabíamos que se convertiría en una cadena”, dice.

“Simplemente lo vimos como una forma de resolver un problema, porque había una gran necesidad de comida saludable. Pensamos que abriríamos un sólo restaurante y luego haríamos otra cosa“.

Pero a medida que la primera sucursal crecía en popularidad y los clientes se amontonaban en la calle haciendo cola para entrar en el restaurante los tres amigos se dieron cuenta de que habían creado un negocio que era escalable.

Así que decidieron centrar toda su atención en Sweetgreen y abrir más sucursales. Sin embargo, esto requería una inversión, algo que al principio resultó difícil.

“Durante muchos años nos resultó muy difícil convencer a la gente de que invirtiese en Sweetgreen“, dice Jonathan. “Nos veían como niños recién salidos de la universidad”.

“No teníamos un currículum que nos respaldara y la mayor parte de gente que piensa en invertir en restaurantes es muy consciente de que la mayoría suele fracasar en el primer año”.

Sin embargo, la comida rápida y saludable de Sweetgreen finalmente sedujo a empresarios de alto perfil como el jefe del supermercado Whole Foods, Walter Robb, el inversionista multimillonario Steve Case y el chef francés Daniel Boulud.

Sweetgreen tiene ahora 90 sucursales en todo Estados Unidos, y planea abrir 20 más este año. El negocio, que desde 2016 tiene sede en Los Ángeles, cuenta ahora con más de 3.500 empleados.

Si bien la compañía no quiere revelar su cifra de negocios anual, Aaron Allen, un consultor de restaurantes estadounidense, dice que se estima en alrededor de US$120 millones.

El consultor dice que Sweetgreen sabe qué es lo que la gente quiere.

“Hay una tendencia hacia la comida sana entre los millenials, y también entre los que no son millenials”, explica el consultor.

Nicolas dice que a medida que la compañía se expande cada vez están más comprometidos en comprar sólo productos de agricultores estadounidenses, a pesar de que esto significa que habrá ciertos meses y años cuando algunas frutas y verduras no estarán disponibles.

“Estamos a merced de la madre naturaleza”, dice. “Una de nuestras ensaladas más populares es la ensalada de melocotón”.

“Pero un año, la cosecha de melocotón de Estados Unidos no creció debido al mal tiempo”.

“Podríamos haber comprado melocotones de Sudamérica y haber ganado dinero, pero pensamos: si compramos melocotones es porque están en temporada y porque provienen de una región particular de Estados Unidos y de un agricultor en particular“.

“Así que le preguntamos a este agricultor: ¿qué más tienes para nosotros? Dijo que tenía arándanos y frambuesas. Así que ese año decidimos hacer una ensalada de bayas”.