Bonos por emergencia del covid-19 ya fueron colocados casi en su totalidad

El 91% de los bonos del Tesoro establecidos en dos de los decretos de emergencia aprobados por el Congreso de la República ya han sido colocados.

La deuda por la emergencia del coronavirus será financiada en su mayoría por bonos del tesoro. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).
La deuda por la emergencia del coronavirus será financiada en su mayoría por bonos del tesoro. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL).

Sin embargo, el haber adquirido el compromiso de esta deuda no significa que la ejecución de los recursos vaya al mismo ritmo, refieren expertos en economía y finanzas.

Según datos del Ministerio de Finanzas (Minfin), al 12 de octubre de 2020 la colocación total de bonos del país llegó a Q34 mil 140 millones, que corresponden a 95.62% del total aprobado.

De estos, Q19 mil 984 millones corresponden a bonos incluidos en el presupuesto para el 2020. De esa cifra ya se colocó el 100% de lo que se realiza a través de subastas y licitaciones públicas para medianos y grandes inversionistas. Solo quedan pendientes de colocar Q64.6 millones que corresponden a los Q100 millones destinados para pequeños inversionistas.

La cifra proviene del decreto 25-2018, que contiene el presupuesto del 2019 y es el mismo que sigue vigente para el 2020 debido a que no se aprobó uno para este ejercicio fiscal en el Congreso.  Alrededor de Q9 mil 254 millones (US$1 mil 200 millones) fueron eurobonos colocados en el extranjero.

Los bonos de la emergencia

De los Q15 mil 840 millones aprobados en endeudamiento por medio de bonos en los decretos de emergencia por el coronavirus —13-2020 y 20-2020 — se ha colocado el 91% que representan Q14 mil 340 millones.

Según el Minfin hacen falta colocar Q1 mil 500 millones que corresponden a los Q11 mil millones del decreto 13-2020. Estos se tratan de los bonos que tiene permitido comprar ante la emergencia el Banco de Guatemala (Banguat) y su colocación se hace a demanda, es decir cuando las entidades ejecutoras lo solicitan a través de dicho Ministerio. Por ello, no se sabe aún la fecha en que se vayan a colocar, se agregó.

Del otro decreto de emergencia, 20-2020, ya se colocaron en su totalidad los bonos por Q4 mil 840 millones.

Cargando

Tasas y plazos

Respecto a las condiciones de colocación, los Q64.6 millones referentes a pequeños inversionistas, los plazos van de 1, 2 y 3 años con tasas de 6, 6.12 y 6.25%.

El resto de las colocaciones son a más largos plazos, Q2 mil 435 millones se colocaron a 11 años, y el resto a 15 y 20 años, con tasas desde 4.60% a 7.37%. Los eurobonos (mercado internacional) estuvieron en 12 y 30 años plazo, con tasas de 5.37% y 6.12%, respectivamente.

Ejecución

La ejecución no se desarrolla al mismo ritmo, comentaron Jorge Lavarreda, analista del Cien, y el consultor en economía y finanzas, Carlos González.

Lavarreda indicó que, de la deuda por bonos aprobada con dos decretos en mención, se han ejecutado Q11 mil 160 millones.

Esa cifra representa la ejecución del 70.5% del total aprobado y referente a los bonos colocados, significa el 77%.

El analista explicó que la mayor ejecución corresponde a los bonos del decreto 13-2020 (con 79.1%).

  • Aquí se incluyen programas como el Bono familia, del cual según el sitio electrónico del Minfin se ha ejecutado 83%, al Fondo de protección del empleo le aparece una ejecución de 76% sobre Q1 mil 850 millones.
  • Del Fondo del crédito para capital de trabajo Q2 mil 730 millones ya trasladó al CHN el 70%; sin embargo, Lavarreda advierte que esa cifra solo se refiere a lo trasladado al banco y no a lo otorgado en créditos.
  • Montos para el subsidio a la energía eléctrica aparece en varios decretos. En este fueron Q270 millones que ya se ejecutaron.

Mientras que los bonos aprobados y colocados del decreto 20-2020 se lleva el 50.9% de ejecución.

Según el tablero de datos del Minfin, para la emergencia del covid-19, de los recursos provenientes de ese decreto solo se destinaron Q1 mil 360 millones. Otros montos fueron destinados para pagos de salarios o cumplimientos de pactos colectivos de trabajo en los ministerios de Salud, Educación y Gobernación, entre otros, explicó Lavarreda.

  • En infraestructura de salud, al cual se le destinaron Q30 millones, no se ha ejecutado nada. De igual forma que los Q600 millones para proyectos de reactivación económica en Consejos Departamentales de Desarrollo (Codedes).
  • En este último caso, según Lavarreda, se propuso una norma en la propuesta del presupuesto del 2021, de que se podrían continuar con la ejecución durante el próximo año.
  • De los Q370 millones para adquisición de ventiladores, pruebas covid-19 y equipo solo aparece ejecutado el 35%.
  • En este decreto también aparen Q360 millones para el subsidio de energía eléctrica, monto que ya se agotó.

 

Del total de presupuesto aprobado en cuatro decretos del Congreso, solo el 73% era para atender la emergencia del coronavirus y su impacto en varios sectores, y el 27% para gastos de funcionamientos, pagos de salarios o pactos colectivos.

Lo referente al segundo rubro es lo que más se ha ejecutado ya que son tipos de pagos que ya se hacen con regularidad, comentó el analista del Cien.

Respecto a los recursos de la emergencia, se ha visto más lenta o nula ejecución en los programas en que se requiere adquisiciones como los de riego, alimentos, equipo, infraestructura.

Sin embargo, usuarios también se quejan constantemente de retrasos para el pago de bono familia, bono de protección del empleo y otros.

Creció la deuda

El total de deuda contratada en el 2020, tanto de bonos del Tesoro como préstamos con entes internacionales, representó un crecimiento en varios indicadores.

El déficit fiscal se situó en 2.3% respecto del Producto Interno Bruto (PIB) en el 2019, en tanto para el 2020 llegó a 5.6% y para el 2021 se propone llegar a 4.1%.

El Banco Mundial, en su Informe el Costo de Mantenerse Sano refirió que la pandemia ha provocado que los países se endeuden más.  Según esa entidad, para el 2019, la deuda como porcentaje respecto del PIB, representó 26.7%, al 2020 se sitúa en 32.5 y para el 2021 se estima en 34.1.

Analistas económicos, como González, indicó que Guatemala es uno de los países que poseen más margen para el endeudamiento, sin embargo, se deben controlar esos rubros y empezar a bajar posteriormente, ya que de lo contrario podría llegar a una zona de riesgo según estándares internacionales.

González dijo además que no solo se trata de adquirir la deuda, sino que debe tener una ejecución eficiente.