Cómo funciona el complejo esquema con empresas de cartón para evadir impuestos y defraudar al fisco

Una de las prácticas consiste en crear sociedades, operarlas por un tiempo, no declarar las liquidaciones de tributos ni los movimientos contables, pero sí los cobran al consumidor.

La SAT detectó el fraude del Grupo Simply por no reportar pago de impuestos en 2017 y 2019 a pesar de haber registrado ventas y retención por medio de tarjetas de crédito. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)
La SAT detectó el fraude del Grupo Simply por no reportar pago de impuestos en 2017 y 2019 a pesar de haber registrado ventas y retención por medio de tarjetas de crédito. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca)

Un esquema piramidal interno para cometer la defraudación fiscal por unos Q150 millones pudo haber utilizado el Grupo Simply, que administra la cadena de supermercados La Barata, para apropiarse del pago de impuestos y no reportarlos al administrador tributario.

Este es el caso más grande de defraudación tributaria detectado en 2020 por las autoridades, pero las autoridades advierten sobre otros dos casos que podrían develarse en las próximas semanas.

La tipología sigue siendo construida por la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) y fiscales del Ministerio Público (MP), que realizan una auditoría de los documentos físicos, la solicitud de los estados de cuentas de los implicados, así como información a las empresas de transporte de valores para rastrear los montos de ventas en efectivo.

Todo apunta a que el monto inicialmente identificado por Q150 millones de defraudación, podría aumentar, dado el complejo sistema para la defraudación empleado.

Cruces de información

Manuel Mejicanos Jiménez, intendente de Asuntos Jurídicos de la SAT, explicó que con la intendencia de Fiscalización y el MP practican las auditorías contables, luego de la intervención a Grupo Simply, y confirmó que se empleó un esquema piramidal de malversación.

El proceso se encuentra en investigación, pero se determinó un sistema complejo para cometer el desfalco.

“Se investigó por medio del Registró Mercantil y se descubrió un cambio de representante legal, cabalmente para evitar que este permanezca mucho tiempo y que la responsabilidad le caiga a un tercero en caso de que hubiera algún problema”, explicó.

El representante legal de Grupo Simply era Francisco José Barrios Hernández, quien tiene una orden de aprehensión, y no presentó declaración de impuestos en dos períodos fiscales.

En la presentación que realizó la SAT y el MP el pasado lunes se determinó que entre 2017 y 2019, el contribuyente -Grupo Simply- tuvo ventas por el valor neto de Q427.3 millones, provenientes de retenciones practicadas por las empresas operadoras de tarjetas de crédito.

Pero al cotejar las liquidaciones de pago de impuestos se reportaron cero ventas en tarjeta de crédito como medio de pago que utilizaron los consumidores.

Es decir, hubo ventas y retención, pero no pago de impuestos a la SAT, por lo que el monto de la defraudación podría alcanzar inicialmente Q150 millones, de los cuales Q43.5 millones corresponden al IVA -12%- y Q106 millones del impuesto sobre la renta (ISR).

Como se detectó

El intendente precisó que se determinó un esquema de creación de sociedades vinculadas.

En este caso, fueron ellos mismos -Grupo Simply- los que crearon las sociedades, las operaban por un determinado tiempo, no declaraban las liquidaciones de tributos y luego las dejaban de operar no registrando movimientos contables.

La última sociedad creada fue Grupo Simply tenía representación legal de Barrios Hernández pero posteriormente pasaba toda la operación contable a una sociedad nueva, para continuar con el esquema.

“Se tuvo que apresurar la denuncia ya que se podría desbaratar, y ellos daban factura, pero no declaraban con el IVA y se lo quedaban. Por eso hay una apropiación indebida de tributos al presentar una declaración cero”, manifestó el intendente Mejicanos Jiménez.

Por otro lado, contó que cuando se requerían los documentos contables, había una resistencia a la acción fiscalizadora, y preferían pagar la multa, por lo que el seguimiento del cruce de información fue por medio de los pagos -y retenciones- con la tarjeta de crédito, las empresas transportadoras de valores y la documentación que secuestró el MP para establecer el monto de la defraudación, que “es muy probable que suba”.

Acciones en curso

El intendente explicó que se encuentra en verificación la información que secuestró el MP, la ejecución de la aprehensión del representante legal de Grupo Simply, Barrios Hernández, así como el establecimiento de la red de empresas las vinculaciones.

Por otro lado, se encuentran embargado los créditos y cuentas y se habilitó una cuenta de intervención.

“El supermercado seguirá funcionando, pero con control de los interventores”, explicó el intendente y parte de las funciones de la intervención es relacionado a la administración del personal.

El proceso se gestiona en el Juzgado Primero pluripersonal especializado en materia tributaria y aduanera.

Diseñado para defraudar

El consultor fiscal Juan Carlos Paredes, explicó que los sistemas de defraudación cuentan con estas figuras que aparentan ser corporativas con múltiples empresas, para que cada una de ellas vaya desarrollando las defraudaciones a temporales.

Es decir, hoy empieza una a empresa a funcionar, mañana otra, y se crea la pirámide de defraudación con un sistema múltiple o grupos que aparentan ser corporativas, pero no lo son en la realidad: son empresas diseñadas para poder defraudar.

Otra característica es que son empresas que no cuentan con activos, tienen temporalidad, no facturan o no hacen un reporte adecuado de impuestos y de esa forma se va defraudando al fisco apropiándose del IVA, evaden el ISR e ISO que no lo liquidan y que son afectos.

“Al no reportar todas las ventas se apropian de ese IVA que sí lo cobraron durante cierto tiempo, y también el efecto que se tiene en el ISR por no declarar la totalidad se evade el pago”, puntualizó.

Este caso similar al listado de empresas de una estructura que se creó para defraudar con el crédito fiscal, pero en el caso particular fue un sistema que se formó a lo internó como lo señaló el MP y el administrador tributario.

Insistió en que esos sistemas los debe combatir la SAT con el cruce de información que se pueda tener en el tiempo, comentó el experto.

Auditorías de extremos

Donato Monzón, exintegrante del Directorio de la SAT, enfatizó que, dada la experiencia, la intendencia de Fiscalización debe crear los programas de auditorías de extremos.

“Estamos observando que estas empresas tenían un nivel de cambio de figura legal o razón mercantil casi inmediata para evitar los controles o que fueran más estrictos”, puntualizó.

Explicó que este caso puede considerarse de grande contribuyente por la captación del IVA, y los cruces que se tiene que hacer, sobre todo con el pago de las tarjetas de crédito.

Monzón dijo que uno de los mensajes, es que deben ponerse atención a los grandes y medianos contribuyentes, sobre todo aquellos que se niegan a brindar información, mientras están maquinando la creación de empresas adicionales para evitar el pago de impuestos que corresponden.

Recordó que las auditorías para este año aún no han llegado a los contribuyentes, pero en este proceso se trata de un comercio que permaneció abierto durante la pandemia, y que los márgenes serán altos y obliga que los controles contables del 2019 y 2020 deberían ser más profundas.

“Uno de los aspectos fundamentales para lograr una buena fiscalización es incrementar el número de auditores que al final que no se tiene, y si no se tiene a ese personal las auditorías serán parciales”, recalcó Monzón.

Las autoridades han informado que en 2020 no se alcanzará la meta de recaudación, y se mantendrá una brecha fiscal de Q4 mil 500 millones atribuida a los efectos del covid-19 en la economía.

El monto de recaudación estimada para diciembre será de Q59 mil 254 millones, según las cifras presentadas el pasado lunes.