Por qué las comunas quieren que alguien más recolecte el IUSI y pago por agua

Distorsión en cobros de servicios públicos es  uno de los argumentos del presidente de la Anam y del comisionado de desarrollo urbano.

Publicado el
Quique Godoy, comisionado presidencial para la Competitividad y Edwin Escobar, presidente de la Anam. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Quique Godoy, comisionado presidencial para la Competitividad y Edwin Escobar, presidente de la Anam. (Foto Prensa Libre: Hemeroteca PL)

La Asociación Nacional de Municipalidades (Anam) propuso hace algunas semanas que las empresas distribuidoras de energía podrían realizar cobros básicos de las comúnas, como servicio de extracción de basura y suministro de agua.

Además la Anam supone que la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) debería de ser la entidad que cobre el pago del Impuesto Único Sobre Inmuebles (IUSI), que en la actualidad cada comuna recibe directamente.

El presidente de la Anam, Edwin Escobar defiende la propuesta y también fue consultado el comisionado presidencial de Desarrollo Urbano, Enrique Godoy, quien también tiene experiencia en gestiones municipales.

  • “Les da miedo cobrar”

Enrique Godoy, comisionado presidencial de Desarrollo Urbano, refirió que ninguna municipalidad en el país es sostenible, porque temen cobrar el costo real de los servicios.

¿Por qué los ingresos de las municipalidades no se han logrado  fortalecer?

Se debe trabajar en fortalecer la capacidad de estas. Pero el otro punto es que  también dejan de cobrar  por  varias razones, y   una es por temor. Les da miedo cobrar los servicios al precio que debiera de ser, como un local en el mercado, agua, alumbrado público o iluminación.

En algunos casos es porque  los pueden hasta linchar, y además les da temor político y que no los reelijan. Eso  deriva en que  después no  hay transparencia en el costo real de los servicios.

Pero por  alumbrado público hay cobros altos…

Entrevistas a Godoy y Escobar se efectuaron en actividades públicas diferentes.” transformer=”gsi.gn3quote.PL_SCD_Quote_Gris” /]
El alumbrado público lo cobran las  distribuidoras de energía en su factura a cuenta de las municipalidades, por eso las comunas se dan el lujo de subir bastante esa tasa.

En el caso de la  municipalidad de Quetzaltenango,  sí  cobra en  forma directa el servicio —porque  posee la empresa eléctrica municipal—, pero cobra   Q0.94 al mes por alumbrado público y  Q5 al mes de agua,  montos que no cubren siquiera el costo de la factura.

¿Qué otros ingresos tienen las comunas?

Dependen en  70% a 80% de   aportes constitucionales y transferencias; estas últimas son  los fondos provenientes  de los
ingresos por impuesto al valor agregado (IVA) y otros.

¿Son sostenibles las municipalidades?

No hay ni una sola municipalidad en Guatemala que sea sostenible. Ninguna cobra los servicios como  debiera. Por ejemplo, la  municipalidad de Guatemala complementa la baja tasa de agua con  una tasa de alumbrado público más alta de lo que debiera.

Hay falta de responsabilidad de las municipalidades de no cobrar las tasas reales, y cuando alguna se atreve, como lo hizo la de  Villa Nueva y le subió  al agua, se  levantó la gente. Pero como población tenemos que entender que debemos  pagar tasas adecuadas.

¿Qué se debe hacer para cambiar esa situación? 

Tiene que haber una política pública clara: si las municipalidades no empiezan a cobrar los servicios al costo que deben, tampoco se les debieran asignar más recursos de los que se debe.

El  aporte establecido en la Constitución  tiene una fórmula para incentivar que  se les debe dar más a las que recauden más, pero también que  se les debe aportar más a las   que cobran menos, para apoyarlas. Sumado a eso, ahora  quieren que se les trasladen más ingresos por  impuestos   —IVA, IDP o ISCV—  a las  que menos recaudan. 

En el caso de la energía,  hay un problema:  la CNEE  autoriza las tarifas que deben aplicar  las distribuidoras, pero a las empresas municipales se las fijan las comunas. El Inde y la CNEE deben asumir un rol  más importante en ese tema.

  • “Hay que tener valor”

Edwin Escobar, presidente de la Asociación Nacional de Municipalidades (Anam), afirma que las municipalidades
deben fortalecer sus ingresos propios, pero  que les da temor cobrar el costo real de los servicios al usuario.


Se habla que las  municipalidades dependen mucho de los impuestos que les traslada el Gobierno central. 

¿Qué opina?

Hay que fomentar el fortalecimiento municipal generando fondos propios  desde el impuesto único sobre inmuebles (IUSI), boleto de ornato, prestación de servicios públicos y  atracción de inversión.

Aparte, se se propuso trasladar más recursos del IVA-Paz.

¿A las comunas  les da temor cobrar  los precios reales de  los  servicios básicos?

Claro, porque es populista regalar los servicios públicos, pero es insostenible financieramente, en cualquier lugar del mundo debemos pagar por los  servicios; por lo menos, al costo.

El Estado puede subsidiar infraestructura, por ejemplo, un  pozo, pero la operación,  mantenimiento, energía que usa y otros gastos  debe  cubrirlos el usuario.

En  la actualidad, pagamos los costos de la telefonía y  otros servicios,  lo que  le genera millones de dólares en utilidades a los propietarios, y los usuarios

Enrique Godoy, comisionado” transformer=”gsi.gn3quote.PL_SCD_Quote_Gris” /]
lo usamos con mucho gusto. Entonces,  si pagamos  unos servicios, por qué no pagamos todos así.

¿Y la tasa de alumbrado público?

Hay una dicotomía: por un lado, hay comunas  con  tasas muy bajas, entre 10% y 13%; en otras  es ridículo que la tasa  sea  más alta que el consumo de una vivienda popular. Eso  abrió  espacios  para que instancias ilegales  ofrezcan  a la gente no pagar por eso y  surge el robo de energía.

¿Qué medidas se pueden implementar para que las comunas tengan  recursos?

Hay que tener el valor de hacer las cosas; la  autoridad pública tiene  poder coercitivo a favor del bien común, bajo lo que la
ley  permite.

Subió recientemente el precio del agua como alcalde de Villa Nueva. ¿Cómo le fue? Se subió  la tarifa, gané los recursos de inconstitucionalidad presentados por  los  manifestantes y la Corte  resolvió que yo tenía razón. Me mantuve firme, tuve  desgaste político, porque  tomé una decisión que no es popular, pero se deben tomar decisiones de beneficio general. 

Villa Nueva  llegó a Q55 millones de pérdidas anuales en la prestación del servicio de agua porque se  cubre a 25 mil hogares que no querían pagar, eso es injusto para el resto de familias.

¿Sería bueno dejar que la SAT cobre el IUSI a  nombre de las municipalidades?

Sí, porque el impuesto sigue siendo municipal, pero si la SAT lo cobra, aunque haya que pagarle una comisión, se ganan  dos cosas:  una, que la municipalidad ya no es el malo de la película, y dos, que sería más efectivo el cobro  porque la SAT puede bloquear el NIT a quien no paga  y lo pueden denunciar.