¿Venta menor al costo?

Opinión

La Ley del Impuesto al Valor Agregado (IVA) establece las operaciones por las cuales no permite que la base imponible sea menor al precio de adquisición o costo de fabricación de los bienes.  Una de ellas es lo relacionado con las adjudicaciones de bienes muebles e inmuebles en pago.  El otro caso son los retiros de bienes muebles que efectúa un contribuyente o propietario, socios, directores o empleados de la empresa, para uso o consumo personal o de sus respectivas familias.  Puede leerse que la ley se refiere a retiros y se interpreta que también incluye la venta, obsequio, premio o similares, para los cuales debe respetarse que la base para el cálculo del IVA no puede ser menor al precio de compra o al de fabricación. También se establece lo mismo para las donaciones de bienes muebles e inmuebles entre vivos, para lo cual los contribuyentes deben tener cuidado cuando donen activos fijos por el valor en libros del bien, ya que por el efecto de la depreciación acumulada  resulta ser menor al precio de adquisición. Lo anterior es en el caso de donaciones entre personas afectas, ya que cuando se trata de donaciones a fundaciones, asociaciones y otras entidades no lucrativas, no hay problema con la base imponible, puesto que esas operaciones están exentas.

Las facturas especiales

Opinión

Con el transcurso del tiempo, la factura especial se ha convertido en un instrumento para documentar otras operaciones diferentes para las cuales fue creada. Originalmente la Ley del Impuesto al Valor Agregado (IVA) instituyó la obligación para aquellas compras o servicios que por la naturaleza de sus actividades o cualquier otra circunstancia los proveedores no extiendan o no entreguen la factura correspondiente, el comprador tiene la obligación de emitir una factura especial a cuenta del vendedor o prestador del servicio; es decir, tal documento sirve para respaldar las compras y servicios, para el crédito fiscal y la deducción del gasto.

Disposiciones especiales del IVA

Opinión

No obstante la Ley del Impuesto al Valor Agregado (IVA) tiene más de 25 años de estar vigente, sus preceptos particulares aún no se aplican conforme a lo regulado en dicha norma.