¿Estaría dispuesto a pagar peaje?

Cambiar un modelo de inversión para la red vial podría significar construir carreteras por parte del sector privado pero con cobro de peaje a los usuarios, y en otros casos con pagos del Estado.

Una de las carreteras que opera con cobro de peaje es la autopista Palín-Escuintla. Se busca crear más con esta modalidad. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL)
Una de las carreteras que opera con cobro de peaje es la autopista Palín-Escuintla. Se busca crear más con esta modalidad. (Foto, Prensa Libre: Hemeroteca PL)

Las ideas de peaje son algunas de las propuestas que se manejan en el Encuentro Nacional de Empresarios (Enade) que este año está dedicado al tema de recuperación de la infraestructura y cambio de modelo de inversión.


La idea es que algunas carreteras sean con inversión privada pero con peaje pagado por cada usuario y otras con pagos del Estado pero no por inversión directa sino por concepto de peaje, por un plazo establecido, explica Juan Carlos Paiz, presidente del Enade.

Paiz explica que en la actualidad el usuario “prácticamente paga un peaje”, porque se paga el impuesto de derivados del petróleo (IDP)  dentro del costo de cada galón de gasolina (u otro combustible) que adquiere.

Para las carreteras que serían pagadas por el Estado en ese modelo, una idea es que se financiarían con los fondos que se deriven del monto que paga el usuario por el IDP ejemplificó el directivo.

Aunque no especificó de donde provendría el financiamiento ante la necesidad de más recursos, si pueden salir de otros impuestos directos o de los fondos totales de recaudación fiscal que tiene el Estado cada año.

Por cada galón de combustible se cobra el siguiente IDP:

  • Gasolina superior, Q4.70
  • Gasolina regular, Q4.60
  • Diesel y gas oil,  Q1.30

Destino del impuesto

Más de Q1 del IDP que paga el cotribuyente por cada galón de combustible se destina a la red vial. La SAT explica el destino en la siguiente imagen:
 

Sería diferente por región

“No hemos determinado si el modelo debe de ser con la forma de peaje” añade Paiz pero refiere que han analizado casos de muchos países donde se usa esa figura. En estos hay carreteras en las cuales no se le cobra al cliente o al usuario cada vez que pasa por ahí sino que de los impuestos que se pagan al Estado salen los recursos, y el Estado éste a su vez le paga a la empresa encargada de cada tramo por concepto de cada vehículo que pasa. 

Basado en esos modelos en Enade se cree que en las carreteras que no sean rentables (ya sea por el bajo número de vehículos que pasan o porque a los usuarios de esa área su poder adquisitivo no se lo permita)  se use la forma de pago por parte del Estado mencionada.

“Muchos nos han dicho que la solución podría ser la construcción de carreteras con cobro de peaje. Los alcaldes nos han dicho: cobren, como en México, las carreteras, expuso el ejecutivo.

Menciona que en lugares de Quiché y de  Huehuetenango, por ejemplo, no se puede cobrarle a la gente con peaje, debido a la situación socioeconómica de esos lugares, o algunas no son muy transitadas.

“En la capital talvéz sí porque hay más poder adquisitivo, porque hay más poder adquisitivo” ejemplificó de nuevo Paiz, al referir que muchos estarían dispuestos a pagar si se tuviera una autopista que atravesara la ciudad en lugar de perder una o dos horas en el tránsito

Este tipo de análisis se debe hacer por proyecto, por área y y tomando en cuenta la situación socioeconómica de cada lugar, añadió.

Además, refirió es recomendable “nunca dejar una carretera de pago sin que al lado haya una de no pago para que las personas que no puedan pagar puedan tener una forma de moverse, pero en la provincia, lugares alejados, o caminos rurales se tiene que buscar que la forma sea pagarla como un sistema de peaje pero nunca cobrársela a las poblaciones”.

Lo que se busca es un sistema que tenga las suficientes posibilidades para creer y que se logre el número de kilómetros necesarios en un plan de 15 años y que esté resuelto el problema en ese plazo, refirió.

Carreteras con peaje y proyectos

Nuevos tramos para ser operados por la modalidad con peaje está impulsando el Gobierno, en Barberena, Santa Rosa por 12 kilómetros y uno en Chimaltenango por 18, explicó el ministro de Comunicaciones Aldo García durante este año.

A diferencia del proyecto de Escuintla en estos dos, el Estado construirá las obras y lo que licitará será su administración y operación por un plazo que deberá definirse.

Los ingresos que se obtengan deberán ser destinados a obras de infraestructura que el Gobierno decida y de esa forma ir construyendo más proyectos, indicó.

El proyecto de Barberena está finalizado y esperan licitarla este año. El de Chimaltenango se prevé a principios se licite en 2018.

En la actualidad operan con peaje el tramo de Palín Escuintla y la Vía Alterna del Sur en Villa Nueva y municipios aledaños.
Anadie trabaja en otro proyecto con peaje para agilizar el paso desde Fraijanes hacia el Atlántico.